Historia de la Llanura Esplendente

La fantasía moderna nació posiblemente en 1890, de la mano de dos obras fundamentales, que sentaron las bases de todo el desarrollo posterior: “Eric Ojos Brillantes“, de Henry Rider Haggard, e “Historia de la Llanura Esplendente” (“The story of the Glittering Plain or the Land of Living Men”), de William Morris.

Mientras que la primera constituye una suerte de imitación de las sagas nórdicas, con una acción que transcurre en nuestro mundo (si bien un mundo donde tiene cabida la magia), la novela de Morris tal vez sea la primera fantasía de mundo secundario, totalmente independiente del nuestro, cosntituyéndose así en precursora de lo que hoy en día llamamos fantasía épica (o high fantasy, en su clasificación anglosajona). Y sí, también hunde sus raíces en la épica nórdica (de la que Morris era especialista), así como en la mitología grecolatina o los cantares de gesta medievales, aunque su posicionamiento, y esto es el segundo elemento que lo diferencia fundamentalmente de dichas manifestaciones anteriores del género épico, es puramente estético. No pretende enseñar nada, sino sólo despertar sensaciones; reavivar, en particular, un sentimiento inocente de maravilla.

Todo esto no quiere decir que la novela no presente sublecturas más profundas. Más bien al contrario, su interpretación no es en modo alguno simple. Su objetivo, simplemente, no es transmitir una enseñanza. El significado no es el fin, sino un medio para dotar de consistencia a la historia de Hallblithe, de la casa del Cuervo, en su búsqueda de su perdido amor, la Rehén, de la casa de la Rosa.

La novela arranca con la llegada de tres cansados viajeros al hogar de Hallblithe, en la Tierra de los Riscos Junto al Mar. Se hallan embarcados en la búsqueda de la Llanura Esplendente, la Tierra de los Vivientes, región de la que el héroe no sabe darles noticias. Pronto, sin embargo, se olvida de ellos, pues le llega aviso de que unos navegantes han raptado a su prometida, y sin perder un instante se arma y parte en su búsqueda.

Su periplo le lleva primero a la Isla del Rescate, y de allí, acompañando a un misterioso anciano, al mismísimo reino de la Llanura Esplendente, aunque todos sus esfuerzos se prueban vanos. Aun tentado con bellas mujeres y con la promesa de la inmortalidad, Hallblithe no puede descansar hasta haber recuperado a la Rehén, y se resiste una y otra vez a olvidarlo todo y abrazar una nueva existencia, por muy satisfactoria o apetecible para cualquier otro que pueda ser.

Desde una perspectiva actual, la “Historia de la Llanura Esplendente” supone una lectura que desafía las expectativas, pues a pesar de ser Hallblithe un guerrero e ir durante todo el periplo armado hasta los dientes, no es en la acción donde reside el atractivo de la obra. De hecho, como protagonista el héroe es un personaje bastante pasivo, que se deja arrastar de aquí para allá, al capricho de las disposiciones de otros. Su única cualidad destacable de verdad es la terquedad, su compromiso inquebrantable con la misión que se ha impuesto, y por tanto su fidelidad absoluta para con la Rehén.

Lo que de verdad interesaba a Morris era recrear en novela la poesía y el aroma épico de las sagas vikingas (de hecho, llamó a sus obras de fantasía “romances en prosa”), y de igual modo se percibe la influencia de Homero (tres años antes había publicado una traducción en dos tomos de la Odisea, del mismo modo que veinte años antes había aprendido islandés para poder traducir tres sagas: la Volsunga, la de Gunnlaugr lengua de serpiente y la de Grettir).

Entrando a un análisis temático, me parece bastante evidente cierta inclinación hacia la escatología, que emparenta la “Historia de la Llanura Esplendente” con los antiguos mitos de muerte y renovación, tales como el del rapto de Perséfone (con Hallblithe en un papel a medio camino entre Hera y Orfeo). La Llanura Esplendente queda identificada como un reino de ultratumba; pero no un lugar tenebroso, sino un paraíso inmortal al que Hallblithe accede como mortal, atado todavía al mundo terrenal por el amor. No es de descartar que el propio Morris contemplara cercana su propia muerte (que de hecho le sobrevino seis años después), y que la respuesta fuera componer una fantasía en torno a un hombre que todavía tiene mucho por hacer antes de permitirse pensar siquiera en la otra vida.

La crítica también ha señalado elementos de socialismo utópico (aunque la Llanura Esplendente esté, al menos nominalmente, gobernada por un rey… que no obliga a cumplir sus mandatos ni presta ayuda a quien se opone a ellos) en el paraíso imaginado por Morris. Tanto la sociedad de donde procede Hallblithe como la ideal de los inmortales, aparte de un sustrato histórico-mítico, tienen mucho que ver con la que ese mismo año había presentado en su utopía futurista anti industrial “Noticias de Ninguna Parte”.

Para concluir, señalar un par de cuestiones sobre la su edición. La obra apareció originalmente en The English Illustrated Magazine en 1890 y al año siguiente constituyó el título fundacional de Kelmscott Press, la imprenta personal de William Morris, que acabaría publicando sesenta y seis volúmenes en apenas seis años. Su concepción del libro como obra de arte le llevó a diseñar sus propia tipografía (los tipos Troy, Golden y poseriormente Chaucer), así como a emplear profusa ornamentación y grabados. Los de “Historia de la Llanura Esplendente”, obra de Walter Crane, no estuvieron listos para la primera edición, así que de forma excepcional se realizó una segunda en 1895.

En español hemos tenido que esperar hasta 2014 para contar con una estupenda edición de Javier Martín Lalanda para Cátedra, que respeta hasta cierto punto el arcaicismo impostado de la prosa de Morris (mucho más acusado en inglés). El texto original, por supuesto, puede obtenerse gratuitamente en edición electrónica a través del Proyecto Gutenberg.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en junio 5, 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: