Primer libro de Lankhmar (4) – Espadas contra la magia

El segundo título recopilatorio sobre Fafhrd y el Ratonero Gris de ACE Books (cuarto de acuerdo con la cronología interna de la serie) publicó historias casi contemporáneas, con cuatro textos aparecidos originalmente entre 1964 y 1968… con la salvedad de que uno de ellos había sido empezado casi treinta años antes, por una pluma distinta de la de Leiber.

Primer libro de Lankhmar

Dejando ése de lado por el momento, destacaría de los tres restantes que muestran la transición desde la espada y brujería más o menos clásica de los primeros cuentos (ligeramente autoparódica desde que se comienzan a publicar las aventuras de ambos pícaros en Fantastic, a partir de 1959), hacia los requisitos formales y temáticos de la New Wave, que se encontraba por entonces en pleno apogeo (el mismo Leiber cosechó en 1968 el premio Hugo de relato largo por “Voy a probar suerte”, su contribución el año anterior a “Visiones peligrosas).

Aunque los lectores de las ediciones modernas de la serie ya han tenido ocasión de degustar ese nuevo estilo (más maduro incluso) en los cuentos “Las mujeres de las nieves” y “Aciago encuentro en Lankhmar”, recopilados en “Espadas y demonios“), el cambio no deja de resultar notable después de los textos que componen “Espadas contra la muerte” y “Espadas en la niebla“.

Swords_Against_Wizardry

El volumen se abre con “En la tienda de la bruja”, un texto breve, escrito ex profeso a modo de prólogo en 1968 para la compilación. Su función principal cosiste en suavizar la transición entre “El gámbito del iniciado”, que transcurre más o menos en nuestra realidad, y “La Dársena de las Estrellas”, cuya acción se localiza en las montañas del lejano norte de Newhon. Literariamente no aporta demasiado, y hubiera podido añadirse sin problemas como nueva introducción del segundo texto, que sí había aparecido originalmente en 1965 en las páginas de Fantastic.

En este relato largo (o novela corta, pues seguro que alcanza esa categoría si le añadimos las pocas páginas de “En la tienda de la bruja”), nos encontramos a Fafhrd y al Ratonero Gris a la caza del enésimo tesoro, guiados por unos versos misteriosos que insinúan grandes riquezas en la cima de una de las montañas más imponentes del continente, la Dársena de las Estrellas (“Stardock” en inglés).

swords_against_wizardry_geoff

Leiber demuestra una gran minuciosidad en la descripción de la escalada, que sería toda una aventura épica en sí misma, sin necesidad de aditamentos fantásticos. Los aventureros se enfrentan a la cumbre armados con los conocimientos de juventud de Fafhrd y cierto material de escalada especializado adquirido por el Ratonero Gris, y por si la empresa no fuera suficientemente difícil, acaban llevando consigo a su mascota actual, un gran gato de las nieves (quizás un guiño de Leiber a la historia/leyenda del leopardo del Kilimanjaro, popularizada por Ernest Hemingway en 1936).

En cualquier caso, Newhon no es nuestro mundo, así que es lógico que sus cumbres escondan secretos sorprendentes y en ellas habiten criaturas extrañas  (me callaré los detalles específicos por no revelar más de la cuenta; tan sólo resaltaré cómo en esta fase de la escritura de sus aventuras, los dos pícaros son capaces de encontrar mujeres bien dispuestas en los rincones más inverosímiles).

Espadas contra la magia

Continúa el volumen con el cuento breve “Los dos mejores ladrones de Lankhmar”, que seguramente debía de ser originalmente poco más que un conector (concebido para hacer borrón y cuenta nueva, echando a perder los frutos de la anterior aventura y preparando el tablero para la próxima). La ironía del mismo, sin embargo, debió ser del agrado de Leiber, pues al contrario que el resto de textos de conexión concebidos para esta edición completa de 1968-1970, este cuento llegó a aparecer ese mismo año publicado en Fantastic.

Tras él llegamos al plato fuerte del volumen, la novela corta “Los señores de Quarmall”, que tiene la peculiaridad de haber nacido como una de las primeras aventuras del pelirrojo norteño gigantón y el pequeño bribón gris, pues según confiesa el propio Leiber en la dedicatoria, sus primeras 10.000 palabras fueron escritas por Otto Fischer, cocreador de los dos antihéroes (sobre 1936). Aunque en dicha dedicatoria Leiber afirma que están “citadas sin cambio alguno”, resulta difícil de creer, ya no sólo porque Fischer jamás pasó de aficionado, sino por el enorme hueco que media entre su supuesta redacción y su primera publicación, en las páginas de Fantastic en 1964. La hipérbole, sin embargo, sirve para recalcar contundentemente la coautoría del texto.

Swords-Against-Wizardry-Dark-Horse

En “Los señores de Quarmall” nos encontramos a nuestros protagonistas entremezclados (desconociendo el uno la presencia del otro) en las intrigas promovidas por los dos herederos de la ciudad subterránea de Quarmall, Gwaay y Hasjarl, hijos de Quarmal y todos ellos poderosos hechiceros. Su enfrentamiento divide la ciudad, con los niveles superiores en poder de uno y los inferiores, y sólo el poder del padre mantiene el conflicto en una suerte de guerra fría; un equilibro que la contratación de Fafhrd y el Ratonero Gris como paladines (mutuamente ignorantes de la situación del otro, recuerdo) puede romper.

La ciudad de Quarmall es un escenario prototípico, que se dice sirvió de inspiración a Gary Gygax para las mazmorras de su epónimo juego Dungeons&Dragons, y desde entonces, al igual que pasó con las ciudades tipo Lankhmar, se ha convertido en un lugar común, sobre todo dentro del mundo del rol (ya sea de tablero o por ordenador, pues resulta difícil, para quienes los disfrutamos, no recordar los juegos de Ultima Underworld, por ejemplo). En justicia, habría que recalcar que el planteamiento de Otto Fischer no es completamente original, pues algo muy parecido (en otra fase de la contienda y con un desarrollo horizontal, más que vertical) lo podemos encontrar en la novela corta de Howard “Clavos rojos“, que se publicó precisamente en 1936.

Swords-Against-Wizardry-2004

Leiber retoma el planteamiento, le da un par de giros para hacerlo un poco más sofisticado, y completa una narración bastante más oscura de lo que suele ser habitual en las historias de Newhon (recuperando, quizás la influencia de Clark Ashton Smith y su Zotique, que se manifiestó sobre todo en los primeros cuentos de Fafhrd y el Ratonero Gris (los de “Espadas contra la muerte”). De igual modo, es díficil no especular con que la enconada rivalidad fraterna que plantea haya podido influir a su vez en la concepción de la serie de Ámbar de Roger Zelazny, que se inició en 1970 con “Los nueve príncipes de Ámbar“.

Habiendo leído las aventuras escritas antes y algunas de las posteriores, da la impresión de que “Los señores de Quarmall” constituyó casi un cierre de ciclo (con homenaje a los orígenes incluido); el ciclo que podríamos considerar como de espada y brujería clásica dentro de la serie de Lankhmar (algo que quizás se pierde un poco con la ordenación según la cronología interna). En cualquier caso, se erige sin duda como una de las mejores aventuras que he leído de Fafhrd y el Ratonero Gris (aunque su papel en ella, irónicamente, es casi secundario).

Agradezco a Gigamesh el envío de un ejemplar del “Primer libro de Lankhmar” para su reseña en Rescepto.

Otras opiniones (del volumen completo):

Otras obras el mismo autor reseñadas en Rescepto:

Serie de Lankhmar

Anuncios

~ por Sergio en marzo 26, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: