Mary Terror

Entre 1987 y 1991, Robert McCammon publicó cinco novelas y una antología, que le reportaron seis nominaciones al premio Bram Stoker y, de ellas, tres victorias (por «El canto del cisne», «Mary Terror» y «Muerte al alba«). A partir de 1992, sin embargo, por un desacuerdo con su nuevo editor, abandonó la literatura por una década, retornando en 2002 con una producción más orientada hacia el misterio histórico (aunque también ha publicado un puñado de novelas más cercanas a su producción temprana).

De entre los seis libros que comentaba, tal vez «Mary Terror» («Mine», 1990) sea el que más adelantaba las nuevas direcciones en que iba a moverse su producción, porque al contrario que todos los anteriores (y «Muerte al alba»), en «Mary Terror» no hay ni un atisbo de elemento sobrenatural, e incluso lo que tiene de terror propiamente dicho se emparenta más con la tensión del thriller que con los resortes tradicionales del horror.

La historia se ambienta en el mismo año en que se publicó, pero el conflicto de base hunde sus raíces unos veinte años antes, durante la época de las revueltas hippies. En esa época, a principios de los setenta, un grupo armado radical llamado Frente de Tormenta preparaba un gran golpe que nunca llega a especificarse. La intervención de la policía lo frustra y la mitad de los miembros del grupo mueren en el tiroteo subsiguiente, mientras que los cuatro restantes huyen, se dispersan y tratan de ocultarse.

Uno de ellos es Mary Terrell, más conocida como Mary Terror, quien tanto tiempo después sigue albergando las mismas ideas revolucionarias, exacerbadas si cabe por un resentimiento que nunca ha dejado de crecer y por la tragedia de la muerte de su hijo nonato durante aquel lejano enfrentamiento. Cierto día, leyendo la Rolling Stone, descubre un anuncio que parece convocar a los antiguos miembros de Frente de Tormenta a Nueva York. Ilusionada, se imagina que es el líder de la banda, el idealizado Lord Jack, quien los llama, así que se dispone a abandonar su tapadera y acudir al reclamo. Pero no puede hacerlo con las manos vacías. Ella perdió el hijo de Lord Jack, así que tiene que llevarle otro.

La otra protagonista de la novela es Laura Claryborne, un mujer que a sus treinta y seis años va a ser madre por primera vez. Su matrimonio no está pasando por su mejor momento, pero espera que la llegada del bebé contribuya a darle estabilidad. Antaño, también ella fue un poco hippy, pero pronto encarriló su camino por otros derroteros y ahora tiene un trabajo aburrido pero estable como redactora de artículos de sociedad en una revista. Para su desgracia, es a su hijo, David, a quien Mary Terror rapta al poco de nacer.

La mayor parte de la novela alterna entre los dos puntos de vista, la violencia inestable y la mente perturbada de Mary Terror y la angustia de Laura, dispuesta a hacer lo que haga falta por recuperar a su hijo. Así, seguimos el rastro de cadáveres que va dejando Mary en su empeño por llevarle su hijo (al que rebautiza como Batero) a Jack, moviéndose a lo largo y ancho de los EE.UU. con un bebé al que realmente no sabe cómo amar. En paralelo, Laura inicia una investigación alternativa a la del FBI, que la lleva finalmente a contactar con otra antigua integrante de Frente de Tormenta, arrepentida de sus días de violencia y horrorizada por la posibilidad de que también la muerte de ese bebé caiga sobre su conciencia.

Como comentaba, «Mary Terror» se mueve estrictamente dentro de los límites del thriller, con un estilo puramente bestsellero que no se preocupa mucho por nada que no sea ir construyendo la tensión y mover las piezas para escenificar el enfrentamiento entre una psicópata resentida y una madre capaz de encontrar en su interior una fuerza que ignoraba poseer.

McCammon es competente en su trabajo, aunque la novela resulta extremadamente superficial. Quizás otro autor hubiera aprovechado para intentar contar algo sobre las tensiones que se vivían a finales de los sesenta y principios de los setenta, o de cómo los sueños, esperanzas y rabia de aquella generación se diluyó en la complacencia y se reintegró sin escándalo en el mismo sistema que supuestamente cuestionaban. Nada de eso le importa mucho al autor, que pasa de puntillas por cualquier pasaje que amenace con algo de profundidad y se limita a tocar resortes ya bien aprendidos para generar inquietud (con una alegre predisposición hacia el derramamiento de sangre).

Por explotar clichés, presenta hasta la inevitable (y absolutamente irrelevante) subtrama de la infidelidad amorosa, incrustada al principio de la historia para proporcionar quizás un poco de tensión en medio de unos capítulos algo anticlimáticos. La cosa va mejorando a medida que la persecución se estrecha, y aunque el final resulta más que un tanto estirado (forzando en ocasiones bastante más allá del punto de ruptura la suspensión de la incredulidad), como lectura ligera es más que aceptable (para quienes no tengan problemas con algo de violencia gráfica y, en especial, con amenazas dirigidas contra bebés).

Ahora bien, ¿la mejor novela de terror del año? Eso, supongo, es debatible, y no creo que hubiera ganado el Bram Stoker si no la hubiera escrito un autor tan consolidado (y tan popular entre el cuerpo de votantes) como Robert McCammon. Aquel año, por ejemplo, el premio Locus de terror lo ganó Anne Rice con «La hora de las brujas», la primera entrega de la serie de las brujas de Mayfair, que tampoco es estrictamente de terror, sino más bien fantasía histórica… y no hubo la menor coincidencia entre los finalistas de ambos galardones (y aquí incluyo las diez novelas listadas como tales en los Locus).

A Robert McCammon lo acompañaron en el podio ampliado del Bram Stoker Richard Laymon con «Funland», Chet Williamson con «Reign» y Joe R. Lansdale con «Savage season» (ninguna de ellas traducida al español).

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en junio 7, 2022.

2 respuestas to “Mary Terror”

  1. Gran reseña, Sergio, como siempre !!! ;)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: