Darkness weaves

A finales de los años sesenta la espada y brujería volvía a estar de moda. Subida en la cresta de la ola levantada por la primera edición oficial de “El Señor de los Anillos” en EE.UU. (1965), que había generado una auténtica revitalización y recuperación de la fantasía clásica. En 1966 se había empezado a publicar la edición canónica de Lancer de las aventuras de Conan, mientras que ACE se había decantado por compilar las de Fafhrd y el Ratonero Gris.

Karl Edward Wagner se encontraba en los últimos cursos de la facultad de psiquiatría. Gran aficionado a la fantasía y el terror clásicos (y no demasiado a la carrera que estaba estudiando), decidió crear su propio personaje bárbaro, al que bautizó como Kane. En 1970 vio la luz su primera novela con él de protagonista, “Darkness weaves with many shades”, que tan sólo logró publicar en una pequeña editorial especializada en pornografía, con una portada sugerente (para 1970), resumidad y con extensas modificaciones para ajustarla a los gustos de los consumidores habituales.

Darkness Weaves 1st

Tres años después (novela pornográfica escrita bajo seudónimo mediante), Wagner decidió abandonar la psiquiatría definitivamente y hacerse escritor profesional. Ese mismo 1973 vio la luz “Death Angel’s shadow”, una colección de tres novelas cortas de Kane, y en 1975 la primera novela aparecida en una colección especializada, “Bloodstone”, para la que se le encargó la portada a Frank Frazzeta.

Como había ocurrido con Conan, las portadas de Frazzeta (para éste y subsiguientes libros de Kane) hicieron mucho por popularizar al personaje de Kane, que protagonizó otra novela, “Dark crusade” (1976) y una nueva colección de relatos “Night winds” (1978), además de asegurar la reedición restaurada de la novela original, esta vez bajo el título abreviado de “Darkness weaves” (1978).

En 1985 vería la luz una tercera antología, “The book of Kane”, e historias de Kane (algunas ambientadas incluso en nuestro presente), fueron apareciendo regularmente y entraron a formar parte de otras cuatro antologías que llegó a publicar Karl Edward Wagner en vida. Aparte de esto, su producción fue escasa. Tan sólo una novela de ciencia ficción/horror en colaboración y un pastiche howardiano (“Conan y el Camino de los Reyes”, ampliamente considerado como una de las mejores historias de Conan no escritas por Howard), con otro en torno al picto Bran Mak Morn que sigue inédito.

Darkness_Weaves2

Más importante fue su labor editorial, recuperando a través de su propio sello, Carcosa, antologías de autores clásicos y, sobre todo, coordinando durante catorce años la antología “The year’s best horror stories” de DAW books. En 1994 moría a los cuarenta y ocho años, de complicaciones derivadas del alcoholismo.

En español casi toda su obra permanece inédita. Con apenas un puñado de relatos publicados en diversos medios y su “Conan y el Camino de los Reyes” incluido un par de veces en sendas colecciones en torno al cimmerio. Se podría afirmar que el ciclo de Kane es, de hecho, una de las sagas fantásticas más importantes que restan inéditas en nuestro país.

“Darkness weaves”, la novela original (aunque no sólo salió publicada en su versión final la última, sino que ateniendo a la cronología interna ocuparía también esa tercera posición), es una típica obra de espada y brujería (aunque Wagner no era muy amigo de dicha denominación), aunque antes de entrar en detalles sobre su argumento, proporcinaré algunos detalles adiciones sobre su protagonista.

Kane es en muchos aspectos un típico héroe bárbaro. Fuerte y musculoso como un toro, con un sentido moral que podría calificarse con mucha generosidad como relajado y con una habilidad natural para dispensar muerte como quien da un paseo por el parque. Su peculiaridad radica en que es inmortal, o cuando menos insensible al paso del tiempo (teóricamente, puede ser destruido por las armas, aunque sana con mucha mayor velocidad que un hombre corriente y, por supuesto, no envejece ni cambia en modo alguno).

Kane

En ningún momento se llega a mencionar su edad, aunque queda asumido que ha visto pasar milenios, al ser uno de los primeros hombres sobre la faz de la Tierra, maldecido por un dios demente por estrangular a su hermano con sus propias manos. Y es que Kane está lejanamente inspirado en la figura bíblica de Caín (con cuarto y mitad de Solomon Kane, unas cucharaditas de Conan y Fafhrd e incluso algo de Jirel de Joiry), y como (supuestamente) él, es zurdo, pelirrojo y al contemplar sus ojos azules se percibe en ellos la marca del asesino

Kane vaga por el mundo (emulando al judío errante; otra fuente de inspiración directa y confesa es la novela gótica “Melmoth, el errabundo”, de Charles Maturin), en una búsqueda insaciable de propósito, tratando (generalmente en vano) de conquistar por las armas un lugar propio (y dejando a su paso un rastro sangriento). Los incontables siglos le han proporcionado además una erudición nada desdeñable, así como ciertos conocimientos arcanos (sí, poderoso con las armas, con el ingenio y con la magia; ateniendo a que Karl Edward Wagner era también pelirrojo y barbudo es difícil no verlo como una versión idealizada del propio autor, aunque su sempiterna mala suerte lo salvan de caer en los vicios propios del marisuísmo).

Al principio de “Darkness weaves” Kane es un proscrito, buscado por crímenes no explicitados y obligado a refugiarse en una necrópolis abandonada. Desde un lejano reino isleño, un emisario llega hasta él con una propuesta: ayudar a la reina Efrel a vengarse del emperador de Thovnos (que la desfiguró brutalmente y la dio por muerta al saber del complot que lideraba en su contra). Casualmente, doscientos años antes Kane había asolado aquellos mares como pirata, provocando indirectamente la creación de ese mismo imperio que ahora se le pedía derrocar.

Las cosas, sin embargo, son un poco más complicadas de lo que aparentan. Efrel no sólo está loca, sino que es una poderosa hechicera (y quizás algo más), aliada con unas terribles criaturas prehumanas (en la más pura tradición lovecraftiana). Sus ansias de venganza sólo son equiparables a su perfidia, aunque a Kane los motivos últimos le importan bien poco, ya que desde su perspectiva toda vida humana es efímera e insignificante.

darkness_weaves

Toda la novela es un ir y venir de ejércitos, flotas, conspiraciones y contraconspiraciones (en ambos bandos). Cada cierto tiempo, Kane tiene la oportunidad de embutirse en acero y repartir estopa a dos manos (porque si bien es zurdo, a la hora de empuñar el acero tanto le da izquierda como derecha), aunque se nota la bisoñez del autor en unas transiciones bruscas, con capítulos puramente expositivos intercalados entre las grandes escenas de acción, que tampoco hacen gala de un excesivo sentido táctico, lo cual actúa en detrimento de los conflictos navales, a priori el gran detalle diferenciador de la historia.

El otro punto de interés reside en los aliados preternaturales de Efrel, los verdaderamente alienígenas scylredi (una especie de primordiales cefalopodomorfos) y sus en-todo-menos-en-nombre krakens. La novedad que propone Wagner reside sobre todo en una explícita inclusión de elementos propios de la ciencia ficción para describir su tecnología (algo que sería bastante habitual en la espada y brujería setentera, sobre todo en el mundo del cómic), aunque a la postre su participación en la historia no tiene un cierre adecuado, quedando como un mero elemento ornamental.

Y es que en su conjunto la espada y brujería de “Darkness weaves” tiene un fundamento esencialmente estético. Es decir, constituye un escapismo casi puro, sin apenas dimensión filosófica (más allá de cierta atracción, que podría definirse como casi atávica, por la violencia). La inmortalidad de Kane no lo hace significativamente diferente de cualquier otro antihéroe bárbaro salvo en algún que otro minicapítulo suelto y descontextualizado (faceta que posiblemente se pula en ulteriores relatos), y si por algo destaca, es quizás por la despreocupación con que el autor abraza esa ausencia de justificaciones. Kane lucha, Kane mata, Kane sobrevive a lo que le echen. Kane mola y punto. Para comerse la cabeza con dudas existencialistas ya hay otras historias.

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en junio 25, 2015.

4 comentarios to “Darkness weaves”

  1. Gracias por la reseña, Sergio!!. Ojalá lo veamos publicado en castellano un día de estos …
    PD: Magnífico blog. Gracias por eso, también.

    Alvaro

    • Gracias a ti.

      Se publicará seguro, tarde o temprano, es demasiado jugoso para dejarlo pasar (lo que no sé es cómo y con quién andarán los derechos).

  2. y yo que pensaba que era una novela menor dentro del ciclo, menuda trama mas interesante, para tomar contacto con Kane me habían aconsejado Death angel’s shadow, una colección de novelas cortas, posiblemente le de una oportunidad, si bien temo bastante leer en inglés, que njvel se requiera para entender y disfrutar este Kane? aunque a principios de año lei una recopilación de sus relatos de terror, faceta que has ignorado en tu reseña, y no tuve demasiadas dificultades en seguirlo

    un saludo y enhorabuena por la reseña

    • Lo cierto es que no sé mucho de su faceta terrorífica (aparte de como compilador). En cuanto a las novelas… sólo son tres, así que todas deben de ser de una importancia similar. Lo bueno es que, por lo que he leído, la cronología interna es irrelevante, así que tanto da por dónde se empiece (evidentemente, su estilo debería mostrar cierta progresión, pero carezco de suficientes elementos de juicio para confirmarlo).

      Respecto a la dificultad, no deja de ser espada y brujería. Es decir, una literatura muy directa y dinámica. Karl Edward Wagner no poseía el pulso narrativo de Howard, pero seguía proponiendo un disfrute del texto más visceral que intelectual. No creo que plantee grandes desafíos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: