Rescepto-14

Pues contra todo pronóstico, y pandemía mediante, Rescepto ha llegado a cumplir los catorce años. No ha sido, desde luego, la temporada más brillante del blog, ni por número de entradas (solo cuarenta y cuatro), ni por número de visitas (61.952 en 2020, lo que constituye el cuarto peor registro de siempre… y los otros tres corresponden a los tres primeros años de vida del blog, hace más de una década). Por añadidura, hubo otros dos meses en blanco (febrero y abril), que resucitaron la posibilidad de que hubiera llegado el final para el blog. Por suerte (o no), pude remontar, y aunque con números comparativamente pobres, Rescepto sigue al pie el cañón.

Ya no tengo muchas expectativas para con el blog. Si a estas alturas sigue siendo básicamente irrelevante, así continuará haga lo que haga (sobre todo ahora que mantener un blog es casi un ejercicio de recreacionismo artesanal de los tiempos pre-vídeo). El caso es que sigo creyendo que un proyecto como Rescepto Indablog puede ofrecer cosas que están fuera del alcance de un canal de YouTube (no digamos ya de una cuenta de Instagram). Me refiero, por supuesto, a la interconectividad, a la organización mediante índices y a la velocidad de consulta (directo a la distancia de una búsqueda, sin necesidad de aguantar varios minutos de diatriba para obtener cualquier dato)… o tal vez solo sea carca.

Sea como sea, mi intención es seguir adelante. Sobre todo porque me fuerza a leer cosas que tal vez con otra excusa no abordaría. Planificar los contenidos de Rescepto me permite organizar un tanto mi estudio de los géneros fantásticos, faceta a faceta (este 2020, por ejemplo, me he centrado un poco en el terror de los últimos cuarenta y pico años, y durante las últimas semanas en autores honrados con el título de Gran Maestro por la SFWA). En consonancia con este propósito, el cien por ciento de las entradas (descontando la de aniversario) del año corresponden a reseñas. Cuarenta y tres más, que sumadas a las anteriores dan ochocientas cinco, de cuatrocientos cincuenta y seis autores diferentes.

No está mal. De aquí a la mayoría de edad existe una posibilidad real de alcanzar las mil reseñas (aunque para eso tendría que subir un poco el ritmo, y no sé si me dan el tiempo y las ganas para ello (aunque si es en un lustro en vez de en cuatro años, pues tampoco me quejaría). El hito que sí está, por fin, a tiro de piedra es el del millón de visitas. Menos de 21.000 faltantes, que incluso al ritmo anémico actual deberían poder sumarse en cuatro o cinco meses. Por supuesto, el auténtico logro sería seguir adelante y llegar a cumplir los quince, los dieciséis, los…

Pero basta ya de elucubraciones. ¡Datos! ¡Datos!

Ya he comentado cómo han sido 61.952 las visitas de 2020. Eso da una media de solo 169 diarias (¡y pensar que en 2018 fueron 358!). No voy a seguir fustigándome con eso. Pasemos a los seguidores, que en Facebook llegaron a los 402, apenas 28 más que a hace un año. La ralentización podría deberse a que he estado prestando más atención a mi otra cuenta, la de autor, que por primera vez superó hace unos pocos meses a la del blog situándose en 436 seguidores. La cuenta de Rescepto queda pues limitada casi exclusivamente a anunciar las actualizaciones, y si hay pocas…

Algo parecido ocurre con Twitter, aunque aquí la cuenta fuerte sigue siendo la del blog, con 356 seguidores (solo diez más que hace doce meses). Tampoco es ninguna sorpresa, que la otra tiene poco más de un año (y aun así ya llega a 118 seguidores). Lo cierto es que escribir con limitación de caracteres no es lo mío, así que tengo las dos bastante olvidadas. Donde sí he mejorado registros es en los seguidores a través del sistema de suscripción de WordPress, pues a día de hoy son 167 (quince más que hace un año). Numeros todos ellos, en cualquier caso, modestos, máxime para un proyecto que lleva dando la lata catorce años.

El futuro inmediato de Rescepto pasa por… seguir como hasta ahora. No preveo grandes cambios; solo la lenta acumulación de reseñas (objetivo para fin de año: llegar a las 850) y autores (no es descabellado apuntar a los 475, aunque ahí, en el medio millar, hay un objetivo jugoso a medio plazo). Pasito a pasito, sin levantar mucho la vista, porque eso sería la receta segura para propinarme un morrazo.

Seguiré explorando el terror moderno, seguiré rellenando huecos aquí y allá, según cómo me guíe el albur, seguiré completando con reseñas los listados de los grandes premios (esos diez Nebula que me faltan, por ejemplo, o los tres retro-Hugos) y confiaré en que querráis seguir acompañándome en este viaje.

Gracias por estar ahí. Vamos a por los quince.

Otros aniversarios:

~ por Sergio en enero 11, 2021.

16 comentarios to “Rescepto-14”

  1. Enhorabuena, es un placer tenerte de referencia. Las visitas a los blogs han caído mucho supongo que en general, ya que se pasa más tiempo en RR.SS. o haciendo otras mil cosas online.
    No sé si has visto la posibilidad de convertir post de WordPress en hilos de Twitter de forma automática: https://wordpress.com/blog/2020/10/13/a-new-way-to-publish-your-blog-posts-simultaneously-as-twitter-threads/
    Lo mismo te dan algo de vidilla.

    • Uf, son entradas de unas mil palabras de media. Serían hilos larguísimos. No creo que funcionara en Twitter, pero todo es estudiarlo. Muchas gracias.

  2. Muchas felicidades!!!

  3. Gran trabajo realizado. Paso a paso has conseguido crear una enciclopedia de ciencia ficción y fantasía que nos permite una orientación respecto de una obra o autor, más allá de los aportes de Wikipedia. Se estará o no de acuerdo contigo con cada dato y opinión, pero es de consulta necesaria. Gracias y continúa otros tantos años. ¡Ánimo!

    • Los datos intento que sean objetivos, las opiniones… bueno, las opiniones son solo eso. De todas formas, lo importante no es estar o no de acuerdo, sino que sean sinceras y que, son suerte, puedan aportar algo. Yo con eso ya me conformo. Gracias.

  4. Hola, Sergio. Si te sirve de referencia las visitas a mi página en 2020 cayeron casi un 30% respecto a las de 2019, y hay motivos para sospechar en una influencia de la dichosa pandemia. Cierto es que 2019 fue con diferencia el mejor año desde que cuento con alojamiento propio y estadísticas más o menos fiables de un total de diez, y que 2020 fue pese a todo el tercero mejor… pero no hay que obsesionarse con las estadísticas, lo importante en mi caso es que la tendencia general de las visitas es creciente y que la página está viva con artículos nuevos y revisiones de bastantes de los antiguos.
    En cuanto a las redes sociales poco te puedo decir, porque no las “practico”. No quiero encenagarme en ese mar de trivialidad en el que me resulta un esfuerzo ímprobo separar el poco grano de la mucha paja… pero bueno, ésta es mi opinión personal e intransferible.
    Resumiendo: no es la primera vez que te animo a seguir adelante ya que tu labor es importante y, por lo que yo sé, apreciada. En mi caso concreto, y como puedes suponer, no todas tus entradas me interesan por igual, pero en su conjunto me resulta una información muy útil que te agradezco.
    Eso sin contar con que sobrevivir tanto tiempo -mi página, contando su etapa previa en un alojamiento gratuito acaba de cumplir quince años- ya es de por sí un éxito, ya que son infinidad las páginas, en muchas de las cuales colaboré, que he visto desaparecer de internet. Lo que no hay que hacer es obsesionarse ni tampoco tomarlo como una obligación, para mí mi página es un entretenimiento y una afición, y el día que me empiece a dar más complicaciones que alegrías tendré que replantearme no dejarla, sino relajarme lo suficiente para que vuelva a disfrutar de nuevo con ella. Así de sencillo, o al menos así lo veo yo.
    Recibe un saludo.
    José Carlos.

    • Mi caída ha sido similar, pero es que ya venía de descender un 34% en 2019, así que en dos años he perdido el 53% de las visitas (no tiene que ver solo con la pandemia, sospecho que cambios en el criterio de indexación de WordPress o de los buscadores están detrás de todo). Más que nada es una cuestión de ver cómo el trabajo de tantos años, a la postre, no sirve para mucho (algo que, por añadidura, es un reflejo de todo lo demás, que cada vez que saco un libro siento que todos los anteriores no han registrado el menor impacto y no contribuyen a ir ampliando poco a poco el número de lectores). Pero bueno, a estas alturas el blog me sirve sobre todo para forzarme a escribir (e incluso leer) de vez en cuando. Lo que es muy cierto es que sobrevivir ya es todo un logro, así que allá vamos, a por un año más. Gracias, José Carlos.

  5. ¡Felicidades por aguantar 14 años al pie del cañón! Rescepto es un pozo de sabiduria que ilumina con su luz (aunque sea pequeña comparada con los fuegos artificiales de los grandes medios) la vasta e infinita (más o menos) Red.

    Sigue al ritmo que puedas, que al menos un servidor también te seguirá, y leerá, a su ritmo (que suele ser lento xD).

    Saludos. :)

  6. Como me emociona ver un blog con 14 años, el mio tiene 10 y este año 2020 ha sido básicamente desastroso para mi. Se me ha ocurrido mucho borrar mi blog y a otra cosa, pero bueno, unas 800 entradas y más de 200 reseñas me hacen dudar y ver que más tengo que decir. Sigo tu blog de forma silenciosa hace un tiempo, pero me gusta que más gente sigue apostándole a este formato.

    Solo puedo decir gracias.

    • Por supuesto, hay que obrar según dicten los ánimos, pero te pediría que no abandonaras, porque cada voz dedicada a promover lo que nos gusta es un tesoro. No conviene marcarse objetivos más allá de los pequeños retos con los que a veces, en los momentos más difíciles, nos autoforzamos a seguir. En cualquier caso, nada de borrar blogs, por favor, que la palabra escrita es memoria viva, en unos tiempos en los que prima la fugacidad. Le deseo, por tanto, larga vida a Rapsodia Literaria y a te agradezco a ti tus palabras y el seguimiento (sea silencioso o no). ¡Nos seguimos escribiendo (con un poco de suerte) en años sucesivos!

  7. Pasito a pasito se hace el caminito.
    El análisis, conclusión y declaración de intenciones que haces es el acertado, yo ya me lo planteé hace años con el Sitio de ciencia-ficción en esa línea, y en cuanto ajustas las expectativas a la realidad además, de entretenerte con lo que haces, disfrutas de ello y consigues mantener el proyecto en el tiempo sin grandes esfuerzos, además de olvidarte de los berrinches y ser más feliz.
    Ahora, a por el decimoquinto.

    • Muchas gracias, Francisco José. Aquí seguimos, cada vez más fósiles, pero todavía vivos, cual cocodrilos… o celacantos. ¡A por ese cuarto de siglo!

  8. Felicidades, compañero, y bravo por seguir al pie del cañón. Yo también debo de ser algo carca, porque me gusta el formato blog y me gusta leer la información. Creo que tiene ventajas manifiestas aunque los vientos actuales tiren por otros derroteros.
    Creo que espacios como este tienen un valor incalculable y que merece la pena mantenerlos. La variedad y la riqueza de la información pasan por alternativas así. Al mismo tiempo, soy consciente del trabajo que suponen, así que mil gracias. Me quito el sombrero ante el trabajo que realizas.

    • Ni punto de comparación con mantener vivo un proyecto como el Calabazas durante once años (para doce). Para esto solo hace falta ser muy, muy cabezón. Gracias, Kachi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: