La sombra del torturador

Gene Wolfe fue uno de los autores de genero fantástico más respetados por la crítica (no solo especializada), gracias a un estilo propio, que juega a menudo con el concepto del narrador no fiable y que, aun más, disimula los acontecimientos reales tras juegos literarios como el de la falsa traducción. Tras iniciar su carrera en los años setenta, su despegue definitivo llegó en 1980 con la publicación de “La sombra del torturador” (“The shadow of the torturer”), el primer volumen del Libro del Sol Nuevo, una tetralogía que constituye en realidad una novela única publicada en cuatro partes, entre 1980 y 1983.

El protagonista y narrador de la historia es Severian (nombre que tal vez hubiera sido conveniente traducir como “Severiano”), miembro del Gremio de Torturadores (Buscadores de la Verdad y la Penitencia) de la ciudad de Nessus, la capital del Autarca. Durante buena parte de la narración, la historia asume la forma de una bildungsroman, o novela de formación, aunque como buena parte de las referencias de la historia, abordada desde una perspectiva diferente, pues discurre de la estabilidad hacia la incertidumbre, con las etapas del camino de héroe igualmente distorsionadas, con una llamada a la aventura atípicamente ordinaria, pues al poco de ser nombrado oficial, una vulneración grave de sus votos, por ayudar a una “clienta”, provoca su expulsión del gremio y su designación como verdugo en la distante Thrax.

Pese a esto, a lo largo de esta primera novela, Severian apenas alcanza a trasponer los imponentes muros de Nessus. El grueso de la historia, una vez mostrados sus años formativos con unas breves pinceladas, se centra en la primerísima etapa de su destierro, durante la que se ve involucrado en un complot por robarle Terminus Est, su valiosa espada de ejecuciones (un regalo inesperado de sus superiores), así como en un accidente fortuito con una misteriosa religión, cuyas consecuencias se extenderán por las sucesivas entregas de la serie.

Resulta complicado comentar nada más de la trama, en parte porque la gracia de la novela reside precisamente en ir descubriendo el mundo con Severian, y en parte porque resulta evidente que “La sombra del torturador”, lejos de ser una obra con entidad independiente, es tan solo parte de un todo mayor, y más específicamente es una introducción, preocupada sobre todo en presentar el escenario e insinuar (ni siquiera plantear todavía) misterios que será revelados en volúmenes subsiguientes (que, por añadidura, aún no he leído).

Sí puedo avanzar (por referencias), que aunque la narración se nos presenta utilizando el estilo y los arquetipos de la fantasía (son evidentes las influencias sobre todo de los autores de espada y brujería, con un aire entre howardiano y a lo Lankhmar, de Fritz Leiber), nos encontramos en realidad en un escenario diferente, que se nos muestra velado por medio de un lenguaje que utiliza términos arcaicos para definir, por aproximación, elementos extraños, ajenos a una Tierra que si bien viste ropajes de un pasado mítico (como el hiborio), en realidad (y supongo que cuarenta años después esto ya no constituye un destripe) nos sitúa en un futuro remotísimo, emparentando (y, de hecho, llevando según algunos críticos a su madurez final) con las historias del estilo de “La Tierra Moribunda“.

La pieza clave para entender esto lo encontramos en la explicación del propio título, pues en determinado episodio se nos revela que el torturador, cuando ejerce de verdugo, debe situarse de tal manera que su sombra recaiga sobre el tajo, como premonición de muerte. Así pues, con la elección del título Wolfe nos está avanzando que el mundo que nos presenta, lejos de encontrarse en sus inicios, es un escenario crepuscular, condenado a la extinción.

Como comentaba, sin embargo, poco de todo esto resulta evidente en este primer libro (al igual que no termino de percibir a Severian como la figura alegórica cristiana que describe la crítica). Lo que tenemos es sobre todo un ejercicio notable de worldbuilding, durante el que empezamos a darnos cuenta de que Severian, como narrador, podría no ser completamente sincero, y en el que diversos episodios comienzan a darnos pistas sobre lo que realmente ocurre, como puede ser la procedencia “externa” de la peligrosa planta que se utiliza en los duelos, el averno. Entre todos estos episodios, destacaría por su capacidad evocadora la visita al Jardín Botánico de Nessus, donde las reglas habituales del espacio-tiempo parecen vulnerarse.

Confieso, sin embargo, que asilado este primer tomo produce sobre todo confusión. Gene Wolfe juega a ser un trilero del lenguaje, ofreciendo en apariencia una historia bastante típica de fantasía, mientras monta en los puntos ciegos de la narración (cuidadosamente dispuestos) el entramado sobre el que, presumo, se sustentarán las revelaciones de “La garra del conciliador”, “La espada del lictor” y “La ciudadela del autarca”, los tres volúmenes restantes del Libro del Sol Nuevo. La falta de concreción, empero, no fue óbice para que “La sombra del torturador” fuera aclamada en su momento, pues ya este primer volumen se alzó con el Premio Mundial de Fantasía y el BSFA de 1981. Estimo que estos reconocimientos obedecen sobre todo a la calidad literaria de la propuesta, con un cuidado en el lenguaje inhabitual en un género que empezaba ya a escorar hacia lo juvenil y que se mostraba tremendamente deudor de “El Señor de los Anillos”, cuya sombra sí que cubría, con la severidad implacable de un torturador, a cada nuevo aspirante al título de maestro de la fantasía.

Inhabitual también dentro del subgénero, “La sombra del torturador” cosechó sendas nominaciones al premio Nebula y al John W. Campbell Memorial (que ganó en ambos casos “Cronopaisaje“, de Gregory Benford), así como un segundo puesto en el premio Locus de fantasía (que fue en ese año para otra muestra de science-fantasy, “El castillo de Lord Valantine”, de Robert Silverberg). Entregas posteriores de la serie acabarían cosechando, sin embargo, los tres galardones.

En 1987, Gene Wolfe publicó en un único tomo una especie de coda a El Libro del Sol Nuevo, “La Urth del Sol Nuevo”, y con posterioridad otras dos series (o libros divididos en múltiples tomos), ambientadas en el mismo escenario general: El Libro del Sol Largo (una tetralogía, publicada originalmente entre 1993 y 1996 y con el último volumen inédito todavía en español) y El Libro del Sol Corto (una trilogía, secuela de la anterior, publicada entre 1999 y 2001 y completamente inédita en español).

Otras opiniones:

~ por Sergio en marzo 21, 2020.

5 comentarios to “La sombra del torturador”

  1. Definitivamente uno de los mejores libros que he leido, en especial el tomo 3, que es brillante. De los mejores narradores.

  2. Gracias por volver a retomar el blog. Que alegría ver tres entradas en tan poco tiempo. Tengo varios libros tuyos en físico, Sergio. ¿No habrás pensado en ponerlos a la venta en digital? Con sus niños en casa casi que solo puedo leer por la noche a oscuras.

    Gracias otra vez!

    • Gracias a ti por leerme. Lo cierto es que me desencanté con la edición digital. Al final, tenía más comentarios el tipo que pirateaba los libros y los subía a webs de intercambio que yo mismo en los lugares oficiales (y eso que estaban a precios razonables, el mínimo que permite Amazon para un reparto justo). Cuando ya no ganas prácticamente nada, al menos esperas un poco de respeto por tu trabajo… y no existía. Cuesta muchísimo seguir sacando cosas sin siquiera una mínima contraprestación anímica, así que tuve que cerrarme a esa vía de difusión, porque a la larga me perjudicaba (anímicamente) mucho más de lo que me beneficiaba (de cualquir modo).

      • Me sabe muy mal. Yo compré El Rayo verde del ocaso y la Ciencia Ficción de Rescepto en físico y la ley el trueno. Pero me encantaría tenerlos en ebook para poder leerlos de nuevo.

        Espero que el desencanto pase (aunque ya pudimos leer lo mal que lo ibas pasando) y podamos tener de nuevo más producción tuya. Muchas gracias por todo Sergio!!

  3. No esperaba nada de este libro, y no pude soltarlo, no he seguido con la saga por razones confusas. Una experiencia rara, quería leer otras cosas aparte de un tipo enamorado de su víctima; pero bueno, espero las siguientes reseñas, trataré de continuarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: