Rescepto: Año cero

Para iniciar la cuenta atrás hacia el décimo aniversario de Rescepto Indablog toca echar la mirada un poquito más atrás, hacia 2006, que fue el año de actividad de Rescepto, el ezine.

Bueno, en realidad, como concepto, Rescepto nació el año 2005; y como casi todas las grandes ideas valencianas lo hizo la noche de San José, mientras la ciudad se entregaba al delirio pirómano de la provocación de más de setecientos incendios, entre el retumbar de la pólvora y bajo el fulgor efímero de los fuegos artificiales.

fallas-gargola1

Allí estábamos los tres inconscientes (Carlos Sáez, Miguel Navarro y un servidor), en un terrado del Marítimo (porque nos daba pereza bajar a la calle a ver la cremà, y porque allá arriba no tenías que mezclarte con nadie más), pensando en cómo cambiar el mundo de la literatura fantástica española. Sí, montaríamos nuestro propio ezine (con casino y… ejem), y sería la leche.

En cuanto al porqué del nombre… Bueno, éramos grandes fans de Ali G, y nos parecía que la actitud del personaje de Sacha Baron Cohen definía a la perfección un mensaje que queríamos transmitir: que el fándom ya estaba bastante lleno de mindundis que se creían la leche, y que una buena forma de evitar ese destino era reconocer implícitamente que nosotros no éramos mejores… pero que aun así teníamos algo que aportar. Todo ello queda reflejado en este discurso, perfectamente transportable de la política británica a nuestro mundillo:

AliGresceptohttp://www.youtube.com/watch?v=kGbw-JV5GjY

Eso sí, ya se sabe que del dicho al hecho va un trecho, así que los preparativos constituyeron un parto en toda regla. Nueve meses de decidir el formato (PDF apaisado a pantalla completa, con enlaces para la navegación interna, optimizado para ser leído directamente en la pantalla del ordenador), empezar a buscar contenidos, ponernos de acuerdo sobre la orientación de la publicación… Oh, sí, y para pasar el relevo como parte de la junta directiva de la AEFCFT (no se puede abarcar todo).

Por fin, en enero de 2006 estábamos listos para lanzar nuestra criaturita al mundo (electrónico), así que colgamos en la red el número 4 de Rescepto (sí, ¿qué pasa?, ¿dónde está escrito que una revista deba empezar con el número 1?).

Portada de Rescepto #4

Este número inaugural, de 71 páginas, incluyó los siguientes contenidos: los cuentos “Única función”, de Adela Torres, “La mazmorra”, de José Vicente Ortuño (ilustrado por Juan Raffo) y “La dama de las fresas” de Alfredo Álamo (ilustrado por Bans); los artículos “Rol bizarro”, de Jorge Vallejo, “El cómic en la red (I): Kevin & Kell”, de Miguel Navarro y “La crítica del freak” por el Team Rescepto; el artículo de divulgación “¿Es Ron Jeremy el centro del universo?”, de Antonio Marco, sobre teoría de grafos; y por último, pero no menos importante, la poesía “El canto del lanzador de runas” de Jesús Fernández.

Rescepto4-20

La página web original hace tiempo que sucumbió a la entropía del ciberespacio, pero si os interesa, aún podéis descargaros aquel número, pues lo tengo alojado entre los archivos de este blog: Rescepto 4 (PDF).

El siguiente número de Rescepto, el 5, llegó en abril, y vino marcado por el fallecimiento, el 28 de marzo, del que quizás haya sido el más grande de todos los escritores de ciencia ficción españoles, Pascual Enguídanos Usach, que firmó la mayor parte de su obra (de ciencia ficción) con el seudónimo George H. White (y parte también como Van S. Smith; corrían los años cincuenta y setenta, y para vender se exigía un nombre anglosajón).

Portada de Rescepto #5

El homenaje empezaba por la portada, obra de un gran admirador de don Pascual, Juan Miguel Aguilera, y constaba del artículo “Pascual Enguídanos”, una entrevista a José Luis Macías, principal ilustrador de la colección Luchadores del Espacio, y un extracto de “Pascual Enguídanos: El universo visto desde Llíria”, un artículo que yo mismo había escrito un par de años antes.

Volviendo a los contenidos habituales, las 95 páginas del ezine incluían también lo cuentos “Pururúa”, de Íñigo Fernández (ilustrado por Juan Raffo), “Autofagia” de Raquel Froilán (ilustrado por Pedro G. Morán) y “El duelo”, de José María Tamparillas; los artículos “Tolkien y el ennoblecimiento de lo frívolo”, de Helios de Rosario, “El otro cine europeo” de Pablo Herranz y “El cómic en la red (II): Angels 2200”, de Miguel Navarro; como divulgación contamos con un artículo astronómico de mi autoría, “Orión, el cazador”; y la poesía estuvo representada por “Maldito el día”, de Nacho Planas (ilustrada por Cristina Dembilio).

orion_rescepto.jpg

Aquí mismo lo tenéis: Rescepto 5 (PDF).

El número 6 de Rescepto se retrasó hasta agosto, pero llegó a la red bien cargadito de contenidos y con 112 páginas. En él contamos con nuestras primeras colaboraciones de fuera del mundo hispanohablante, empezando por la portada, obra de Jose Emroca.

Portada de Rescepto #6

Incluía los cuentos “La tercera mano”, de Félix Amador Gálvez (ilustrado por Pedro G. Morán), “El fracasado”, de José Carlos Canalda, y “De espaldas, la oscuridad”, de Fabio Ferreras y Graciela Inés Lorenzo; los artículos “Spectrum: La simplicidad hecha arte (y vicio)” por el Team Rescepto (el trío de editores al alimón) y “El cómic en la red (III): Sluggy Freelance”, por Miguel Navarro; partida doble de divulgación: legal con “P2P y copia privada”, por Miguel Navarro, y física, con “Fundamentos I: relatividad especial”, de Greg Egan (sí, ése Greg Egan); redondeaba el número el poema “Había una vez”, de Adela Torres.

Spectrum Rescepto 2

Para descargarlo, basta con seguir el enlace: Rescepto 6 (PDF).

En noviembre de ese año se celebró la Hispacon (en Dos Hermanas), y para la ocasión decidimos lanzar un número especial de Rescepto. Tan especial que nunca lo subimos a la red, sino que era un contenido exclusivo para los asistentes a la convención, en formato de miniCD.

rescepto.jpg

Este mininúmero, aparte de la presentación por parte del Team Rescepto, contaba sólo con dos relatos: “Small Trek II: La ira de Juan”, de Rodolfo Martínez, y “24 fotogramas y una cuchilla de afeitar”, de Alfredo Álamo (con ilustraciones de Pedro Morán).

24_fotogramas_rescepto.jpg

Me temo que para conseguir este número tendréis que bucear en el inframundo del mercado negro de recuerdos hispaconeros, porque no está disponible para su descarga (así lo acordamos con los autores). Sinceramente, no sé si quedarán muchos miniCDs por ahí fuera. Si tenéis uno, guardadlo como oro en paño. Quién sabe, tal vez dentro de unas décadas se haya revalorizado lo suficiente como para permitiros realizar con él un trueque ventajoso (por un tope de puerta o algo así).

El último número ordinario de Rescepto, aunque por entonces no lo sabíamos fue el 007, que publicamos en diciembre de 2006 y constó de 82 páginas.

Portada de Rescepto #007

En él publicamos los relatos “La última noche en la tierra”, de Jesús Fernández Lozano (con ilustraciones de Cezanne, Delacroix, Renoir…), que al año siguiente sería seleccionado para formar parte de la antología recopilatoria “Fabricantes de sueños 2007”, “La carta”, de Jean-Luc Pratt, “Palomas”, de José María Tamparillas y “Ashes to ashes”, de Alexis Brito Delgado; en cuanto a los artículos, fueron “El cómic en la red (IV): Least I could do”, de Miguel Navarro, y un especial en torno a Greg Egan que incluyó “Publicando a Egan”, por Raúl Gonzálvez, mi “Aprendiendo a ser transyo: el transhumanismo en la obra de Egan” y  “Fundamentos II: de especial a general”, del propio autor australiano.

Rescepto7-comic

Éste sí que sigue disponible para su descarga: Rescepto 007 (PDF).

Técnicamente, con esto acabó el año… y casi, casi, la vida del ezine; pero aún quedaba una coda (o un canto de cisne, lo que resulte más poético).

Lo cierto es que no estábamos satisfechos con el impacto de la publicación. Suponía muchísimo trabajo (desde la selección hasta los largos fines de semana de maquetación) y teníamos la sensación de que no servía para mucho, de que nadie nos estaba leyendo. Con respecto a los contenidos no podíamos estar más satisfechos. Creíamos, y seguimos creyendo, que nuestros cuentos, nuestros artículos y nuestros poemas estaban a la altura de lo mejor que se estaba publicando por aquel entonces, ya fuera material de pago o gratuito como el nuestro. Sin embargo, eso no se reflejaba en la difusión y, por supuesto, los comentarios brillaban por su ausencia.

Rescepto indaignotus portada

El último cartucho se presentó con los premios Ignotus del año 2007, en los que conseguimos situar tres finalistas. Por un lado para mejor revista (las revistas en papel habían desparecido en 2005, así que sólo quedaban fanzines y ezines), y por otro dos artículos: “El otro cine europeo”, de Pablo Herranz, y “Aprendiendo a ser transyo: el transhumanismo en la obra de Egan”, que me supuso mi primera nominación (en una categoría que, tres nominaciones después, se me sigue resistiendo). Con motivo de todo ello preparamos un número especial: Rescepto inda ignotus, que recopilaba este material, junto con una muestra de lo que habían sido aquellos primeros (y a la postre únicos) cuatro números, para ponerlo todo a disposición de los votantes.

El resultado negativo (no ya sólo por la ausencia de galardones, sino sobre todo por las sensaciones y los comentarios captados), supuso el clavo final en el ataúd de Rescepto. Poco podía imaginar por entonces que este blog, que había nacido unos meses antes como un subproducto del ezine, acabaría adquiriendo vida propia y se convertiría en un proyecto tan longevo… pero eso es otra historia, que ya iré contando año a año.

Team_Rescepto

¿Con qué quedarse de la experiencia?

Bueno, a día de hoy aún estamos convencidos de que como poco intentamos algo nuevo en el panorama de los ezines. Por aquella época, casi todos eran PDF en A4, inapropiados para ser vistos en una pantalla de ordenador. Su destino, en muchos casos, era ser impresos para poder leerlos con comodidad. Nosotros quisimos saltarnos ese paso, aceptar de verdad la revolución digital, lo que nos permitió además jugar con el color, la maquetación y la intraconectividad (con enlaces hacia y desde todos los contenidos y los índices).

También estamos orgullosos de nuestros contenidos. Hay en los cuatro números de Rescepto (más los especiales) cuentos y artículos muy, muy buenos, con ilustraciones de calidad, encargadas en muchos casos ex profeso. Siempre nos llena de satisfacción cuando alguno de los autores que “descubrimos” en su momento consigue esquivar todas las trampas y superar todas las barreras y publicar su propio libro. En total, entre los escritores que no contaban antes de aparecer en nuestro ezine con ninguna obra propia publicada, suman a día de hoy quince títulos (sin contar los seis míos, que técnicamente también cumplen con los requisitos expuestos).

Rescepto#07_Laultimanocheenlatierra

A título personal, aprendí muchísimo (corrección, maquetación, gestión de recursos…). Habilidades que seguí cultivando y que años después fueron fundamentales para que me decidiera a fundar Cápside, mi pequeño sello de microedición. Es también posible que el título más exitoso de Cápside deba su existencia al hecho de que publicáramos el cuento “La última noche en la tierra”, de Jesús Fernández Lozano. Cuando casi una década después me comentó que estaba buscando salida editorial para una recopilación de cuentos navideños oscuros que lo incluía, no me lo pensé mucho y le pedí que me los pasara, a ver qué podíamos hacer. Al final, aquello no terminó de cuajar, pero también me remitió un conjunto de cuentos de hadas que acabó dando lugar a “Reyes de aire y agua” (con ilustración de portada, por cierto, de la mujer de otro de los miembros del Team Rescepto).

Reyes_de_aire_y_Agua_400

Si a eso le añadimos que otro de los títulos de Cápside Editorial es “La 100cia ficción de Rescepto“, no resulta muy difícil defender la estrecha relación entre ambos proyectos, aunque los separe un hueco de casi seis años.

La progenie más directa del ezine, sin embargo, fue este blog. Ya detallaré en la siguiente entrega, el próximo día 11, con qué objetivos nació y cómo fue su primer año. Baste por ahora con hacer mención de que justo hoy acaba de alcanzar un hito tremendamente significativo:

¡Éste es el post número 1000 de Rescepto Indablog!

1000_2

Ahí es nada.

Nueve años y pico, 1000 posts, casi 600 reseñas, más de un millón de palabras (bastante más, de hecho; la media se sitúa sobre las 1.150 por entrada) y un libro de ensayo (por ahora). Todo ello no hubiera existido sin Rescepto, el ezine maldito, concebido una calurosa noche de marzo y fallecido al poco de cumplir un año.

El año 0 de Rescepto Indablog.

También en esta serie:

~ por Sergio en febrero 11, 2016.

2 comentarios to “Rescepto: Año cero”

  1. Recuerdo que, en su día, me descargué el primer número de Rescepto (sus contenidos y su enfoque me atrajeron), aunque reconozco que tan solo leí una pequeña parte del mismo. Una pena que no cuajara, pero no hay mal que por bien no venga, de otro modo no estarías celebrando la entrada 1000 de Rescepto Indablog.

    Congratulations, y saludos ^^

    • O sí… O a lo mejor Cápside (o Rescepto Indapress) hubiera llegado antes. Nunca se sabe. Lo que verdaderamente lamento es que es un proyecto que nunca tuvo oportunidad de madurar y alcanzar todo su potencial. Sea como fuere, un peldaño importante en el camino.

      Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: