El primer millón de Rescepto

Se ha hecho de rogar, pero ya está aquí, hoy Rescepto Indabog ha alcanzado el hito del millón de visitas.

Ha sido un empeño de catorce años, cuatro meses y 9 días.

Ha sido un empeño de 1.281 entradas (7,4 al mes de media, o una cada 4,09 días).

Ha sido un empeño de 1.380.000 palabras (ha salido a 0,72 visitas por palabra).

Ha sido, en definitiva, un empeño muy costoso (le he calculado unas 5.200 horas de trabajo, o lo que es lo mismo, una media de alrededor de una hora al día durante los últimos catorce años y pico de mi vida… eso sin contar las horas de lectura, que posiblemente triplicarían ese número, porque esas son vicio).

Ya sé que hoy en día un millón no es nada. Un vídeo de YouTube puede llegar a eso por sí solo, y no eres absolutamente nadie en la red hasta que no tienes cuando menos algunas decenas de miles de seguidores. Para un blog, sin embargo, supongo que aún significa algo; constancia, si no otra cosa (o inconsciencia, según se mire).

Lo cierto es que el 8 de enero de 2007, cuando subí la primera entrada (una tontería, como no podía ser de otro modo), poco podía imaginarme que tantos años después seguiría al pie del cañón, ni mucho menos celebrando el millón de visitas (el febrero siguiente, la media fue de cinco al día, y para fin de año había sumado solo 8.862, 25 diarias; a ese ritmo, llegar al millón me hubiera llevado más de un siglo). También es verdad que Rescepto Indablog vino al mundo con el pie cambiado, porque el ezine al que supuestamente tenía que dar apoyo había publicado ya, sin que lo supiéramos, su último número. Llevó un tiempo encontrarle un nuevo sentido.

¿Qué es hoy Rescepto? Supongo que su evolución ha ido especializándolo, convirtiéndolo en un blog de reseñas; de libros fantásticos, para más señas (aunque hay algunos de otros géneros, y también casi un centenar de películas); y si ya queremos ponernos puntillosos: un blog de reseñas de libros fantásticos con vocación histórica.

A día de hoy, podéis encontrar aquí mi crítica a 821 libros de 467 autores diferentes (sin tener en cuenta las contribuciones puntuales a antologías de varios autores). Son títulos (mayormente) de fantasía, ciencia ficción y terror, publicados originalmente entre hace unos meses y el año 414 a. C. (la inmensa mayoría, por supuesto, son del siglo XX, pero muy repartidos por todas sus décadas; y más de medio centenar son del siglo XIX o anteriores), que he ido reseñando según el impulso del momento (ahora mismo estoy con los finalistas del premio Hugo durante los años cincuenta y sesenta, justo antes le dediqué varias entradas al terror bestseller del último cuarto del siglo XX y en su momento me fijé en cosas tan dispares como las historias de detectives sobrenaturales, los ganadores del World Fantasy Award (y otros premios fantásticos) o el feminismo utópico tardodecimonónico).

Hubo un tiempo (entre 2009 y 2012), en que reseñé muchos títulos de autoría española. Dejé de hacerlo (con tanta asiduidad) por dos motivos: primero, el entramado editorial existente se fue al garete con la crisis y dejaron de llegarme ejemplares de prensa (ni las grandes editoriales ni los nuevos sellos han confiado, al parecer, en Rescepto, y a falta de eso, por motivos económicos, he de nutrirme principalmente de saldos, libros de segunda mano y ejemplares electrónicos libres de derechos); pero sobre todo, lo que ocurrió es que me saturé. Examinar y diseccionar los sueños de alguien es un trabajo muy delicado. Has de ser justo con el autor o autora, pero también con los lectores del blog, que deben poder hacerse una idea cabal de lo que se van a encontrar.

También, a fuer de ser sincero, he de reconocer que surgió en mí el deseo de llevar a cabo un pequeño estudio personal. Poca cosa. Tan solo tratar de comprender la evolución entrelazada de todos los subgéneros fantásticos desde finales del siglo XVIII hasta el presente. En ello sigo, y eso es a grandes rasgos lo que todavía me motiva y alimenta el blog… porque tampoco es que el combustible anímico abunde. A veces, cuando llevas un proyecto como Rescepto tienes la sensación de estar tirando todo tu trabajo a un pozo negro, en el que se van hundiendo las reseñas sin levantar siquiera ondas (algo similar a la sensación de publicar literatura fantástica en este país, pero esa ya es otra historia, que será [o no] contada en otra ocasión).

Por eso son importantes las visitas. Por eso es importante llegar al Millón, aunque sepa que un millón tampoco es para tanto.

Las visitas dan sentido a todo, y aun dentro del bache en que han caído (este año la media es menos de la mitad de la alcanzada durante el 2018, un curso en que parecía que el blog por fin despegaba), supongo que un millón sigue siendo un bonito número redondo que celebrar.

Ya no quedan tantos.

Rescepto Indablog está, por ejemplo, a 33 autores nuevos del medio millar. De igual modo, quizás a más largo plazo, alcanzar las 1.000 reseñas totales supondría todo un reto (al ritmo actual, necesitaría tres años y pico más para ello… eso contando con que pueda mantener la periodicidad de una reseña a la semana, lo cual no está para nada asegurado). De igual modo, hay unos pocos años del siglo XX que todavía no he visitado (todos anteriores a 1943) y, esto ya es friquismo completista, todavía no hay en los índices ningún título comenzado por “Ñ”, ni autores cuyo apellido empiece por “Ñ”, “U” o “X”.

Quizás, bien mirado, el futuro de Rescepto, si es que tiene alguno, no esté aquí. Antes o después voy a tener que plantearme en serio el salto a YouTube. Es eso o aceptar el lento descenso hacia la total irrelevancia (que no digo que ese camino sea necesariamente malo). En el título de esta entrada he hecho la broma de que este es el primer millón de Rescepto, como si fueran a llegar más (el primer millón es el más difícil, dicen); aunque lo cierto es que dudo muchísimo que vaya a haber otro. No al menos si me aferro a este formato anticuado.

Es, pues, una celebración agridulce.

Rescepto Indablog ya ha pasado por un par de períodos de sequía y sé que, a poco que se tuerzan las cosas, un tercero podría ser el definitivo. Tras el último, sin embargo, cambió un poco mi mentalidad. Dejé de pensar en objetivos y, en cierto sentido, me reconcilié con la idea de la caducidad del blog. Un día, no sé si cercano o lejano, me despertaré y descubriré que ya no tengo nada más que añadir. Por lo menos ahora no habrá pasado sin haber llegado antes al millón de visitas.

Gracias por estar ahí. Gracias por ir incrementando, visita a visita, el contador de Rescepto. Gracias por aportar vuestro granito de arena para que la motivación no decaiga.

Os emplazo (o no) para la celebración de los dos millones.

~ por Sergio en mayo 17, 2021.

25 comentarios to “El primer millón de Rescepto”

  1. Enhorabuena de verdad. Espero que no lo dejes en mucho tiempo y que al final verás cómo compensa tener las cosas por escrito en este formato. Los vídeos, los hilos de Twitter y mil cosas efímeras no pueden competir en el largo plazo.

    • Muchas gracias. Coincido con que lo escrito tiene mayor perdurabilidad… pero vivimos en un mundo de lo efímero, así que hoy por hoy el vídeo manda. El alcance/esfuerzo es muy dispar. Más de 5.000 horas de trabajo para un relativamente escaso alcance de un millón es un poco descorazonador… y lo peor es que ese alcance parece estar yendo en retroceso. A lo mejor, es señal de que hay que cambiar algo (lo cual no implica necesariamente abandonar lo presente).

  2. ¡Enhorabuena! Soy uno de los que visita semanalmente las reseñas que escribes. Me ha servido para conocer algún que otro libro que no conocía o para comparar tu opinión con otros que ya leí. Siempre me parecieron muy entretenidas. Saludos. :D

  3. Que bonito lograr esto y como lo cuentas, todo cambia y eso es lo único asegurado. Yo ya llevo 10 años en Blogger y llevo sin escribir en el blog más de dos meses. Estoy leyendo poco, asi que eso también va de lado con eso. Muchas felicidades por eso, por tu constancia y tu trabajo.

    • Bloguear hoy por hoy es una cuestión casi de autorrealización, así que hay que tomarlo con filosofía y seguir el ritmo que te pida el cuerpo. Gracias. Por aquí seguiremos, a nuestro ritmo.

  4. Enhorabuena, Sergio. ¡Por muchos millones más!

  5. ¡Enhorabuena! Da la casualidad de que estoy revisando los listados de mi sección de relatos, y me he encontrado con uno publicado en el número 6 ¡que todavía se puede descargar!
    ¡Sus y a por ellos!

    • Gracias. No es muy común con los ezines de la época, ¿verdad? Ahora creo que hay un proyecto por ahí para recuperarlos y conservar de algún modo esa historia. Rescepto al menos ha sobrevivido aquí (porque la página original hace lustros que desapareció).

  6. Ah, se me olvidaba. Cuando yo empecé a trastear por internet, poco antes de que tú abrieras la página, había muchas páginas de ciencia ficción en español en internet. La mayoría han desaparecido y otras están “hibernadas”, hasta que sus dueños o el alojamiento se cansen y peguen el cerrojazo.

    Podría darte una larga lista de páginas y revistas en las que colaboré, tanto electrónicas como en papel, que ya no existen o llevan años inactivas, algunas bastante importantes.

    Las que están activas son contadas: El Sitio, Axxón, Tercera Fundación, Rescepto… y poco más, ya que tampoco han surgido páginas nuevas dedicadas específicamente a la ciencia ficción, aunque algunas sí abordan el género de una manera más o menos tangencial.
    ¿Te parece poco mérito?

    P.D.: De lo que se cuece en las redes sociales poco puedo decir, ya que mi reino no es de ese mundo.

    • Hay además un puñado de sitios de reseña con solera, como Sagacómic Lothlórien, La Biblioteca del Kraken o C, aunque son muchos más los que han ido cerrando; también tendría que mencionar a la incombustible MiNatura, que al menos hace unos pocos meses todavía estaba plenamente activa; y por supuesto, hay muchos proyectos (relativamente) nuevos, como La Nave Invisible, Libros Prohibidos, Windumanoth… (todas ellas enfocadas más al fantástico en general que a la ciencia ficción de forma específica). La ventaja que quizás tenga (que también es un handicap) es que estoy solo; no hay dinámicas internas que puedan desestabilizarse, mientras tenga cuerda, Rescepto seguirá (de cualquier forma, está claro que El Sitio nos enterrará a todos).

      • Sí, tú lo has dicho, son tangenciales y conste que no pretendo en absoluto ser peyorarivo. Bienvenidos sean. También están los dedicados a los bolsilibros y a los cómics, que tocan el tema aunque son más amplios.

        Pero sitios como los que había hace veinte años, cada uno con su propia línea, quedan muy poquitos, y todavía menos que estén activos. BEM, NGC, Alfa Eridiani o Tau Zero, por poner los primeros ejemplos que me vienen a la cabeza siguen ahí, inactivos pero todavía accesibles de una u otra manera.

        Cierto es que los tiempos han cambiado y la ciencia ficción española -no sé si en otros países- vive horas bajas eclipsada por la fantasía, pero es una pena que se haya desplomado cuando gracias a internet -lo escribí hace mucho- todo parecía indicar que los libraríamos de la maldición de los ciclos que tanto obsesionaba a Domingo Santos. No fue así, por desgracia. Por cierto, hace unos días me carteé con el editor de Tau Zero y me dijo que en Chile las cosas no estaban mejor.

        • A nivel internacional me atrevo a pronosticar que estamos en el umbral de un nuevo cambio de ciclo, que renovará la ciencia ficción en una nueva ola optimista (para contrarrestar el pesimismo de la realidad)… eso si la literatura en general es capaz de sobrevivir a la censura de la polarización social, claro, porque la ciencia ficción optimista actual es tan inofensiva como aburrida. En España… ya no albergo tantas esperanzas. Parecemos condenados a esos ciclos de borrón y cuenta nueva, afincados perennemente en la precariedad y sin poder construir nunca sobre lo precedente.

  7. Una magnífica cifra que, teniendo en cuenta los tiempos en los que vivimos y que se trata de un blog de literatura fantástica, me parece a mí que no está nada mal (muy bien si lo comparamos con el mío xD).

    Comprendo perfectamente tus reflexiones y comparto muchas de ellas. En ocasiones hay que buscar para encontrar motivos para seguir y, de hecho, o al menos a mí me pasa, la mayoría de las veces pienso que si sigo es porque simplemente me gusta compartir mis impresiones aunque luego tenga la certeza de que la van a leer cuatro gatos (y eso con suerte).

    Felicidades por el primer millón, y… ¡a por el segundo! :)

    • Al ritmo actual, el segundo millón lo proyecto para dentro de… ¡18 años! Me da que no tiene muchas papeletas, pero bueno, cosas más improbables han pasado. Muchas gracias.

  8. Sí, estoy de acuerdo contigo en lo del cambio de ciclo, aunque no tengo tan claro que vaya a ser una época de vacas gordas. Vamos, que soy escéptico al menos en lo que a nosotros nos concierne.

    Claro está que a estas alturas me considero un fósil del jurásico o poco menos…

  9. No te preocupes por lo de la irrelevancia, Con los años se lleva muy bien ;)

    Y en cuanto a Youtube… No se si compensará el trabajo que lleva sin tener un retorno claro. Todo es intentarlo.

    • No será peor retorno del que ya obtenemos. Total, la irrelevancia ya la tenemos…

      • Bueno, cuando yo era joven quería ser como Asimov… es decir, ingenuo de mí, mi suerño era ser escritor profesional. Huelga decir que a estas alturas me entra la risa floja cada vez que lo recuerdo. Me conformo con el placer de escribir por escribir, y si viene algo de rebote y sin esperarlo pues miel sobre hojuelas.
        ¿Será que me he vuelto viejo?

        • Lo del retorno económico (suficiente para compensar el trabajo), hace mucho que lo relegué al País de las Quimeras; ahora bien, un poquitín de respeto tampoco sería mucho pedir…

        • Pues tienes toda la razón. Una cosa es que lo hagas por amor al arte, y otra que te tomen por el pito del sereno. He tropezado con “editores” que eran auténticos sinvergüenzas y que daban por sentado que bastante favor te hacían satisfaciendo tu ego al publicarte tus escritos, por lo que ya les tenías que estar agradecidos, y poco menos que besarles la mano, por haberte puesto en letras de imprenta. No todos fueron así, por fortuna, también me encontré con auténticos caballeros, pero por desgracia me temo que abundaban más los primeros que los segundos.
          Ahora, huelga decirlo, ya ni me lo planteo. Ni siquiera hay apenas páginas en internet a donde mandar los originales.

  10. Enhorabuena, compañero. Este blog es toda una referencia para algunos, entre los que me incluyo. Qué sería de este mundo sin locuras como esta… A por los dos millones, demonios.

    • Gracias. Casualmente, desde que ha llegado al millón las visitas han tocado un nuevo suelo (al nivel del tercer año, allá por 2009). Diecinueve años más así y tendré los dos millones al alcance de la mano.

  11. Enhorabuena.
    ¡A por los 2 millones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: