Misery

En «Misery» (1987), Paul Sheldon es un exitoso escritor de novelas románticas victorianas, cuyo personaje principal, la resolutiva Misery Chastain, lo ha hecho rico y famoso. Personalmente, sin embargo, está cansado del encasillamiento que su fama le ha supuesto y está dispuesto a cerrar ese episodio de su vida y seguir adelante, con una nueva novela contemporánea que espera que por fin le conceda el respeto crítico que le ha sido esquivo hasta la fecha.

misery3

Con la última novela de Misery, «El hijo de Misery», por fin en circulación y su último manuscrito recién escrito, se sube borracho a un coche y acaba estrellándolo en medio de una tormenta de nieve. Por suerte para él, ha tenido el accidente cerca del hogar de Annie Wilkes, su mayor fan, que resulta ser también una enfermera titulada que puede atenderlo de las graves heridas que ha sufrido, al tiempo que le proporciona potentes analgésicos que ha estado robando de su trabajo.

Al principio, la intervención de Annie no podría haber resultado más providencial. Paul está tan agradecido que le permite leer en primicia su nuevo manuscrito y a partir de ahí todo empieza a torcerse, porque simultáneamente su cuidadora se entera de la muerte de su querida Misery… y eso es algo que no está dispuesta a admitir.

Misery_es

Comienza entonces una pesadilla para Paul, que se ve encerrado, aislado y sometido a los deseos extravagantes de Annie, que lo domina no solo debido a su indefensión, sino mediante la dependencia que le ha generado hacia las drogas contra el dolor. Así, lo obliga a quemar la única copia existente de su nueva novela, por considerarla oscura y zafia y lo insta a escribir un nuevo libro de Misery, para corregir el tremendo error que ha cometido matándola.

Pronto queda de manifiesto la insania de Annie y Paul se ve obligado a comprar día a día su vida a través de su ficción, cual un moderno Sherezade, satisfaciendo las demandas de su carcelera (que no solo quiere otro libro de Misery, sino que exige que sea internamente congruente con los ya publicados… incluyendo el que describe su aparente muerte al dar a luz).

misery2

El resto de la novela lo constituye un tira y afloja entre Annie y Paul, que va derivando hacia posiciones más y más extremas, dejando claro que la vida del escritor depende exclusivamente de tener satisfecha a su fan. Es un ejercicio de horror psicológico, desarrollado en un escenario limitado y con escasos personajes (como unos años después repetiría en «El juego de Gerald», 1992), que de nuevo utiliza a un escritor como personaje principal y sujeto del horror (repetiría, por ejemplo, con «La mitad oscura» en 1989 o «Ventana secreta, secreto jardín» al año siguiente).

La relación entre el autor y sus fans constituye una lectura evidente, y precisamente en aquella época existía cierto resquemor por parte de Stephen King ante la exigencia por parte de sus lectores respecto a lo que esperaban de él. En 1984 había publicado en una edición limitada la (magnífica) novela de fantasía «Los ojos del dragón» y aunque la crítica había sido positiva, cierto porcentaje de aficionados llegaron a expresar vocalmente su decepción, al no esperar de King más que historias de terror como las que le habían hecho famoso.

Misery

Esta circunstancia por supuesto influyó en la concepción de «Misery», el propio autor, sin embargo, ha ofrecido otra interpretación para la relación entre Annie y Paul. Durante esos años la adicción de Stephen King (alcohol y cocaína) estaba descontrolada. Según ha confesado, apenas recuerda la escritura de libros enteros, como «Cujo» (1981) o «Los Tommyknockers» (1987), e incluso tras uno de sus mayores éxitos, «El resplandor» (1977), se ocultaba su miedo a dañar a sus hijos durante una borrachera. La presencia obsesiva de Annie se relaciona con el modo en que la drogadicción lo tenía controlado, y a través de Paul y la escritura de «El regreso de Misery» exploró el valor terapéutico de la escritura para combatir sus demonios (el clavo al que aferrarse para procurarse la salvación).

Como no podía ser de otro modo, constituye un tema complejo, porque de hecho Annie lo fuerza a escribir la que seguramente sea la mejor novela de Misery (va apuntando detalles del proceso creativo, que en sí mismos resultan interesantes, construyendo así un potente drama victoriano, con elementos exóticos, romance desaforado y todo lo que cualquir folletín que se precie debería incluir). El precio a pagar, sin embargo, resulta demasiado alto, obligando al escritor a buscar el modo de escapar antes de que sea demasiado tarde.

misery4

Este tipo de referencias y ambigüedades son las que han elevado la obra de Stephen King por encima de la de otros autores de terror que solo buscan el impacto fácil. Esas escenas brutales están ahí (equipadas con hacha y soplete), pero las raíces del conflicto son más profundas y, al final, son esas contradicciones internas las que nos permiten identificarnos con sus protagonistas y sentir con mayor intensidad sus padecimientos en nuestra propia carne.

A día de hoy resulta imposible disociar el libro de su magnífica adaptación cinematográfica de 1990, dirigida por Rob Reiner y con James Caan y Kathy Bates como protagonistas. Bates obtuvo además el premio Oscar por su escalofriante interpretación de Annie Wilkes, siendo hasta la fecha el único Oscar obtenido por una adaptación de Stephen King.

misery5

Para concluir, un par de detalles anecdóticos. «Misery» tendría que haber aparecido bajo la firma de Richard Bachman, y de hecho su terror psicológico cuadra mejor con los libros que habían salido al mercado con ese seudónimo («Rabia», «Carretera maldita», «Maleficio»… además de los títulos de ciencia ficción «Perseguido» y «La larga marcha«). Para entonces, sin embargo, ya había sido revelada la verdad y King había «matado» a Bachman (lo que constituyó la fuente de inspiración para «La mitad oscura»).

En la lista de bestsellers del año «Misery» ocupó la cuarta posición. Había otros dos títulos de King en el top ten. «Los tommyknockers» en primer lugar y «Los ojos del dragón», que por fin vieron, tres años después de su edición limitada, una edición para el gran mercado, en décimo.

misery6

«Misery» se alzó con el triunfo en la primera edición del premio Bram Stoker, concedido por la Horror Writers Association, compartiendo laureles con «El canto del cisne», de Robert McCammon. Ambas fueron también finalistas del World Fantasy Award, que conquistó Ken Grimwood con «Volver a empezar«. Otros candidatos fueron John Crowley con «Aegypto», Tim Powers con «En costas extrañas«, Orson Scott Card con «El séptimo hijo» (ganadora del Locus) y Clive Barker con «Sortilegio».

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en mayo 26, 2022.

2 respuestas to “Misery”

  1. Buenísima reseña, gracias por la mención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: