The private memoirs and confessions of a justified sinner (Memorias privadas y confesiones de un pecador justificado)

James Hogg es una importante figura de la literatura escocesa de principios del siglo XIX, famoso por su cualidad de autodidacta, pues aprendió a leer (y a tocar el violín) por sí mismo, mientras durante su juventud trabajaba como pastor de ovejas para diversos patrones (algunos de los cuales fomentaron y facilitaron sus estudios). Tras su muerte, acaecida en 1835, su obra pasó por un período de menosprecio (debido en parte a ediciones censuradas durante la era victoriana), y no fue reivindicada hasta ya entrado el siglo XX, gracias al renovado interés suscitado por su obra más famosa, la novela “The private memoirs and confessions of a justified sinner” (1824).

private_memoirs_james_hogg

Resulta difícil caracterizarla. Es en parte hija de los movimientos literarios de la época, en especial la novela gótica, aunque no en su forma original, sino transformada por las diversas sensibilidades de las que fue origen, desde la novela histórica (con influencia directa de Walter Scott, uno de los principales valedores de Hogg) a la tradición macabra alemana. Su peculiaridada es que es, al mismo tiempo, precursora de muchos estilos que no se desarrollarían hasta décadas después, empezando quizás por el terror psicológico (que perfeccionaría Edgar Alan Poe) y mostrando elementos de lo que mucho después se configuraría como fantasía histórica, novela de crímenes o incluso fantasía de tintes urbanos (o todo lo urbanos que era posible a principios del siglo XIX).

Esta multiplicidad de enfoques queda también de manifiesto en una estructura compleja, que convierte la novela casi en una compilación de textos de diversa condición, unidos en la exploración de un tema más o menos común. Para empezar, el primer tercio de la novela lo constituye un preámbulo del supuesto editor, que se propone narrar los hechos “objetivos”, desde una perspectiva claramente histórica (los hechos referidos tienen lugar mayoritariamente a principios del siglo XVIII).

memorias_privadas_0

Así, se nos narra la existencia de dos hermanos disímiles, hijos del laird de Dalcastle, que ha contraído nupcias con la joven Rabina. Desde el primer momento es un matrimonio complejo, con un enfrentamiento directo suscitado por el fanatismo religioso de la novia, que profesa una de las formas más estrictas del cristianismo reformado (nunca se nombra por este nombre, pero hoy en día lo tildaríamos de calvinismo). El primer hijo de tal unión, George Colwan, es repudiado por la madre y criado como heredero por el padre, mientras que el segundo (aunque se insinúa su origen bastardo, como hijo natual del reverendo Wringhim, confesor de Rabina), Robert Colwan, es repudiado por el laird y educado en los estrictos principios religiosos de su madre y su guía espiritual.

Al alcanzar determinada edad, encontrándose ambos hermanos en Edimburgo, el menor comienza a acosar insistentemente al mayor, en medio de un clima de inestabilidad política (con un conflicto entre whigs y tories) y religiosa (presbiterianos, congregacionalistas y otras iglesias reformadas). A la postre, esta confrontación acaba resolviéndose con la muerte en extrañas circunstancias de George Colwan, lo que convierte a Robert en heredero del Laird (al menos por un tiempo, aunque no entraré en más detalles).

private_memoirs-sinner_hogg

En este punto comienzan de verdad las memorias y confesiones, pues se nos empieza a narrar a grandes rasgos la misma historia desde el punto de vista de Robert Colwan, quien justifica todas sus acciones en la defensa del verdadero cristianismo, justificando cualquier acción, incluso las más reprobables, con la doctrina del predeterminismo. Esto ha dado pie a entender la historia como una parábola religiosa, en contra de determinadas interpretaciones de esta idea (que sostiene que el número e identidad de los salvados esta predeterminado desde el inicio de los tiempos), en especial el antinomismo, la idea (considerada herética por la mayor parte de las doctrinas, aunque achacada a menudo a los calvinistas) de que esta salvación predestinada cubre cualquier pecado que el fiel pudiera cometer.

Las interpretaciones se complican, sin embargo, con la entrada en escena de elementos fantásticos, primero en la forma clásica de un doppelgänger, un potentado de un lejano país que comienza a instruir a Robert y a llevarlo por la senda que ya conocemos, apoyado en el autoconvencimiento de la imposibilidad de yerro (al contarse entre el número de los elegidos). A lo largo de la historia queda ampliamente insinuado que este personaje, de apariencia variable, es el propio diablo, aunque también podría entenderse como una proyección de Robert Colwan (no es sólo que la novela no lo aclare, sino que hasta es posible que el propio autor no lo tuviera muy claro); y del mismo modo se da cierta fenomenología que apunta a fuerzas opuestas, que estarían en conflicto por el alma del joven.

memorias_pecador_justificado

Por desgracia, James Hogg pasa de puntillas por las escenas que ya nos han sido narradas “objetivamente”, tal vez por evitar redundancias, aunque nos priva así de la posibilidad de explorar a fondo la verdad subjetiva de Robert (y las racionalizaciones que elabora para justificar sus actos), así que el interés de esta sección oscila, siendo máximo cuando el “guía” hace su aparición y dirige las acciones del justificado pecador. Mayor interés reviste la narración cuando comienza a avanzar por senderos inexplorados, insinuando nuevas posiblidades, como que durante largos períodos de tiempo el cuerpo de Robert Colwan es poseído por un espíritu maligno que le induce a cometer tropelías de las que luego su personalidad más comedida no recuerda nada (un segmento que pudo influir en Robert Louis Stevenson para la escritura sesenta años después de “El extrañon caso del doctor Jekyll y señor Hyde”).

A la postre, resulta difícil precisar qué ocurre exactamente y qué parte de lo que narra Robert Colwan es veraz (con mentiras que podrían serlo incluso para sí mismo). ¿Podría ser todo fruto de su imaginación? ¿Una lucha interna entre la justificación religiosa y la conciencia que finalmente despierta? ¿Una metáfora del fanatismo religioso? ¿Algo más universal sobre el potencial dual (bien/mal) del ser humano?

private_memoirs_confessions

No es fácil realizar una exégesis clara del texto (y quizás sea imposible), lo que tal vez contribuya a que siga manteniendo su fascinación cuando los vaivenes sociales que lo alumbraron han quedado atrás.

Para concluir con la descripción, cabría mencionar un pequeño epílogo contemporáneo (es decir de en torno a 1820), que narra la exhumación de un cuerpo sepultado bajo extrañas circunstancias y el hallazgo por parte del editor del texto que conforma el núcleo de la novela (y donde se menciona incluso de pasada a un tal James Hogg, como un personaje más de la trama). Resulta un recurso curioso, ya que intenta aportar un halo de verosimilitud al texto, proporcionando una explicación a su descubrimiento, al tiempo que introduce suficientes detalles chocantes como para hacer resaltar claramente su artificiosidad. Ahí tenemos de nuevo una muestra de dualidad ambigua, contradctoria; quizás la idea que, independientemente de las intenciones iniciales, mejor caracteriza a la novela.

memorias_confesiones_pecador_justificado_nordica

En el Proyecto Gutenberg puede encontrarse la edición electrónica en versión original de “The private memoirs and confessions of a justified sinner”, con la peculiaridad (que puede suponer al mismo tiempo un atractivo y un obstáculo) de que determinados personajes no hablan en inglés, sino en escocés (o cuando menos en un dialecto del inglés muy influenciado por el escocés).

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en diciembre 5, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: