Cruzamundos

Jake y Cora Robinson son una pareja de hermanos mellizos que cierto día, por medio de un peculiar astrolabio, se ven transportados a Ilus, un planeta extraño donde la magia es algo común y los peligros abundan. El mayor de ellos es Geryon, el Príncipe del Averno, un poderoso mago maligno, cuyo único objetivo es precisamente hacerse con un objeto como el que ha propiciado el viaje de los hermanos. Si lo logra y consigue invocar a Hydra, su propia hermana, exiliada gracias a un sacrificio terrible, no sólo Ilus, sino todo el universo estará a su merced.

Cruzamundos

Claro de ni Jake ni Cora tienen mucha idea de todo esto. Lo único que saben es que estaban en lo alto de un acantilado, durante una excursión, y de repente se encontraron sumergidos en un mar agitado. Y lo peor, de todo, solos, pues Cora es arrebatada de inmediato por una bestia voladora, mientras que a Jake lo rescata la variopinta tripulación del Escarpín, un navío pirata.

En ese punto dan inicio sus aventuras en Ilus, donde se encontrarán con diversos aliados y enemigos y vivirán aventuras a un ritmo frenético, y donde conocerán las historia de los Cruzamundos, parejas de hermanos mellizos, el uno siempre mago y el otro siempre guerrero, capaces de viajar de planeta en planeta haciendo el bien… o así había sido, hasta que Geryon e Hydra, de la estirpe de los demonios, habían logrado subvertir la orden y llevarla casi hasta la extinción.

Con la aparición de Jake, Cora y su astrolabio, la confrontación definitiva parece inevitable, y el destino de muchos mundos depende de las decisiones que adopten los hermanos… y de su presteza en abrazar un legado del que hasta aquel momento no sabían nada.

mapa_de_ilus

Como se puede apreciar, “Cruzamundos”, la novela de debut de Gabriel Sánchez García-Pardo, publicada por Editorial Hidra, constituye una curiosa mezcla de elementos de la más diversa procedencia, que contra lo que pudiera pensarse resulta a la vez coherente y original. En literatura juvenil el camino suele venir marcado por la necesidad de situar la evolución personal de los protagonista en alguna etapa del proceso que va de la niñez a la vida adulta, y si nos centramos en la franja preadolescente (en torno a los doce años) hay una serie de temas que no pueden (ni deben) eludirse, como la asunción de las primeras responsabilidades y la interiorización de unos intereses personales. Son ideas que vienen tratándose en la literatura para niños, y en particular en su vertiente fantástica, desde al menos la primera edad dorada del género, a mediados del siglo XIX. Pero aún pueden abordarse de forma fresca y actual, y “Cruzamundos” es un buen ejemplo de ello.

Y eso que los referentes no pueden ser más claros y evidentes, desde la mitología grecolatina a la fantasía más o menos reciente (por ejemplo, “Stardust“), pero como siempre lo importante es el modo en que se combinan los elementos para producir algo nuevo, y en ese aspecto la novela es muy encomiable. Sorprende, por ejemplo, la integración entre elementos tradicionales de la fantasía y otros más propios de la ciencia ficción, en un mestizaje sin fisuras que no se percibe para nada impostado, derribando barreras establecidas de un modo un tanto arbitrario. Así, conviven hechizos y robots, espíritus elementales y grandes conjuras alienígenas, sin forzar la mano ni hacer granes alardes de ello, simplemente como un elemento más de la ambientación.

ilustracion_cubierta_cruzamundos

Respecto a la escritura, es de destacar el modo en que los capítulos van imbricándose unos con otros, conduciendo inexorablemente hacia la conclusión (tal vez con un poco de precipitación en algunos momentos, que podrían haber brillado todavía más, pero por contra ello proporciona agilidad a la narración). También me gustaría mencionar el recurso metaliterario del tragahistorias, que introduce un nivel adicional de disfrute, posiblemente fuera del alcance del público objetivo (pero no molesta, y con el paso del tiempo es de ese tipo de elementos que confieren un sabor adicional a posibles relecturas con más edad).

A la postre, sin embargo, los que sostienen todo el libro son los personajes, no sólo la pareja de hermanos protagonista, sino muy especialmente los secundarios, bien sean los tripulantes del Escarpín o los habitantes de Alhena, y una ambientación rica y diversa, que se apoya además en pequeños incisos, a modo de articulitos, etiquetados como “El bestiario de Ilus”.

Cruzamundos_V_Alvarez

Lo cual me da pie a mencionar el magnífico trabajo de la ilustradora Verónica Álvarez, quien no sólo es responsable de la ilustración de cubiertas, sino que ha punteado el libro con multitud de dibujos a lápiz que ofrecen un precioso complemento visual, mostrando personajes, bestias y lugares (y, en particular, muestran la evolución de los dos protagonistas, desde los niños perdidos del comienzo de la historia a los cruzamundos de pleno derecho del final).

“Cruzamundos” es una gran novela de aventuras, que presenta un mundo (o unos mundos) que lejos de agotar sus posibilidades se perciben como un anticipo de una infinidad de peripecias futuras. Que ello finalmente se materialice aún está por ver, pero lo que está claro es que conviene seguir la carrera de Gabriel, porque si estos son los primeros pasos, lo que nos aguarda, tome la dirección que tome, va a valer mucho la pena.

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en marzo 29, 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: