The dream-quest of unknown Kadath (La búsqueda onírica de la desconocida Kadath)

La narración más extensa del ciclo onírico de H. P. Lovecraft nunca llegó a ser publicada en vida del autor. Completada en 1927, hubo que esperar a 1943 para que fuera recopilada por Arkham House, el sello creado específicamente por August Derleth para recuperar la obra de su amigo fallecido (y que luego publicaría la obra de otros muchos autores).

Antes de entrar en más detalles sobre ella, quisiera detenerme en lo de las fases en la producción de Lovecraft, cuyas dos primeras el propio autor definió como sus etapas Poe y Dunsany (es decir, la prolongación del prolongación del romanticismo macabro americano y la exploración de la fantasía onírica). A lo largo de ambas, Lovecraft fue buscando su propio estilo, en una exploración temática, filosófica y estilística que desembocó en sus famosos Mythos (podría señalarse como hito que marca el inicio de esta etapa de madurez la escritura de “El color que vino el espacio”, en marzo de 1927).

The-Dream-Quest-of-Unknown-Kadath

Antes de que llegara la producción que le aseguraría un lugar de honor en la historia de la literatura (fantástica al menos), y que comprende apenas una decena de textos de distinta longitud, tanto su obra macabra como la onírica alcanzaría su cenit ese mismo 1927, con la novela “El extraño caso de Charles Dexter Ward” (que tampoco vería la luz hasta 1941, después de la muerte del autor) y la novela corta que nos ocupa.

Dejando de lado la primera, quisiera centrarme ahora en qué es eso de la fantasía onírica, que Lovecraft cultivó entre 1918 (“Polaris”) y 1927 a lo largo de una veintena de textos, siguiendo el modelo de Lord Dunsany en antologías como “Los dioses de Pegāna” (1905) o “Cuentos de un soñador” (1910). Básicamente, la fantasía onírica busca evocar las maravillas del mundo de los sueños, un reino donde nuestra imaginación no se encuentra restringida por las fronteras rígidas de la realidad, constituyendo primordialmente una celebración de la fantasía y una rebelión contra la comparativa fealdad de el mundo físico y cotidiano. Literatura que se toma el concepto de escapismo al pie de la letra, escenificando una huida a reinos de ensueño (con una actitud pasiva, a menudo meramente contemplativa, del soñador).

La búsqueda en sueños de la ignota Kadath y otras aventuras oníricas de Randolph Carter - H.P. Lovecraft

En su ensayo “Sobre los cuentos de hadas”, Tolkien descartó específicamente a la fantasía onírica como una forma pura de literatura fantástica (en contraposición a los sueños etéreos, él abogaba por la creación de mundos secundarios), lo cual no quita que constituyera un importante rama del romanticismo tardío, que tal vez alcanzó sus más altas cotas con “La ciudad del sol poniente” (también traducida como “La búsqueda onírica de la desconocida Kadath” y “La búsqueda en sueños de la ignota Kadath”).

Por supuesto, tratándose de Lovecraft (e inscribiéndose en la tradición romántica estadounidense), era inevitable que el sueño deviniera en ocasiones en pesadilla.

La historia se inicia con el protagonista, Randolph Carter (un alter ego del propio Lovecraft), soñando por tres noches seguidas con una ciudad maravillosa que le llama y que, pese a todos sus esfuerzos, no puede volver a recuperar en inmersiones posteriores en el mundo de los sueños. Así pues, decide emprender una búsqueda en pos de los Viejos Dioses de la Tierra, que habitan en la mítica Kadath, para rogarles que le permitan volver a contemplar su ciudad. Randolph Carter desciende los setenta escalones del sueño profundo y emerge en el Bosque Encantado, el lugar de las amplias regiones oníricas más cercano a la vigilia.

Dreamquest

A partir de ahí, vive diversas aventuras, a veces auxiliado (por los gatos de Ulthar o los gules del inframundo) y otras perseguido (por las criaturas-sapo de la Luna y sus esclavos semihumanos, los pájaros shankta o el inefable monje con el rostro cubierto con seda amarilla del templo en la infausta meseta de Leng), pero siempre bajo la sombra de los viejos dioses y, por encima de ellos, los ignotos Dioses Exteriores, con el sultán Azazoth, royendo en la oscuridad, y su mensajero Nyarlahotep, el Caos Reptante.

A nivel narrativo, la historia adolece de cierta rigidez, pero como presentación de un escenario fantástico es capaz de rivalizar en inventiva con cualquier obra anterior o posterior. El “héroe” sigue siendo un protagonista bastante pasivo, pero lejos de limitarse a contemplar extasiado las maravillas y rarezas del mundo de ensueño, tiene una misión que cumplir, y ello le empuja en un viaje en el que poco a poco van encajando las piezas sueltas para constituir un entramado tan sólido como fascinante, llegando a constituir una de las cumbres más desconocidas de la literatura de fantasía.

Aventuras oniricas de Randolph Carter H.P. Lovecraft

Los aspectos filosóficos de la historia tampoco resultan desdeñables. Por un lado está su evidente importancia en la configuración del estilo y temática lovecraftianos, con sus panteones infames derivando poco a poco hacia los terrores cósmicos (es decir, alienígenas) de su producción tardía. En muchos sentidos, de hecho, podría considerarse “La búsqueda onírica de la desconocida Kadath” (mi traducción preferida) como un ensayo general para la mucho más madura “En las montañas de la locura” (escrita en 1931 y publicada en 1936). Pero también encontramos en sus páginas una reflexión acerca de la añoranza por la fantasía y la inocencia perdidas de la niñez (que amplía temas desarrollados en otra aventura de Randolph Carter, “La llave de plata”, escrita en 1926 y publicada en 1929, donde también reflexiona sobre la angustia existencial de la pérdida de unos mitos infantiles, en parte religiosos, pero también fantásticos, que la fría ciencia no puede reemplazar).

Randolph Carter aparece en otras dos narraciones menores. En primer lugar está “La declaración de Randolph Carter”, de 1920, un cuento macabro de interés bastante limitado. Mucho más significativo es “Lo innombrable” (1925), un relato clave para entender el horror lovecraftiano, que no nace de lo comprensible, sino más allá del limite de la abarcable por la mente humana (en otras palabras, de establecer restricciones a lo que el ser humano puede llegar a conocer, apartándolo del centro del universo y poniéndolo a merced de horrores tan incognoscibles como innombrables).

TheDreamQuest

La mayor parte de las recopilaciones actuales complementan el ciclo de Randolph Carter con una o dos aportaciones externas, la más común de las cuales es “A través de las puertass de la llave de plata” de E. Hoffmann Price (1934) que, sin carecer por completo de sus propios elementos de interés, sí adolece de la filosofía subyacente que confiere su singularidad a la obra de Lovecraft y la separan de tantos imitadores que se que quedan en un esteticismo más o menos superficial.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en julio 31, 2014.

7 comentarios to “The dream-quest of unknown Kadath (La búsqueda onírica de la desconocida Kadath)”

  1. Uno de los mayores placeres que he tenido desde siempre como lector: leer y releer esta fascinante novelita que me tiene enamorado desde la post-adolescencia. Supongo que parte de su eficacia es, como dices, la actuación del soñador, la misión que busca completar y que le lleva a desvelarnos de manera activa las maravillas y los terrores (también maravillosos) de ese completísimo país de los sueños. Otra parte -al menos para mí- es lo bien que encajan esas ensoñaciones con las del lector. No por los detalles, sino por el tono, lo bien que se reflejan nuestras particularidades en ese paisaje tan paradójicamente concreto. No sé explicarlo mejor. Una maravilla que me ha hecho disfrutar con su lectura y con su rememoración (y no precisamente por el estilo algo plúmbeo de Lovecraft, que al menos aquí aligera un poco). ¡Incluso en su día tuve la pretensión de intentar convertirla en video juego!

    • Pues alguien ya hizo una aventura conversacional para Spectrum en 1988.

      A lo que yo le tengo muchas ganas es a una película amateur de animación que se rodó con la colaboración de voluntarios de todo el mundo y se estrenó en 2003.

  2. Coooño! Lo del Spectrum me deja de piedra! Y ese fanfilm lo busco también ya!!!

  3. ¡Pues he encontrado el juego y ahora mismo lo estoy jugando en un emulador on-line! Por si a alguien le interesa:

    Full title Dream-Quest of Unknown Kadath, The
    Year of release 1988
    Publisher Bolsoftware Communications Ltd (Spain)
    Author(s) Francisco-Xavier Morell Gonzalez, Dan Colour
    Inspired by H.P. Lovecraft (USA) (book: Dream-Quest of Unknown Kadath, The)
    Machine type ZX Spectrum 48K
    Number of players 1
    Controls Keyboard
    Type Adventure: Text
    Message language Spanish

  4. La verdad es que es un horror. No hay manera de pasar la segunda pantalla. Yo tampoco tuve nunca paciencia para las conversacioales, excepto con Cozumel.

    • A Cozumel (y Jabato) jugué ya en su versión en PC (con gráficos en CGA), aunque en realidad me enganché al género con las primeras aventuras gráficas de Sierra on Line (que todavía eran de teclear los comandos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: