Adaptation

Mack Reynolds fue un autor californiano que empezó a escribir ciencia ficción en 1950. Tras vivir cuatro años en México, pasó casi una década viajando con su mujer por Europa, y esto, junto con sus convicciones socialistas (inspiradas por el ejemplo de su padre y la lectura juvenil de «El año 2000«), marcan una carrera singular dentro de la producción de su época (su carrera se extendió por tres décadas), pues no eran tan habituales en aquel momento las especulaciones políticas y socioeconómicas que caracterizan sus obras más señaladas (como «Mercenary from tomorrow» o «Black man’s burden» y sus secuelas, una de las primeras representaciones de una África futura; o las novelas cortas «Ultima Thule», «Adaptation» y «Status quo», su única nominación al premio Hugo).

Pese a sus más de sesenta novelas (la mayor parte muy breves) y doscientos y pico relatos, es recordado sobre todo por el que quizás sea su mayor fracaso, «Mission to Horatius», la primera novela comisionada de la franquicia de Star Trek (de 1968, con una orientación juvenil). Roddenberry se mostró tan descontento con ella que rompió el contrato con la editorial (Whitman Publishing; dos años después, la franquicia se reiniciaría con mejor pie de la mano de James Blish en Bantam). A día de hoy, sin embargo, sigue siendo la novela más exitosa de Reynolds.

«Adaptation» es una novela corta publicada originalmente en el número de agosto de 1960 de Astounding (apenas dos meses antes de que cambiara su nombre por Analog), que gira claramente en torno a los temas favoritos del autor. Se inscribe en (y da inicio a) una de sus series, la historia del futuro de los United Planets (que comprende siete novelas y cinco novelas cortas, publicadas en su mayor parte entre 1960 y 1967).  En este escenario, la Tierra esparció por la galaxia numerosas misiones colonizadoras, compuestas por doscientos pioneros cada una. Mil años después inicia una campaña de recontacto, para llevar a las sociedades supervivientes, que se asume que han tenido que retroceder tecnológica y socialmente, al estándar de la sociedad humana avanzada.

Tal es el caso de los planetas Texcoco y Genoa, en un sistema solar a un año de viaje de la Tierra (lo cual, sinceramente, parece muy poco para mil años de abandono), al cual se envía una misión a bordo de la Pedagoga para hacer avanzar en el plazo de cincuenta años sus respectivas sociedades hasta un nivel lo más cercano posible al del viejo planeta de origen. La sociedad más avanzada de Texcoco tiene un nivel de desarrollo similar al del imperio Azteca, mientras que en Genoa hay civilizaciones al borde de la era de los descubrimientos. Ambos, sin embargo, conservan el idioma (inglés) y vagas leyendas sobre los lejanos terrestres que un día retornarán.

Durante el largo viaje de ida, los dieciséis miembros de la tripulación (todos hombres, en «Adaptation» las mujeres cuentan entre poco y nada) no hacen más que discutir sobre la mejor estrategia para cumplir sus objetivos (es la primera misión de su tipo, así que se trata en gran medida de una prueba piloto). Uno de los comandantes defiende que es la libre competencia dentro de una economía de mercado lo que estimula el avance, mientras que su segundo sostiene que el modo más eficaz de llevar a buen puerto la modernización es imponiendo una férrea planificación económica (a grandes rasgos, capitalismo frente a comunismo; no cabe olvidar que se escribió en plena Guerra Fría).

La solución que encuentran es salomónica. Ocho expedicionarios bajarán a cada mundo y actuarán sobre él de forma independiente, siguiendo cada grupo una filosofía económica diferente y poniendo en común los avances cada diez años. Genoa es elegido como terreno de implantación del libre mercado, mientras que Texcoco queda en manos de los defensores de la economía centralizada (la estructura socioeconómica contemporánea en la Tierra no se especifica, aunque se sobreentiende que es algo nuevo alternativo a ambas).

Lejos de recurrir al maniqueísmo de ensalzar a unos para denigrar a otros, Mack Reynolds guarda en realidad dardos para todos en su carcaj. Es cierto que superficialmente el control comunista sobre Texcoco se muestra como más brutal e irrespetuoso para con los nativos, pero el libre mercado de Genoa da lugar a tremendas desigualdades y crea inevitablemente ciclos de crisis y expansión que resultan tan devastadores como las guerras de expansión en el planeta vecino (y el que inicialmente se muestre como más benévolo bien podría ser un truco de Reynolds para jugar con las expectativas de los lectores). A la postre, sin embargo, el autor no está tan interesado en mostrar las carencias de cada uno de los sistemas como en reflexionar sobre lo que realmente los hace fallidos, y esto es que deben ser implementados por hombres, y que el poder depositado en sus manos los vuelve o bien crueles e insensibles ante los sufrimientos de la gente corriente (algo fundamental en el caso de Texcoco) o bien avariciosos y dispuestos a transgredir las reglas en beneficio propio (principal pero no exclusivamente en Genoa).

«Adaptation» tal vez no dé soluciones, pero sí que se encarga de poner el dedo en la llaga y señalar la tara fundamental de los sistemas sociopolíticos y económicos que hemos desarrollado hasta la fecha: otorgan un poder desmedido a determinados hombres, y no importa cuáles puedan ser sus intenciones iniciales, el poder corrompe.

La novela corta no da para mucho, y de hecho es una pena que hacia el final comience a acelerarse y nos obligue a asistir a las dos últimas décadas de la misión de la Pedagoga a través de esbozos muy parciales. Mack Reynolds tenía ahí una historia potente, pero tal vez no terminara de estar a la altura de lo que exigía, y su exposición queda tan superficial como un final utópico un tanto forzado (que de todas formas resulta plenamente comprensible, e incluso relevante, si lo contextualizamos en medio de las tensiones políticas de la carrera nuclear… pero un par de años antes de la Crisis de los Misiles Cubanos, por lo que se le perdona la inocencia).

A la postre, el mensaje de «Adaptation» es un poco más elaborado de lo que cabría esperar a priori, e incluso mantiene en parte su vigencia sesenta años después (lo cual debería por sí solo hacernos reflexionar). Resulta además interesante descubrir este tipo de especulación en una obra de su época, y si bien con posterioridad llegarían títulos mucho más osados al respecto (lo cual explica tal vez la progresiva pérdida de popularidad del autor a lo largo de los años setenta), sigue siendo una novela corta interesante, y justifica sobradamente el prestigio que Mack Reynolds ostentaba por aquel entonces.

~ por Sergio en enero 7, 2021.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 
A %d blogueros les gusta esto: