Erewhon

Entre las grandes novelas satíricas de la era victoriana se cuenta la influyente “Erewhon” (1872), de Samuel Butler, que al adoptar en parte el modelo de la literatura utópica (hasta el punto de que el título es, con un pequeño baile de letras por cuestiones eufónicas, “Nowhere” al revés) para denunciar los males de su sociedad, sirvió de inspiración reconocida para dos de las grandes antiutopías del siglo XX: “Un mundo feliz” de Aldous Huxley y “1984” de George Orwell.

Erewhon

Se trata de una narración en primera persona, a través de la que el autor pretende presuntamente recabar financiación para abordar una gran empresa: el retorno, con afán evangelizador, al país de Erewhon, que había descubierto en el transcurso de sus exploraciones en busca de terreno apto para el ganado lanar en una lejana colonia de la que se abstiene de dar excesivos detalles (todo ello basado en las propias experiencias de juventud de Butler en Nueva Zelanda). Anticipando también las narraciones de imperios perdidos de Henry Rider Haggard, este narrador se tropieza con una gran civilización desconocida para el mundo, modelada como un reflejo distorsionado de la sociedad británica contemporánea.

Butler se preocupa por mostrar lo absurdo de algunos de los planteamientos de la cultura erewhoniana, para a continuación, cuando esto ya se encuentra plenamente establecido, insinuar, casi siempre mediante metáforas cada vez más reveladoras, sus paralelismos con algún uso o institución británicos. Así, por ejemplo, empieza apuntando sus dardos contra las instituciones penales (en Erewhon los deslices criminales son considerados meras dolencias que deben ser tratadas por rectificadores, mientras que las enfermedades físicas constituyen delitos merecedores de castigo), la religión (con los “bancos musicales”, unas instituciones tradicionales a las que cada vez acude menos gente y que resultan bastante inútiles en general), la relación entre padres e hijos (desarrollando la filosofía de que el hijo ha nacido por propia voluntad, alterando la paz conyugal, por lo que debe estar por siempre sujeto al dominio de los padres) o el vegetarianismo (cuyos principios va extiendo poco a poco por medio de la lógica hasta llegar a una prohibición de matar y comer cualquier ser vivo, ya sea animal o planta).

erewhon.bruguera

En todas estas cuestiones se aprecia no sólo el afán satírico del autor, cuyo modelo puede encontrarse en “Los viajes de Gulliver” de Jonathan Swift (1726), sino también la influencia de su propia vida, pues él mismo era hijo de un padre tiránico, un clérigo anglicano mediocre, hijo a su vez del distinguido obispo Samuel Butler. Fue precisamente por poner tierra de por medio con su familia que emigró a Nueva Zelanda, abandonando de paso sus estudios para entrar a su vez en la iglesia (sus dudas acerca de las virtudes morales del bautismo encuentran también lugar en “Erewhon”). Este conflicto familiar lo describió con mayor detalle en la novela autobiográfica “The way of all flesh”, que no se publicó sino póstumamente, tras su muerte en 1902 (escrita casi veinte años antes, tal fue el deseo de Butler por no perjudicar a su familia).

La novela constituyó un enorme éxito de partida, gracias a dos circunstancias afortunadas. Por un lado, la publicación temprana de dos críticas muy elogiosas en medio influyentes, y por otro la confusión respecto a su posible autoría. Dado que se publicó en principio anónimamente, el público la relacionó con “The coming race” (1871), de Edward Bulwer-Lytton (por entonces un escritor muchísimo más famoso). Las similitudes superficiales (son ambas utopías satíricas) la hicieron aparecer a ojos de los lectores como una secuela (aunque en realidad llevaba ya varios años a la búsqueda de editor y algunos fragmentos de la misma he habían escrito hasta una década antes), aunque los dardos de Butler llevan mucha mejor puntería (por no hablar de que su calidad literaria es muy superior, aunque es algo que no se le reconoció hasta mucho después).

Erewhon- Book of the Machines

Aparte de todas estas consideraciones, “Erewhon” es también famosa por uno de sus episodios, titulado dentro de la novela como El Libro de las Máquinas (aunque de hecho había sido ya publicado en Nueva Zelanda en 1863 como una serie de artículos que se iniciaron con “Darwin among the machines”). Se trata de reflexiones surgidas de aplicar los conceptos evolutivos, tal y como aparecieron en “Sobre el origen de las especies” de Charles Darwin, publicado por primera vez en 1859, a las máquinas, considerándolas un nuevo tipo de ser vivo destinado a sustituir a los animales (y al hombre), tal y como estos habían cobrado preponderancia sobre los vegetales.

El Libro de las Máquinas es, ante todo, una crítica a la deshumanización de la revolución industrial, a las desigualdades sociales, a la obsesión por el progreso (y, al mismo tiempo, en contra del extremismo de los luditas, pues en Erewhon triunfaron, proscribiendo todo adelanto de los 276 años previos, dejando su tecnología estancada en un nivel equivalente al de nuestro 1600). Su fundamento en principios científicos, sin embargo, lo convierten en el primer germen de un concepto tan cercano como es el de la singularidad tecnológica. Al aplicar con meticulosidad los argumentos darvinianos, trasciende el mito del golem (la creación que se revela contra el creador, que inspiró el “Frankenstein” de Mary Shelley) o lo materializa, dejándolo no como fábula moral, sino como una anticipación científica (si bien involuntaria).

erewhon-by-butler-book

Un año antes de su muerte, en 1901, Samuel Butler publicó “Erewhon revisited” (Twenty Years Later: Both by the Original Discoverer of the Country and by His Son), una secuela considerada muy inferior y que, de hecho, no replicó el éxito de la novela original.

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en agosto 26, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: