Póngame una docena de resceptos

“Póngame una barra de pan, y si tiene huevos, una docena… y va y le venden doce barras de pan”.

Más o menos así ha ocurrido con Rescepto Indablog. Allá por el 2007 fui a por el año, y hoy me he encontrado con los doce ya cumplidos, lo cual no está nada mal para un medio de comunicación que ya ni siquiera está de moda. Con sus cambios de enfoque y sus lógicos altibajos, aquella bitácora que no sabía muy bien cuál era su propósito (y que de hecho lo había perdido nada más nacer), acaba de cumplir doce años, 4.380 días, que se dicen pronto.

Rescepto es, de lejos, mi mayor proyecto literario. Con 1.185 entradas y más de un millón cien mil palabras, supera con mucho las apenas 650.000 que suma toda mi ficción. También es muy característico de lo que está siendo mi “carrera”. Digamos que está ahí, arrastrándose año a año y peleando por seguir activo en medio de una… persistente indiferencia. (¡Gracias, gracias, gracias, a quienes rompéis la tendencia!). Los logros y las marcas, que los presenta, se deben más a la cabezonería que a cualquier desarrollo que pueda considerarse, bajo ningún prisma razonable, un éxito.

Es posible que ello explique también su longevidad. La presión es limitada (y la que ha existido, la he desviado) y cuando ha hecho falta, he bajado el ritmo, de modo que he evitado quemarme… en exceso. En fin, posiblemente todo esto suena un poco derrotista para una celebración de aniversario, pero es que estas ocasiones siempre se erigen en momentos de autoexamen y reevaluación, de echarle un vistazo al depósito para ver si todavía le queda combustible (y el número doce, con toda su magia sexagesimal, se presta de forma especial a este tipo de reflexiones).

Ayuda, por supuesto tener todavía metas por cumplir, como completar la Hugolatría, que empecé el año 2009 y está a apenas tres títulos de la línea de meta (hasta que el año que viene se conceda un nuevo premio Hugo). Sí, supongo que eso bastará por ahora, mientras vamos haciendo cifras que nos acerquen a hitos significativos (que supongan por sí mismos un acicate para seguir). También sigue creciendo el listado de premios fantásticos, con una remodelación importante y la adición a lo largo del año de las novelas ganadoras y finalistas de los premios Locus, World Fantasy Award, John W. Campbell Memorial, Ignotus, International Fantasy Award y BSFA.

Gracias a las 65 entradas del año, puedo actualizar el número total de reseñas publicadas en el blog, que asciende a 730, de 413 autores diferentes (sin contar los que solo aparecen en obras compartidas). A ver si consigo llevar las cuentas y lo celebramos cuando llegue en unos meses a la reseña número 750. Además, casi a última hora, he sumado un par de películas más, por lo que el total se situa en 85. En estos momentos, el blog es ya casi pura crítica, pues a este contenido solo se le suma el ocasional ensayo (recientemente, los dedicados a la espada y brujería y al transhumanismo en la obra de Egan) y muy, muy puntalmente la presentación de las novedades de Cápside. Los que no dejan de caer en picado son los comentarios. Solo 84 en todo el año (de los que casi la mitad corresponden a mis respuestas). Bastante menos de un comentario por entrada. Bueno, hace tiempo que di por perdida esa batalla…

Entre las reseñas del año destacaría (bien sea por el placer que me procuró la lectura, bien por la satisfacción que me produce la reseña en sí): “The scrutinies of Simon Iff” de Aleister Crowley, “Too like the lightning” de Ada Palmer, “The heart of what was lost” de Tad Williams, “Cuentos de escaldo” de Krake, “Las estaciones de la marea” de Michael Swanwick, “Cuna de gato” de Kurt Vonnegut y “La tempestad” de William Shakespeare; mientras que me gustaría mencionar entre los ensayos el dedicado a la Ciencia ficción feminista de segunda ola y uno que me ahorrará muchas explicaciones (porque me remitiré directamente a él cada vez que surja de nuevo la cuestión), el de la Duración de los derechos de autor según la legislación española.

En cuanto a las visitas, es una estadística que merece párrafo aparte. No tanto por los números totales (831.470) como por la circunstancia de que, por fin, tras seis años de estancamiento (o incluso retroceso), en 2018 se experimentó un incremento considerable en el número de visitas diarias, que ha permitido no solo batir el récord anual, sino superar por primera vez (y de forma holgada) las 100.00 visitas anuales. En concreto, durantel el año pasado se registraron en Rescepto 130.549 visitas, que corresponden a una media diaria de 358. El récord anterior estaba fijado desde el 2012 en 82.838. Este crecimiento, además, estuvo bastante repartido, pues se batieron todos los récords mensuales salvo el de octubre (por muy poquito) y el de diciembre. El mejor mes fue mayo, con más de 15.000 visitas y una media de 491 diarias.

Lo cierto es que dudo mucho que sea un crecimiento sostenible, o incluso replicable. El número de visitas desde España se mantuvo más o menos estable, de modo que la mayor parte del crecimiento cabe achacárselo a un desconcertante incremento de visitas desde los EE.UU., que es de lejos el primer país por número de visitas, con más de 55.000 (lejos de las 35.000 registradas desde España). Es un tráfico, además, que va y viene, como el Guadiana, sin que haya podido nunca determinar a qué obedecen esos vaivenes (sospecho que tiene que ver con cambios en el posicionamiento en buscadores). Otra anomalía es la irrupción de Hong-Kong como quinta fuente a nivel mundial de visitas a Rescepto; nada menos que 5.534 (en contraste con las 3 de China propiamente dicha). Por encima tan solo están México (8.750) y Argentina (7.053), y completan el listado de los países con más de 1.000 visitantes Chile (4.462), Colombia (3.885), Perú (1.936) y Ecuador (1.195). Si esto de las visitas fuera realmente sostenible, existe una lejanísima posibilidad de alcanzar el millón de visitas en 2019 (lo que requeriría prácticamente mantener el récord mensual absoluto durante todo el año). Por si acaso, no voy a contener la respiración mientras espero.

En las redes sociales, prosigue el crecimiento lento pero constante. Así, la página de Facebook ha llegado a los 345 seguidores, lo que supone un incremento de 37 (un 12% anual); la cuenta de Twitter tiene 305 seguidores, o 59 más que hace un año (un 19% de incremento). A través de WordPress los seguidores suman 145, 16 adicionales (12%). Incrementos todos ellos porcentualmente similares a los del año pasado. Google+, que está en vías de cierre, por lo que he dejado de actualizar la cuenta, ha alcanzado los 24 seguidores (2 más), que se perderán, como lágrimas en la lluvia (aunque los invito, por supuesto, a dejarse caer, si no están ya ahí, por alguna de las otras redes sociales).

Llegado a este punto, ya solo cabe emplazaros, con suerte, para el decimotercer aniversario dentro de doce meses y realizar un anuncio especial (o propósito de año nuevo). Tal vez vaya siendo hora de ir actualizándose, y lo que se lleva ahora es la comunicación audiovisual, de modo que a lo mejor habría que darle un tiento a la idea de un Rescepto Indatube. Sí, estoy decidido a, cuando menos, probar ese formato (lo que probablemente constituya la auténtica amenaza que se cierne sobre el servicio). Tengo que planificarlo bien y recabar consejo y ayuda (tanto a nivel técnico como práctico), pero en 2019 quiero dar el salto a YouTube (el vídeo piloto girará en torno a “Drácula”, de Bram Stoker, y combinará reseña, contextualización histórica y consejos de escritura).

¡Adelante con el año de la triscaidecafilia!

Cumpleaños anteriores:

~ por Sergio en enero 11, 2019.

18 comentarios to “Póngame una docena de resceptos”

  1. Yo no comento porque la mayoría de libros que reseñas no los he leído. Cuando los leo la reseña queda muy lejana en el tiempo. Lo que debería tener el blog, aunque parezca una tontería, es un botón de me gusta. Al menos así se puede dar feedback del vago.

    Felicidades por el blog. Es toda una hazaña haberlo mantenido activo y con tan buen nivel durante tanto tiempo. Los blogs son necesarios. Las redes sociales no pueden ofrecer lo mismo ni de lejos. Lo malo es que al no estar en una plataforma centralizada como Facebook o Twitter tienen menos exposición.

    • Hay un botón de me gusta, pero creo que solo está activo para bloggers (supongo que lo detectará a través de cookies). En fin, siempre queda la página de Facebook (la gran diferencia, para mí, es que todo en Facebook es efímero; tiene su momento de gloria y luego queda enterrado; el blog es más permanente… ¡y siempre es posible volver a leer la reseña cuando se ha leído el libro!). Gracias.

  2. Coincido con censor en que los blogs (portales como el Sitio ya son una rareza carcunda) son absolutamente necesarios porque las redes sociales, sencillamente, no están pensadas para el estudio reposado y la reflexión, sino más bien para todo lo contrario.
    Así que a perseverar.

    • Sí, las redes sociales son fugaces. Por eso están ahí los índices, para que el trabajo permanezca y sea más o menos accesible. Gracias.

  3. No sé si tienes ranking de comentaristas… pero conozco a alguien que debería estar en él.
    Gracias por tu blog, tus reseñas y tu constancia.
    Te recomendaría cambiar la plantilla de WordPress que tiene una estética un tanto anticuada.

    • Pues sí, hay ránking, de los 1000 últimos comentarios (y alguien está ahí en segundo lugar, a solo un cometario del primero). Lo de cambiar la plantilla está difícil, porque me obligaría a reeditar una por una las 1186 entradas, y eso supondría días enteros de dedicación exclusiva. Me temo que estoy condcenado a la antigûedad (a ver si perseverando, llega a “vingate”). Gracias a ti por tu apoyo.

  4. Felicidades por los doce años del blog, Sergio. Como de costumbre, recordarte que aunque no me manifiesto a menudo te sigo tanto aquí como en tu Facebook. ¡Un saludo, nos vemos!

  5. Felicidades Sergio por mantener uno de los blogs mas interesantes sobre literatura, a pesar de las dificultades. Espero seguir leyéndote mucho mas tiempo o en su defecto escuchándote ;)

    • Si he de quedarme con algo, será sin duda con el blog (a no ser que lo de YouTube cale de verdad… aunque veo mucho más probable que la empresa cierre el chiringuito en Europa por lo del Artículo 13). Gracias, Javier.

  6. Lógico y normal reflexionar acerca de las motivaciones de seguir con el blog, más cuando se llega a la docena de años. Pero veo que Rescepto goza de buena salud, los números al menos lo dicen (lo de los comentarios es una batalla perdida), lo cual me alegra.

    Hay que ser valiente para meterse a ‘youtuber’, no sigo a ninguno, pero en tu caso lo mismo me lo pienso xD

    Muchas felicidades por esos 12 años de Rescepto Indablog y por el estupendo trabajo que haces. Ah, ¡y viva el 13!

  7. ¿Tienes algún nuevo proyecto pensado para Cápside?
    Los forajidos del aire me gustó bastante, La estirpe de los lobos mucho más, y La invocación del picto lo llevo por la mitad pero tengo claro que el doy el pulgar hacia arriba. Me lo he pasado muy bien leyendo esos títulos.
    Esa parte de Rescepto me resulta interesantísima. Lo que son libros de ciencia ficción, romance científico y fantasía (no convencional) que no han sido editados en español o si fueron lo fue hace tiempo.

    • Sí, Cápside va tener un 2019 muy ajetreado (hasta seis títulos nuevos podrían caer a lo largo del año). Es solo que se trata de un proyecto separado del blog, que poco a poco a ido quedando reservado a las reseñas (y el ensayo ocasional). Para estar más informado al respecto (a la espera de montar la página web específica de la editorial), te recomendaría su página en Facebook. https://www.facebook.com/C%C3%A1pside-Editorial-274931282626955/

  8. Gracias Sergio por tu blog. Lo sigo mucho para bucear en los diversos títulos y hacer un primer filtrado ya que comparto alguno de tus puntos de vista y las reseñas son siempre interesantes en uno o varios niveles. No había escrito nunca y es posible que no lo vuelva a hacer, pero sigo mucho el blog y me parece una aportación diferente y esencial en este guetto nuestro que está dejando de serlo.
    Gracias por la calidad de lo que escribes, la forma de comunicar y tú perseverancia.

  9. Felicidades por la docena de años, me gustaría ponerme pesimista con la emigración a YB, pero estoy entusiasmado, suerte.

    • Gracias. Más que migración es una expansión (y por ahora, en grado de tentativa). Ya veremos cómo va (y, sobre todo, si compensa el esfuerzo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
A %d blogueros les gusta esto: