Tras el largo silencio

El pasado 22 de octubre fallecía a los 87 años Sheri S. Tepper, autora que dio inicio a su carrera literaria muy tardíamente, en 1983, cuando ya contaba con 54 años, pero que fue muy prolífica en los años ochenta y noventa, acumulando en total alrededor de medio centenar de novelas, con una orientación muy característica.

Por un lado está el estilo, que podría definirse alternativamente como fantasía con un sustrato de ciencia ficción o bien ciencia ficción con una apariencia de fantasía. Por otro sus temas característicos, feminismo y ecología, con unos planteamientos en realidad más propios, por su beligerancia, del feminismo de Segunda Ola (entre diez y veinte años antes).

traslargosilencio

En España se han publicado nueve de sus libros (incluyendo dos de los de terror o misterio que escribió originalmente bajo seudónimo), siendo de especial relevancia el apoyo que recibió por parte de Miquel Barceló en la colección Nova. Allí apareció, por ejemplo, su novela ganadora del Locus de fantasía, “La bella durmiente”, y algunos de sus títulos más característicos: “La puerta al País de las Mujeres”, “El árbol familiar“, “Despertar” y “Las siete Margarets”; no así su única nominación al premio Hugo, “Hierba”, que publicó Ultramar (dejando inconclusa la trilogía Arbai). También permanece completamente inédita la que podría considerarse su obra principal, “The True Game”, una serie compuesta por tres trilogías.

El año pasado le fue concedido el World Fantasy Award a toda una vida.

“Tras el largo silencio” (“After long silence”, 1987) es una novela independiente, que nos traslada al planeta Jubal, sometido por el momento a las restricciones propias de los mundos recién colonizados, hasta que se ha determinado la no existencia en ellos de vida sintiente nativa. Su peculiaridad radica en la existencia de las Presencias, gigantescas estructuras cristalinas (de hasta varios cientos de metros de altura) que se alzan por doquier, entre los pequeños enclaves de sueloprofundo, y dificultan sobremanera los viajes, pues sus superficies estallan a la menor alteración de su entorno.

afterlongsilence

El único modo de moverse por Jubal es en carromatos de mulas, con la ayuda de cantores, que interpretan en los pasos problemáticos complejas partituras que tienen la virtud de aquietar a las Presencias. A lo largo de los años se han realizado numerosos intentos de interpretar estas canciones como un lenguaje, aunque sin éxito, y en el momento de comenzar la acción la empresa exportadora de brou (el único producto comercial autóctono, una especie de hierba narcótica) está presionando para que se levanten las restricciones que pesan sobre el planeta.

El protagonismo se reparte entre el maestro cantor Tasmin Ferrence (con sus discípulos) y la caballero explorador Don (Donatella) Furz, quien acaba de presentar una nueva partitura para el Enigma, una Presencia que se ha resistido hasta entonces a los esfuerzos de los cantores (la edición inglesa de la obra lleva por título “The Enigma score”). Por una serie de circunstancias, el hermano pródigo de Tasmin, Lim, acaba probando el Santo y Seña… con resultados catastróficos tanto para él como para la mujer del cantor, lo que le impele a viajar a la costa en busca Don y de respuestas a lo acontecido.

Se mete así de lleno en los complots del corrupto gobernador de Jubal y el sádico (literalmente) propietario de la empresa exportadora de brou, cuyos designios amenazan no sólo la vida de Tasmin, Don y sus compañeros, sino la propia naturaleza salvaje de Jubal, sus mortales maravillas cristalinas y a toda su fauna nativa (incluyendo a los esquivos vigis). Para alcanzar sus fines no dudarán en recurrir a fanáticos religiosos (los cristalitas, cuya organización controlan desde las sombras), asesinos sociópatas, sobornos, espionaje y cualquier otra influencia que se pueda comprar con dinero u obtener con amenazas.

enigmascore

Frente a ellos, un pequeño grupo de humanos, enamorados de Jubal, dipuestos también a arriesgarlo todo, incluso su propia presencia en el planeta, con tal de preservar su belleza.

“Tras el largo silencio” es una novela que nos sumerge de lleno en una sociedad extraña, mediatizada por la existencia de las Presencias y sometida a un forzado retorno a tecnologías pretéritas (pues los inmensos cristales suelen reaccionar mal ante las radiaciones electromagnéticas). Por medio del recurso del personaje bienintencionado que se tropieza sin pretenderlo con una conspiración, la autora va tejiendo su trama, con tintes claramente ecologistas y anticapitalistas. Como suele ser habitual en ella, la sutileza brilla por su ausencia (los personajes malvados carecen por completo de cualquier atisbo de cualidad redentora, mientras que los que se alinean en la posición moralmente “correcta” son invariablemente buenos), pero la trama es lo bastante ágil como para que esto no suponga un problema demasiado grande.

Las influencias quedan bastante claras. Sobre todo el libro planea la sombra ineludible de Ursula K. Le Guin (“El mundo de Rocannon”, “El nombre del mundo es Bosque“), aunque también se aprecian otras fuentes de inspiración. Así, las similitudes temáticas con “Encuentro en Zarathrusta” de H. Beam Piper (1962) no parecen casuales, de igual modo que todo el libro transpira una afinidad enorme con los temas y enfoques de la primera época de Orson Scott Card (desconozco, por ejemplo, si por plazos de edición “La voz de los muertos” se publicó a tiempo de influir en “Tras el largo silencio”, pero la postura filosófica de comprender plenamente las acciones de alguien a través de múltiples puntos de vista antes de juzgarlo presenta puntos muy evidentes de contacto).

afterlongsilence2

La pretensión de Tepper de abarcar quizás más de lo que puede atender en un volumen relativamente breve (poco más de trescientas páginas), hace que algunos personajes y algunas tramas secundarias queden un poco desdibujados, pero aun así logra crear un mundo evocativo, con una sociedad singular (por la presencia de cantores y exploradores) y unos valores ecologistas que logra transmitir sin caer en el sermoneo de algunas de sus otras novelas. También la faceta feminista (menos prominente) queda implícita, sin necesidad de bombardear al lector con las ideas en bruto.

En su conjunto, “Tras el largo silencio” constituye una novela que sabe transmitir a la perfección la fascinación por la naturaleza, aunque sea una naturaleza alienígena, y cuyo maniqueísmo se queda justo en el límite de resultar molesto. Prescindiendo de Presencias, posibles inteligencias alienígenas y complots en las más altas esferas, lo que tenemos es la historia de un cantor tratando de dar sentido a su relación truncada con un hermano al que tal vez despreció injustamente toda su vida y con una esposa a la que nunca llegó a entender por completo. Esa habilidad para conjugar los grandes y los pequeños temas hacen de su lectura una grata experiencia.

sheri_tepper

Sheri S. Tepper (16 julio de 1929 – 22 de octubre de 2016)

IN MEMORIAM

Otras obras de la misma autora reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en noviembre 4, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: