Las tierras en juego

Entre las novelas finalistas al premio Ignotus el año pasado se contaba “Las tierras en juego”, la que es la primera entrega de la planificada saga de los Relatos de Mirthad, y que es, si no me equivoco, la primera en alcanzar esta distinción partiendo de un proyecto de Crowdfunding. Supone también el debut de su autor, Arkaitz León Muela, que se presenta con una historia de fantasía épica muy, muy clásica en la forma, pero al mismo tiempo muy contemporánea en el trasfondo (no sólo por su clara conexión con la actualidad más candente, sino por sumarse a la tendencia de analizar nuestra realidad a través del filtro de la fantasía).

El libro nos presenta Mirthad, la Tierra Conocida, un mundo que ha estado en paz desde hace generaciones, tras la derrota en una gran guerra de un poder maligno. Desde entonces, elfos y humanos han vivido separados, medrando cada cual en sus propios reinos, con muy poco contacto entre las distintas razas. El protagonismo de la historia recae en Belthrank, hijo del rey de los elfos y un personaje singular en su cultura, pues al contrario que a sus congéneres, le gusta viajar y conocer otras realidades.

Precisamente esas otras realidades no están yendo muy bien. En las ciudades de los hombres se están produciendo cambios preocupantes, que bien podrían llevar a una guerra entre los principales reinos. Eso por lo que respecta a la alta política. A un nivel más cercano al pueblo llano las noticias también van cobrando un sesgo preocupante, pues de todos los rincones llegan noticias sobre los abusos de un grupo de Comerciantes, que a través de manejos turbios, quizás con la connivencia de parte de los gobernantes, se están haciendo con cantidades inusitadas de propiedades, arrebatándoselas a granjeros y artesanos.

Tierras_Juego

Todo esto es descubierto por Belthrank cuando es enviado por su padre en misión diplomática para detener la actividad de una fábrica que está contaminando un río, y pronto acaba reportando sus experiencias al rey, quien lo pone (de modo un tanto forzado) al mando de sus ejércitos y le encomienda la misión de averiguar quién anda detrás de todo ese embrollo. Para ello cuenta con la ayuda de tres compañeros: una espía, un mercenario y el propio príncipe heredero.

No revelaré mucho más de la trama, salvo para apuntar que estas pesquisas conducen, claro está, a desenmascarar una gran conspiración, que tiene su origen en fuerzas externas pero que busca sobre todo erosionar la estructura social desde dentro. El panorama que dibuja, pese a tratarse de un mundo secundario, nos resulta muy familiar: poderes económicos haciendo y deshaciendo a su antojo, enriqueciéndose a costa de la gente humilde, mientras cuentan con la protección de gobernantes corruptos.

Durante esta última década, la crítica social, que en el género fantástico tradicionalmente se ha servido de la ciencia ficción para hacer llegar su mensaje, se ha orientado más bien hacia la fantasía épica, en un proceso de reinvención que se ha visto claramente plasmado, por ejemplo, en la trilogía de La Primera Ley de Joe Abercrombie (quedando totalmente de manifiesto en “El último argumento de los reyes“). Arkaitz León ha sabido tomar unos arquetipos propios de la clásica lucha entre el bien y un mal nebuloso, primario, para concretizar esa idea general en una confrontación no sólo particular, sino que despierta una fácil e inmediata identificación por parte del lector contemporáneo.

Eso sí, esta innovación se queda en la faceta referencial, porque lo cierto es que a nivel estilístico “Las tierras en juego” no puede ser más tradicional. No es sólo que nos proponga unos elfos de manual, sino que casi todo tiene un regusto muy tolkiniano… pasado por el filtro de los juegos de rol. Desde la construcción del mundo (y la planificación de las ciudades y otros escenarios) al empleo de arquetipos simples (ladrón, guerrero, diplomático…) o incluso las reglas de la magia, todo evoca a los sistemas popularizados por ICE (Iron Crown Enterprises).

mapa-de-mirthad

Tal vez no sea tan evidente como a mí me lo parece, pero en mis tiempos jugué (y diseñé y dirigí) mis buenas campañas del Middle Earth, y no puedo dejar de percibir el andamiaje bajo la redacción.

El principal problema que le encuentro a la narración, sin embargo, gira en torno al personaje de Belthrank, tan por encima de todos los demás que los anula. Ya pueden ser compañeros, que no tienen nada que aportar que el elfo no haría mejor, o enemigos, que no están jamás a la altura. Tal superioridad resta mucha tensión a la historia. Incluso en los momentos de mayor dramatismo, cuando el destino de los reinos pende de un hilo, apenas deja un resquicio para dudar de la capacidad de Belthrank para solventar la papeleta.

Quizás sea precisamente el acusado contraste entre forma y fondo lo que acentúa estas sensaciones que describo. Ante la tremenda vigencia y actualidad de las sublecturas, se crean unas expectativas similares con respecto al continente, por lo que su acentuado clasicismo se hace aún más patente.

El libro en su conjunto, sin embargo, es prometedor,  y una vez limadas las asperezas y superada cierta rigidez argumental (algo que sólo puede proporcionar la experiencia), es de esperar que la serie profundice en las virtudes y siga ofreciendo una fantasía como la que hemos aprendido a esperar hoy en día, en la que los mundos imaginarios no constituyen tanto un escenario evasivo como un reflejo de aquél en el que nos ha tocado vivir.

Agradezco al autor la entrega de un ejemplar eletrónico de la novela para su reseña en Rescepto.

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en febrero 5, 2016.

Una respuesta to “Las tierras en juego”

  1. Gracias, Sergio. Muy acertada y muy profunda tu reseña. Cualquiera que haya escrito un libro agradece un análisis así. Un placer contar con una opinión que, pese a todo, ve un conjunto prometedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: