Alma y el Poeta

Dissident Tales fue una gran iniciativa editorial que por desgracia no consiguió asentarse. Entre sus propuestas se contaba la colección ReBro de novelas cortas ilustradas (de las que ya reseñé la primera, “El rayo rojo“, de Roberto Malo y CalaveraDiablo). En 2015 lanzaron “Alma y el Poeta”, de José María Tamparillas, fotoilustrada por Marifé Castejón, que ha cosechado una nominación al premio Ignotus de novela corta.

El volumen, además, contiene el cuento “La mirada del dodo”, que fue premio Nocte en 2013 y está protagonizado también por el Poeta y se ambienta igualmente en el barrio; sí, ese barrio, el barrio que conforma los intestinos de cualquier gran ciudad, ahí donde se acumula la mierda, no por designio, sino porque en algún lugar debe hacerlo.

Son barrios con sus propios reyes, insignificantes en el exterior, pero tiranos en sus dominios, como el Sotanas; con sus puntos focales, como el bareto El Cigüeñal, regentado por Miguelón; y con sus pequeñas celebridades locales, como el Poeta. Todos con su papel, pero en el fondo todos a una misma altura, no muy por encima de las putas, los ladronzuelos o los vecinos humildes de toda la vida… y de varias vidas antes que ésta.

alma_poeta

Es en este escenario que Tamparillas sucede y actualiza la tradición romántica oscura, ésa que surgió en Alemania allá por principios del siglo XIX de la pluma de autores como E.T.A. Hoffman, y que tras pasar por toda Europa acabó encontrando un esplendor tardío en tierras americanas, bajo la influencia de Edgar Alan Poe. “Alma y el Poeta” es, sin duda, un cuento neogótico.

Pero ojo, no es un ejercicio de mera copia, “Alma y el Poeta” no se limita a apropiarse de elementos que funcionaron en el pasado y a insertarlos en un contexto contemporáneo. Toda la narración es contemporánea. Por eso hablo de tradición, no de homenaje o pastiche. Una tradición actualizada, ajustada a los tiempos, tanto en el fondo como en la forma, que abre en el corazón de nuestras ciudades una puerta a una oscuridad fantástica que no es sino contrapunto a la oscuridad cotidiana, y por desgracia muy real, que ya habita en ellas.

Esto resulta bastante evidente en la novela corta, que en cierto modo gira en torno a la caída en desgracia del Sotanas, el perro alfa del barrio, el matón que no duda en reafirmar su dominio mediante el ejercicio de la violencia más extrema e irreflexiva. En su regreso al barrio, sin embargo, el Poeta lo descubre atrapado bajo el hechizo de Alma, una misteriosa mujer que proyecta sobre todos un aura de fascinación y terror.

En cuanto a “La mirada del dodo”, su conexión contemporánea es más intensa incluso, al tratar el tema de los desahucios, con un personaje inquietante, el hombre-dodo, como encarnación de la indiferencia ante al sufrimiento e incluso la muerte.

La mirada del Dodo

No es casualidad que ambas historias se nos presenten desde la perspectiva del Poeta. La suya es una mirada a un tiempo interna, como parte integral del barrio, y externa, con una sensibilidad que le permite, quizás, percibir lo oculto. No necesariamente lo fantástico. El elemento fantástico no es sino una capa intermedia, o quizás una manifestación externa de realidades subyacentes más profundas.

En “Alma y el Poeta” encontramos seres que podrían ser brujos o quizás demonios, encontramos gatos tuertos que regresan de la tumba, encontramos muerte y locura; pero sobre todo encontramos personas al límite, desesperadas, y más que desesperadas, desesperanzadas. Encontramos el lado oscuro de la ciudad, con una oscuridad cotidiana, que no tiene prácticamente nada de excepcional; una oscuridad a la que podrías llegar a acostumbrarte por su normalidad… a no ser que la mirada de un Poeta la resalte para ti.

Para concluir, quisiera resaltar la labor de Dissident Tales en la edición. Es terrible que un proyecto tan cuidado se haya visto abocado a la cancelación por falta de apoyo. De igual modo, resaltaría la labor en la ilustración de Marifé Castejón, realizada a partir de retoque fotográfico, en blanco y negro, con un tratamiento que transmite a la perfección esa sensación de cotidianidad vista a través de la lente de lo fantástico.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en agosto 22, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: