Estrellamoto

Tras la magnífica acogida de su primera novela, “Huevo del Dragón“, Robert L. Forward decidió escribir una continuación, que se publicó cinco años después, en 1985, bajo el título de “Estrellamoto” (“Starquake”). La acción de la misma retoma la historia justo donde terminaba aquélla, con la expedición humana a la estrella de neutrones Huevo a punto de recoger bártulos e iniciar el viaje de regreso a la Tierra. Sólo que dos inesperados accidentes echan al traste estos planes y ponen en graves apuros no sólo a los tripulantes del Matadragones, sino también a la mismísima civilización Cheela, que por entonces ya había alcanzando un estadio tecnológico muy superior al de nosotros los pausados.

starquake

El primer accidente afecta al sistema de compensación gravitacional del módulo de exploración humano. Un micrometeorito destruye los cohetes de posicionamiento de una de las cinco masas de monopolos compensadoras (que evitan la aparición de fuerzas de marea equivalentes a 200 g por metro), alterando la geometría del sistema y condenando a los exploradores a una muerte segura en no más de cinco minutos… claro que eso equivale a más de diez años subjetivos en el mundo mediado por reacciones neutrónicas de los cheela.

A lo largo de esta primera parte de la novela, asistimos al proyecto del ingeniero Red-Risco (uno de los cheela más ricos y brillantes) y el almirante Estrella-Fugaz (luego Rebana-Acero y aún más tarde Gatea-Corteza) para solucionar el problema, empeño que se enfrenta a la burocracia y los retrasos en asignar fondos a un asunto de escasa urgencia (para los cheela). Todo ello refleja sin duda experiencias del propio Forward durante su trabajo para Hughes Aircraft (que abandonó en 1987 para dedicarse a la escritura y a la consultoría privada para empresas aeroespaciales).

Solucionado el problema, con buena parte de los efectivos todavía en órbita, un estrellamoto (con una magnitud que en la Tierra sería equivalente a 16 en la escala de Ritcher, algo así como un millón de veces más intenso que el mayor terremoto jamás registrado) sacude Huevo, destruyendo la civilización y dejando apenas cuatro cheelas con vida sobre la corteza estelar.

estrellamoto

A partir de ahí la historia da un giro, pasando a desarrollarse los acontecimientos a lo largo de generaciones de cheelas, todo un día humano. En Huevo, los escasos supervivientes, liderados por la sensual actriz Qui-Qui (que se salva por ser poseedora de uno de los pocos aeroplanos de Huevo y encontrarse en vuelo durante el estrellamoto), tratan de recuperar la fauna y la flora (a partir de una pequeña reserva experimental, que ha esquivado la destrucción por encontrarse en una cámara subterránea amagnética), al tiempo que formar (y criar) una nueva generación de ingenieros que pueda poner en marcha alguna de las anticuadas catapultas gravitatorias para que los exiliados en el espacio puedan regresar.

En este punto, “Estrellamoto” entronca con las grandes novelas catastrofistas (como “El martillo de Lucifer” de unos años antes), convirtiendo la lucha por la supervivencia de la civilización cheela en toda una epopeya, donde no faltan ni los líderes carismáticos (mantenidos con vida a través de sucesivos rejuvenecimientos gracias a una tecnología recién descubierta), ni los dolorosos fracasos, mientras la milagrosamente recuperada población en Huevo va derivando hacia una edad oscura, bajo la impotente mirada de los espaciales. A la postre, la ayuda humana, se mostrará de nuevo crucial, mientras la tecnología de materiales hiperdensos se lleva al límite para salvar tanto a cheelas como a humanos.

“Huevo del Dragón” fue sin duda una novela más sorprendente, pero tal vez “Estrellamoto” la supere desde una perspectiva literaria (sin pasarse, claro). Se beneficia de un enfoque más claro, con la resolución de tres crisis (la última ocupa apenas unas páginas y considero preferible no meterme mucho en ella, pues casi me costaría más exponerla que a Forward solventarla) y unas apuestas altísimas en juego (lo cual la hace menos episódica que la historia de la civilización del primer volumen y más rica en tensión dramática).

Starquake_renewed_novel_cover

En cuanto a la ciencia… Con buen tino Forward se abstiene de intentar explicar demasiado. Baste con saber que todo cuanto emplea se apoya en los más avanzados desarrollos científicos e ingenieriles del momento (y aún especulación de frontera hoy en día)… forzando las ecuaciones de Einstein hasta los límites en que dejan de ser efectivas para describir la física de la materia degenerada, con campos gravitatorios y magnéticos colosales, singularidades en polvo utilizadas como fluido de bobinas, vulneraciones locales de la causalidad y viajes en el espacio-tiempo; todo ello sustentado en estudios de física teórica, algunos de ellos parte del trabajo especulativo del propio Forward (como la fuente espacial, una alternativa magnética al ascensor espacial a la que contribuyó significativamente en un artículo de 1981).

“Estrellamoto” es hard extremo. Tanto que el común de los mortales nos tenemos que conformar con aceptar lo que se nos describe (sin excesivo detalle) como un artículo de fe. Pese a todo, la ciencia ficción bien fundamentada en planteamientos científicos, aunque éstos no se desarrollen en el propio texto (so pena de convertirlo en un tratado de física, o cualquier otra disciplina igual de esotérica), rezuma cierta aura de verosimilitud. De algún modo, podemos percibir, sin necesidad de aprehenderla por completo, la coherencia interna (al menos si el autor nos ahorra las paradojas más contraintuitivas), y ahí reside, precisamente, las fascinación de este subgénero.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en enero 6, 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: