La mejor venganza

Tras presentar sus credenciales como uno de los renovadores de la fantasía épica en 2006 con «La voz de las espadas«, el primer volumen de la trilogía de La Primera Ley, Joe Abercrombie ha ido asentando sus credenciales como el abanderado del grimdark (llegando a autonombrarse como Lord Grimdark). Tras aquella trilogía, amplió el mundo que había diseñado con tres novelas autoconclusivas: «La mejor venganza» (2009), «Los héroes» (2011) y «Tierras rojas» (2012). Todas ellas comparten además algunos personajes (generalmente, secundarios o simplemente menciones en unas y protagonistas en otras).

mejor_venganza2

Tras una segunda trilogía juvenil (la de El Mar Quebrado), retornó al escenario de la Primera Ley con la antología «Filos mortales» (2016), antes de dar un salto de unas décadas para abordar la nueva trilogía de La Era de Locura, recientemente finalizada. Pero centrémonos en «La mejor venganza» («Best served cold»).

La protagonista principal de la historia es Monzcarro «Monza» Murcatto, una mercenaria al servicio del duque Orso de Talins, uno de los microestados que componen la región de Styria, antaño sede de un gran imperio y actualmente un territorio polítiamente fragmentado, inmerso desde hace casi veinte años en una interminable guerra civil (los Años de la Sangre) y atrapado entre las grandes potencias hegemónicas de la Unión al oeste y el Imperio Gurko al sur. Apenas presentada, la vemos caer junto con su hermano Benna en una trampa orquestada por su señor, temeroso de que su popularidad pudiera amenazar su trono. Dejada por muerta tras arrojarla murrallas abajo de una fortaleza, Monza sobrevive gracias a los cuidados de un misterioso sanador y, apenas recuperada, planea su venganza contra los siete hombres que estaban presentes y colaboraron en la muerte de su hermano y su propia ordalía.

best_served_cold3

El resto de la novela sigue los esfuerzos de Monza para cobrarse estas siete víctimas, para lo cual se rodea de un variopinto grupo de colaboradores, desde el norteño Caul Escalofríos al maestro envenenador Castor Morveer, pasando por su antiguo lugateniente (a quien traicionó) Nicomo Cosca, la torturadora Vitari, la aprendiza Day o el expresidiario Amistoso. Juntos, recorren Styria de extremo a extremo, concentrándose en un nombre de la funesta lista por vez.

Le reconozco a Abercrombie la facilidad narrativa. Los capítulos se devoran con enorme facilidad. El problema es que la trama se estira y se estira y se estira, sin que haya evolución alguna. Es un estilo muy cercano al televisivo, con secciones que homenajean a tal o cual estereotipo (desde una típica historia de preparación de un atraco… aunque al final no están ahí para sacar algo del banco, sino para dejarlo; hasta fragmentos más dirigidos a hechos bélicos). Todo ello siguiendo cógidos narrativos perfectamente reconocibles, que beben también del western (la venganza de «Cometiron dos errores» o «Río Bravo», con Nicomo Cosca en el papel del alcohólico Dean Martin), el drama carcelario o cualquier historia moderna de venganza al estilo «Kill Bill».

best_served_cold2

Lo empecé con ganas, pero a medida que iba avanzando fui descubriéndome cada vez menos interesado y las tres últimas secciones se me acabaron haciendo bastante cuesta arriba. Tardé un poco (doscientas o trescientas páginas) en darme cuenta, pero a la postre terminé calando «La mejor venganza». Por estilo, personajes, organización, esta novela es un puro folletín, al estilo de los de Dumas (la referencia a «El conde de Montecristo» es inevitable)… y con sus mismas virtudes y defectos.

Es una novela concebida para ser leída con un mínimo de reflexión por parte del lector, procurando limar cualquier aspereza donde podríamos engancharnos. Los personajes son tan pintorescos como simples, la narrativa tan clara y definida como a menudo anacrónica (con unas perspectivas vitales curiosamente modernas… o tal vez tendría que decir postmodernas) y una ambientación, vagamente inspirada en el Renacimiento Italiano (aunque con un nivel tecnológico más tardomedieval), que permite reconocer escenarios, ciudades e incluso personajes como viejos amigos, prescindiendo de las cargas que arrastrarían de tratarse de una narración histórica (porque esa es otra, el elemento fantástico es tan, tan raro que resulta casi anecdótico).

best_served_cold

A la postre, sin embargo, hay poco que pueda sustentar mi interés, sobre todo porque no hay modulación. Todo es monótonamente cínico y sombrío (lo que quiere decir que basta con pensar lo peor de cualquier personaje para acertar). En otras palabras, se me acaba antojando más que crítica y deconstrucción de los principios en torno a los que se organizó la fantasía épica precedente (como había en «La primera ley»), postureo… y eso es algo que termina cansando.

Para terminar de alimentar mi hastío, los giros del argumento no me parecen muy sorprendentes (una vez tienes calado el estilo) y recurre más veces de las que me gustaría a deus ex machinas como una casa. Sobre todo, y esto es lo que resulta más difícil de disculpar, en la conclusión del último segmento, que debería servir además como cierre para toda la novela. No puedo afirmar que no lo hayo ido preparando desde más o menos el principio, aunque sí que no se molesta en justificarlo, recurriendo a una de esas sorpresas que solo son posibles porque el autor nos ha estado engañando deliberadamente acumulando trampas narrativas (y, aun así, no queda bien cerrado).

mejor_venganza

Sospecho que hubiera disfrutado mucho con una novela igual, pero con la mitad de páginas. Al irse por encima de las 900, me confirma que pocas, muy pocas historias merecen tanta dedicación y «La mejor venganza» no es una de ellas.

Esta opinión, sin embargo, tal vez no esté muy generalizada. Después de todo, «La mejor venganza» fue finalista tanto del British Fantasy Award (que ganó «The one», de Conrad Williams) como del David Gemmell Legend, que ganó «Imperio», de Graham McNeill (el segundo volumen de la serie de Warhammer La Leyenda de Sigmar), al que también estaba nominado Brandon Sanderson por partida doble (por «El aliento de los dioses» y por la «La tormenta», la duodécima novela de La Rueda del Tiempo, escrita como colaboración póstuma con Robert Jordan).

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en junio 27, 2022.

3 respuestas to “La mejor venganza”

  1. Me gusta bastante Abercrombie, la facilidad que tiene para engancharme y que los tochos pasen como un suspiro, pero esta novela, ainssss esta novela se me hizo muy muy pesada, no llegué a conectar en ningún momento y dejé de lado a Lord Grimdark durante una temporada. Pero después llegó Los Héroes, y volví a disfrutar como un enano, probablemente la novela de Abercrombie que más me gusta.

    • Lo tendré en cuenta, aunque por ahora creo que tardaré en volver con Abercrombie (más que nada porque hay que encontrar un buen momento para meterse entre pecho y espalda un tochazo como los de Joe Grimdark).

  2. Leí la trilogía de La Primera Ley y mi opinión global es esa. Termina aburriendo enormemente y no es particularmente original, solo un Tolkien lleno de cinismo y sin gran parte de la genialidad y grandeza de este.De los autores más sobrevalorados en mi opinión.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: