Nekromanteia: rituales de los muertos

Etham Loss es un nigromante, alguien que practica la magia ritual para invocar los espíritus de los muertos, extraerles a la fuerza sus secretos y atarlos, si lo desea, a su voluntad, para que le sirvan en propósitos diversos. Desde hace semanas vive obsesionado con invocar el de Mara, su última pareja, que pese a todo cuanto sabía de la muerte y la ausencia de todo propósito más allá (o quizás por eso), se había suicidado, abriéndose las venas en la casa que compartían.

Noche tras noche, dibuja círculos y pentagramas en el suelo, orlados de símbolos cabalísticos, y noche tras noche fracasa en su intento por atar aquello que pueda quedar de la voluntad de Mara a la suya propia. Aquello se ha transformado en una obsesión que lo domina. Necesita saber por qué. Necesita comprender qué la impulsó a abandonarlo de un modo tan estúpido y expeditivo. Su vida, que nunca ha sido muy ordenada, se descontrola y se hunde por completo en la degradación más absoluta. Pero las cosas aún pueden empeorar.

Etham Loss empieza a sufrir la persecución de algún poderoso nigromante, de toda una secta incluso, que le obliga a caer en la trampa de la magia infernal, más poderosa pero conllevando también un precio terrible y una mancha que ya nunca se podrá limpiar. Simultáneamente, se empiezan a suceder una serie de crímenes atroces por toda la ciudad, con el sello inconfundible de la magia nigromántica; y eso es sólo el principio, pues pronto los cadáveres empezarán a revivir y la ciudad, el mundo entero quizás, irá precipitándose lentamente, como un cadáver que se pudre, hacia el abismo.

nekromanteia

Daniel P. Espinosa ha compuesto una obra obsesiva, oscura, malsana, un poco desquiciada… vamos, exactamente igual que su protagonista, Etham Loss, un mago que poco tiene que ver con la imagen popular de los hechiceros. Lo interesante del asunto es que el autor no ha recurrido por entero a su imaginación para delinear este mundo tenebroso de rituales, necrofilia, espíritus, invocaciones, larvas y fuerzas infernales, sino que ha indagado en los viejos grimorios de magia que han circulado por Europa desde el siglo XIV (referenciando ritos anteriores) para ofrecer una visión “realista” de la magia ritual, haciendo una síntesis casi tan imposible como fascinante.

A tal efecto, encontramos al inicio de cada capítulo citas de estos libros, desde la “Filosofía oculta” de Cornelius Agrippa a la “Magia en teoría y práctica” de Aleister Crowley, añadiendo fragmentos de otras fuentes como la Biblia, la Odisea y textos del filósofo Emmanuel Swedenborg (que también es una de las principales fuentes de inspiración de “Más allá de los sueños”, de Richard Matheson) y el espiritista Allan Kardec (cuya obra inspiró “Lumen”, de Camille Flammarion). Entre todos conforman un conjunto heterogéneo y, al mismo tiempo, plagado de referencias cruzadas, del que es difícil extraer una síntesis coherente. El autor, por todo cuanto puedo juzgar, sale bastante bien parado en este empeño. Quizás incluso un poco demasiado.

Me explico: la magia ritual, al parecer, bebe una y otra vez de las mismas fuentes originales, a las que se añaden reinterpretaciones, cambios estéticos y prestamos de diversa índole. Si intentas podar lo accesorio, lo que queda es un conjunto bastante limitado, sobre todo a nivel formal, de rituales, que a lo largo del libro se tornan un tanto repetitivos, con los mismos nombres arcanos (de Dios y de los demonios) invocados una y otra vez. No me cabe duda de que existen sutiles modificaciones, pero no resultan evidentes, y ello a la postre confiere a la novela un sabor reiterativo, que se ve agravado por otra pequeña imperfección:

“Nekromanteia: Rituales de los muertos” (Dolmen Editorial, 2013) es un libro intenso, tremendamente intenso. De hecho, no ceja un momento en su intensidad. Desde prácticamente la primera página aprieta con fuerza y no suelta, lo cual estaría muy bien, si no fuera un poco contraproducente mantener esa intensidad casi invariable durante cuatrocientas páginas. En una novela son tan importantes los picos como los valles, y me da la impresión de que en este caso la ausencia, cuanto menos parcial, de los últimos, no permite brillar a los primeros (el clímax, por ejemplo, resulta curiosamente plano, en comparación con todo lo demás).

nekromanteia_contra

Es una pena, porque tengo la impresión de que si esto es así, se debe al empeño del autor por hacer algo distinto, por no caer en lo fácil y trillado. Un libro como “Nekromanteia” hubiera podido caer con facilidad en el molde procedimental, o entregarse en exceso a los clichés de la novela negra (camino al parecer explorado inicialmente). En vez de ello explora su propio camino, y no seré yo quien niegue que esa misma intensidad agobiante casa bien con la personalidad obsesiva de Etham Loss.

Loss es un personaje complejo. No es en modo alguno un antihéroe (un Constantine Hellblazer de imitación), sino que es un hombre descreído, marcado por mirar día tras día al abismo a los ojos, que arrastra un enorme vacío existencial que lo deshumaniza y lo hace monstruosamente egoísta. Al mismo tiempo es alguien digno de lástima, sin auténticos objetivos salvo un irreprimible deseo por prolongar, quién es capaz de imaginar con qué fin, su vida miserable. Pese a su suficiencia y a su desprecio, lo que lo mueve realmente es su temor a la muerte, a desvanecerse poco a poco en el vacío, y hará cualquier cosa con tal de prevenir ese destino ineludible (el sueño último de los magos de todas las épocas). De hecho, su búsqueda de Mara no está impulsada por el amor, sino por la indignación, por el deseo de saber el porqué prefirió la nada a él, y también, creo yo, por la envidia, porque ella se atrevió a afrontar el rostro de la muerte y negarle su poder.

En el fondo, pues, es la muerte la protagonista del libro. La muerte y lo que puede o no puede haber más allá. Eso sí, avisados estáis. Cuidado con obsesionaros. Podrías acabar como Etham Loss.

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en julio 28, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: