Primera tumba a la derecha

En 2011 la neomexicana Darynda Jones presentó su primera novela, que fue también el título original de su serie de Charley Davidson, “Primera tumba a la derecha” (“First grave on the rigt”), que cuenta con trece títulos (a los que sumar un spin-off, una trilogía juvenil y el inicio de una nueva serie, de la que por ahora cuenta con un par de entregas).

La serie se inscribe en el popular subgénero del romance sobrenatural/fantasía urbana, al seguir en primera persona las peripecias de una joven de Albuquerque, Nuevo México, que posee la peculiar habilidad de poder ver, hablar e interactuar con los muertos. Bueno, no con todos, solo con aquellos que no han cruzado al otro lado. Y ahí es donde las cosas se complican, porque no solo es ella el Ángel de la Muerte (Grim Reaper en el original) sino también el portal que conecta ambas realidades.

Aparte de esta función (que tampoco es que realice con un celo excesivo), como hija de policía (actualmente retirado y propietario de un bar) se emplea como detective privada… y ayuda de tanto en tanto a su tío, que sigue en el cuerpo, con sus casos más difíciles, como una suerte de consultora sobrenatural (aunque el resto de oficiales desconocen cómo obtiene la información). Con esto está casi todo dicho, salvo que de un tiempo a esta parte sus sueños derivan siempre hacia tórridos encuentros sexuales con un joven al que conoció brevemente diez años atrás (aka, el Malo Malísimo, porque para qué ser sutil).

Primera_tumba_derecha

Al comienzo de la novela nos encontramos con un par de tramas que avanzan en paralelo. La principal involucra a tres abogados muertos y un sacerdote desaparecido, mientras que la secundaria trata sobre una mujer maltratada a la que ayuda a huir a México… y sobre todo ello planea el misterio de la identidad del Malo Malísimo, que es lo que tendrá relevancia en el desarrollo ulterior de la serie.

La trama, en cualquier caso, es algo secundario, porque la novela se apoya sobre todo en la narración en primera persona de Charley, diseñada para ser cercana, humorística e intrigante, mientras trata con elementos sobrenaturales y criminales con ligereza, a base de pura actitud. Personalmente, sin embargo, me resulta una voz narrativa más cargante que otra cosa, con una personalidad caricaturesca, fundamentada en la repetición insistente de una corta serie de rasgos y caracterizaciones supuestamente ingeniosas (el chiste de la dependencia del café, por ejemplo, no tarda mucho en hacerse insufrible).

Lo peor, sin embargo, es todo lo que tiene que ver con el romance. Para empezar, Charley parece patológicamente incapaz de contemplar a un hombre sin valorar su atractivo sexual (no quiero ni pensar en cómo sería recibido un personaje masculino igual de rijoso), en cuanto a la “relación” central de la historia… básicamente consiste en soportar una serie de violaciones que no por ser oníricas deberían prescindir de algo tan básico como el consentimiento. ¿Qué recibe Charley de su Malo Malísimo? Nada salvo menosprecios, acoso y sexo impuesto (extracorpóreo, pero no por ello menos forzado, sobre todo cuando ocurre incluso durante los períodos de vigilia y en público). La narración en primera persona lo disimula poniendo el énfasis en el placer que recibe, pero basta con recapacitar un poco para ver lo mórbida que es esa “relación”.

charley-davidson-series-darynda-jones

Esto, por sí solo, ya me bastaría para descartar la novela, pero es que además la faceta de fantasía urbana hace aguas por todas partes. Ya no es solo que no existan reglas claras de actuación para el componente sobrenatural (los muertos se comportan de un modo u otro de forma aleatoria, el papel de Charley como Ángel de la Muerte no es coherente e incluso hay un fantasma “joven”, trece años al morir, que actúa como ayudante de Charley… con la esperanza de poder verla alguna vez desnuda… porque eso es sexi… supongo… estas cosas me desconciertan), sino que la trama policíaca es terriblemente insulsa. Cada vez que la autora necesita hacer avanzar la acción, se saca una revelación a modo de deus (muerto) ex machina y a tirar.

A grandes rasgos, “Primera tumba a la derecha” se me antoja poco más que un mal fan fiction de “Entre fantasmas”, con algún que otro elemento de “Medium”, al que se le añade el ingrediente del interés “romántico” (un malote… malísimo). Para terminar de apoyar esta hipótesis, ambas series iniciaron su andadura en 2005, tan solo un par de años antes de la publicación del libro. 

El escenario es derivativo, los personajes puros estereotipos con patas y la trama inconexa a lo sumo. Todo lo cual sería en realidad perdonable (porque si no otra cosa, la narración es ágil) de no ser por la ya descrita permisividad hacia al abuso (que resulta especialmente incongruente por cuanto hay una subtrama de violencia doméstica en la propia novela). Me sigue asombrando cómo en muchas de estas obras supuestamente románticas la relación se plantea desde la asimetría más absoluta, dándose la paradoja de que nuestra protagonista, supestamente independiente y liberada, acaba sometida a un capullo (capullísimo en este caso, supongo) por no saber controlar las hormonas.

first_grave_right

Lo grave es que el manuscrito ganó el premio Golden Heart, concedido por la RWA (Romance Writers of America), como mejor historia inédita, y con posterioridad el RITA a mejor primera novela en 2012, por lo que resulta evidente que todas estas cuestiones fueron irrelevantes para el jurado (quizás quepa aquí mencionar que en 2019 la RWA estuvo a punto de desaparecer por acusaciones de racismo y homofobia contra los RITA, que fueron cancelados y refundados en 2021 como los premios Vivian… solo para tropezar con otro escándalo en su primera edición al premiar una novela que supuestamente romantiza a un participante en una de las peores masacres de indígenas de las historia de los EE.UU.).

Es evidente que no soy público objetivo de esta novela, pero no deja de resultarme desconcertante su recepción; y para muestra, un botón (literalmente, no es que esas sean todas las reseñas de internet, es que me he cansado de añadir).

Otras opiniones:

~ por Sergio en agosto 20, 2021.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: