Down and out in the Magic Kingdom (Tocando fondo)

La primera novela del canadiense Cory Doctorow irrumpió con fuerza en 2003 en el panorama de la ciencia ficción, levantando olas como pocos libros de debut, y todo ello pese a tratarse, en contra de la costumbre actual, de una obra cortita y no excesivamente ambiciosa, cosechando una nominación para el premio Nebula y el premio Locus a primera novela, pero sobre todo dando mucho, mucho que hablar.

down_and_out_mk

Uno de los motivos principales de esta recepción cabría encontrarla en el hecho de que fue la primera novela jamás publicada bajo una licencia Creative Commons (recién aparecidas por entonces). Simultáneamente con la edición en papel (por Tor), se liberó en varios formatos una edición electrónica con una licencia que prohibía el uso comercial, y que desde entonces se ha ampliado para permitir la creación de obras derivadas, siempre y cuando mantengan el mismo tiempo de licencia (Attribution-Noncommercial-Share Alike). Como indica el propio autor, mientras no haya dinero de por medio los lectores pueden descargársela de donde sea, compartirla, distribuirla o incluso, si son fetichistas al respecto, imprimirla.

Aquello funcionó. Cory Doctorow atravesó como una bala el muro que se alza ante los autores primerizos y se hizo de inmediato conocido (en una estrategia que luego han replicado autores como Peter Watts, también canadiense), aunque para mantenerse ahí hace falta algo más, y ese ingrediente especial lo aportó la temática de la novela. “Down and out in the Magic Kingdom” (traducida al español por AJEC como “Tocando fondo”, y más tarde en la edición electrónica, gratuita, por supuesto, como “Tocando fondo en el Reino Mágico”) presenta una sociedad post-escasez, en la que el dinero ha dejado de tener sentido y el único valor de cambio es el whuffie, una estimación de la reputación personal, ganada (o perdida) en función de las interacciones sociales.

TocandoFondo

Ah, sí, en la sociedad Bitchun la muerte también ha sido abolida. Ante cualquier accidente (o incluso por capricho), cualquiera puede decidir recargarse en un nuevo cuerpo clónico, con o sin modificaciones, a partir de su último backup. La edad aparente es una cuestión de preferencias, y la inmortalidad es un hecho, interrumpible sólo por la decisión consciente de entrar en estado de deadhead (reversible o no).

No se ofrece explicación alguna para todo esto. Se asume que algún avance científico, relacionado posiblemente con la obtención de energía infinita, ha posibilitado todos estos cambios. Nos adentramos de lleno en una sociedad ya consolidada (con más de cien años sus espaldas). La única estructura supraindividual con algún tipo de sentido (aparte de los emparejamientos más o menos exclusivos) son las adhocracias, u asociaciones voluntarias para llevar a cabo una tarea en concreto (que redundará a su vez en un incremento del whuffie de todos los miembros).

Down&out

El protagonista (y narrador) de la novela es Julius, un hombre de ciento cuarenta años en su cuarta reinvención, que ha acabado recalando en Disney World para unirse a la adhocracia que gestiona Liberty Square, una de las seis zonas del parque de atracciones (que incluye el Salón de los Presidentes y la Mansión Encantada).

Todo parece irle bien, junto con Lil, su novia actual (de un 15% de su edad, con sólo 23 años reales), hasta que reaparece en su vida Dan, un viejo amigo que solía disponer de reservas ilimitadas de whuffie pero que se ha encontrado de repente sin propósito para seguir viviendo… ni resolución para acabar con su existencia.

A partir de ese instante todo parece torcerse. Jules es “asesinado” y una adhocracia rival aprovecha, teniendo conocimiento previo del crimen o no, el caos resultante para apropiarse de la gestión del Salón de los Presidentes. Este hecho obsesiona a su yo restaurado, que se lanza, con más ímpetu que sentido estratégico, a una campaña activa por evitar la absorción también de la Mansión Encantada, con una torpeza tan manifiesta que su whuffie empieza a bajar y a bajar y a bajar…

Tocando_fondo_Electronico

“Down and out in the Magic Kingdom” es una novela lineal y simplona, sustentada en un conjunto de ideas tremendamente sólidas y sugestivas. Su mayor problema reside en su protagonista, que no exhibe ni la experiencia que por su edad se le presupone ni la inteligencia de la que alardea, sino que más bien se limita a corretear como un pollo sin cabeza, golpeándose contra cada muro que el destino (léase “el autor) pone en su camino.

Una novela de estas características precisa mantener al lector deslumbrado de continuo, para no dejarle mirar más allá del escenario hacia los huecos de la tramoya. Es lo que consigue, por ejemplo, Charles Stross con “Accelerando” (publicada como libro en 2005, pero habiendo aparecido sus novelas cortas constituyentes entre 2001 y 2004), o unos pocos años después Vernor Vinge con “Al final del arco iris” (que incluye lo que bien podría ser una guerra de adhocracias… elevada a la enésima potencia de locura). “Down and out in the Magic Kingdom” se queda un poco atascada por el camino, manteniéndose sociológicamente relevante pero con carencias a nivel de trama.

Pese a ello, las ideas de base han demostrado poseer un atractivo que trasciende a la propia novela. No es difícil encontrar referencias a la sociedad Bitchun y al sistema de reputación por whuffie. En el fondo, “Down and out in the Magic Kingdom” es una utopía postcapitalista (e incluso postdemocrática, al menos en su foma representativa), y aunque precise la concurrencia de prerrequisitos más mágicos que realistas, no deja de ser un concepto que resuena con fuerza (y cada vez lo hará más) en nuestra sociedad.

downandout2copy

Como decía al principio, “Down and out in the Magic Kingdom” fue finalista del premio Nebula en 2005 (aquella edición resultaban elegibles las novelas publicadas durante los dos años anteriores), que acabó ganando “Paladín de almas”, de Lois McMaster Bujold, que ya se había hecho con el Hugo.

La novela sigue disponible para su descarga gratuita en la propia página del autor (y la versión en castellano debería circular por ahí, aunque la desaparición de AJEC haya hecho que se pierdan los enlaces de descarga “oficiales”).

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

~ por Sergio en mayo 13, 2015.

4 comentarios to “Down and out in the Magic Kingdom (Tocando fondo)”

  1. Vaya, recuerdo haber escuchado de esta novela precisamente por la licencia en su momento, hace ya más de una década. La leí relativamente recientemente y coincido en que resulta mas entretenida de lo que podria parecer. En esta ocasión me ha parecido muy corta tu reseña pues muy apenas dibuja el mundo que describe Doctorow.

    • Unas mil palabras, la longitud estándar.

      Sobre lo de no revelar demasiado del mundo, es hasta cierto punto premeditado. La gracia de la novela está en ir descubriéndolo. Contar más de la cuenta en ese sentido podría echar a peder la experiencia lectora de alguien que no conociera la novela y decidiera abordarla a raíz de la reseña.

  2. Creo que eso lo explica. Será que aun la tengo bastante fresca en la memoria. Curiosamente, aunque la leí hace ya unos años “El hombre en el laberinto” la recuerdo muy bien y la reseña me dió la impresión de ser muy completa y aún así no arruinar la experiencia para futuros lectores. Ahora que lo pienso creo que mucho se debe a que en Down and out hay un misterio que es fundamental para la trama.

    Como siempre, gracias por tu blog.

    • Es que un Silverberg de su época dorada (1967-1972) es un regalo para cualquier reseñador. Lo dífícil sería no encontrar algo interesante que comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: