Iron Man 3

Iron Man es el personaje estrella de la reciente irrupción de Marvel (Disney) en el mundo de la producción. Hasta hace muy poco, el veterano sello se limitaba a vender una licencia y explotar el merchandising. Los resultados de esta estrategia variaron en calidad. Por cada X-Men 2 había un, en fin, un X-Men 3. La decisión estratégica de asumir las riendas y controlar de arriba abajo todo el proceso se ha probado… inspirada.

Aparte de la supervisión sobre los guiones, la gran baza de la compañía ha sido la exitosa traslación del concepto Universo Marvel al cine. En vez de una serie de películas totalmente independientes, los diversos proyectos se apoyan entre sí a través de pequeños detalles que sugieren que todas las historias acontecen en un mismo marco: una realidad alternativa, aunque coherente, cuajada de maravillas. La fiesta de graduación del proyecto aconteció el año pasado con el estreno mundial de la primera película de Los Vengadores, uniendo las fuerzas de todos sus personajes Iron Man, Thor, el Capitán América y Hulk (además de los secundarios Ojo de Halcón, Viuda Negra y Nick Furia; las licencias de Spiderman, los Cuatro Fantásticos y los mutantes de la Patrulla X aún no han revertido en Marvel, razón por la cual sus respectivas series no forman parte del mismo “universo”), que se convirtió en la segunda película más taquillera de todos los tiempos.

ironman3

Pese al superéxito de la película de Joss Whedon, nadie pone en duda que la columna vertebral del proyecto lo constituye el Tony Stark/Iron Man encarnado por Robert Downey Jr. Por ello, resultaba crucial borrar el mal sabor de boca dejado por su segunda aventura, para lo cual “bastaba” con aplicar las enseñanzas positivas aprendidas en la primera entrega… y no reincidir en los errores de su secuela. Pues bien, tan sólo puedo decir una cosa: conseguido.

La buena fortuna del primer Iron Man (considerado hasta entonces un personaje secundario, desconocido para el gran público), cabe achacarla en parte a su buena disposición por apartarse del camino trillado y explorar posibilidades nuevas. Los espectadores estaban cansados del típico arco dramático de presentación de un superhéroe, escenificado a menudo como un rito de madurez. Tony Stark no es un personaje de ese tipo. Su aproximación a la situación es la de un niño grande con un juguete nuevo. Disfrutaba, y nos hacía disfrutar a nosotros. La situación no le dominaba, sino que le daba aún más libertad para ser él mismo.

iron-man-3-poster-ben-kingsley

Con la segunda película se equivocaron. Aplicaron a rajatabla el Manual para la “Perfecta” Secuela. Tenía que ser más oscura, debía poner en duda la continuidad del personaje y había que subir las apuestas (lo que supone un cambio cuantitativo, pero no cualitativo). Por el camino se olvidaron de proporcionar algo nuevo, y de Stark, sobre todo después de la rueda de prensa con que concluía la cinta de presentación, nos habíamos preparado para esperar lo inesperado. La enseñanza es clara. Cada superhéroe es, o debería ser, un mundo. Intentar cortarlos a todos por el mismo patrón es un error, una muestra de inmadurez (del género en su faceta cinematográfica). En estos momentos, cuando además nos encontramos con cuatro, cinco o seis películas de superhéroes al año (al menos tres de ellas superproducciones), toca currárselo un poquito más.

La primera decisión, que marca el curso del proyecto, es significativa. Los guionistas deciden obviar la segunda entrega y plantear “Iron Man 3” como secuela directa de “Los Vengadores”. Por muy multimillonario, genio y playboy que sea, Tony Stark es un humano corriente. ¿Cómo podría afectarle el enfrentamiento con un dios y un ejército de alienígenas? ¿Su experiencia transdimensional? ¿Su muerte (transitoria)? Respuesta: Estrés postraumático.

iron-man-3-international-poster

Es un desarrollo más ingenioso de lo que parece a primera vista. Iron Man es un personaje que se oculta tras una coraza. Bastaba con exacerbar esa característica para mostrarnos a un hombre que utiliza sus armaduras para aislarse, literalmente, del mundo. A lo largo de la película vemos cómo evoluciona este concepto. Desde la acumulación obsesiva de modelos a su función como santuario en medio de un ataque de ansiedad. Por último, incluso utiliza sus juguetes como avatares, para no tener que lidiar en persona con el mundo.

A partir de aquí el camino terapéutico es evidente. Hay que sacar al hombre de la coraza, enfrentarlo al mundo con sus propios recursos, permitirle redescubrir las raíces de su fortaleza y, en última instancia, liberarse.

Todo ello se consigue de forma magistral, integrando las distintas etapas del proceso en la trama, e incluso aprovechando algunos elementos para reforzar la conexión entre distintos puntos de la historia (como en la escena de los “monos”). E incluso deja espacio para un subtema secundario. “Iron Man 3” tiene algo que decir sobre la Guerra Contra el Terror. Ahí no está tan fino, cierto, pero al menos lo intenta, y como poco se marca un buen tanto al burlarse irónicamente del cambio de nombre de War Machine a Iron Patriot.

iron-man-3-poster-Pepper-Potts

También apunta en la dirección correcta el intento por dotar a Pepper Potts de un poco más de entidad, sacarla de la sombra de Tony Stark. Por desgracia Gwyneth Paltrow, aparte de exhibir una forma física envidiable, no tiene mucho sobre lo que trabajar. Su desarrollo se percibe apresurado, forzado y, lo que es peor, truncado. Al finalizar no hay evolución, sino un rocambolesco lazo que se curva sobre sí mismo para volver a los inicios. Otro tanto, agravado, puede decirse de los villanos. Ben Kingsley está absolutamente desaprovechado y Guy Pearce carece de la personalidad necesaria para servir de contrapeso a Tony Stark (algo que resulta muy patente durante el clímax, del que también se podría decir que se alarga en exceso). La peor parte, sin embargo, se la lleva Rebecca Hall. La evolución de su Maya Rudolph es incoherente, y su reflexión en torno a la responsabilidad de los científicos sobre la aplicación de su investigación es superficial y manipuladora (ah, sí, y la ciencia no tiene ni pies ni cabeza, pero bueno, no esperaba otra cosa)

En otras palabras, la serie de Iron Man sigue siendo el cortijo privado de Robert Downey Jr. y su Tony Stark… lo cual tampoco es algo malo. Lo crucial de esta entrega es que han optado por mirar más allá del metal, al ser humano bajo la armadura, para poner de manifiesto que el traje no hace al héroe, que el héroe emerge cuando el hombre derrota a sus miedos, cuando se le priva de todo salvo lo más básico y aun así recupera el control sobre su vida.

iron-man-3-poster-guy-pearce

Para finalizar, unas palabras sobre el realizador (y coguionista). Shane Black tiene poca experiencia en la silla de dirección. Su única experiencia previa es la críticamente aclamada aunque poco taquillera “Kiss Kiss Bang Bang” (con Robert Downey Jr., lo cual posiblemente tiene mucho que ver con su contratación para esta cinta). Fue, sin embargo, uno de los guionistas estrella de los 90. Sus libretos para “El último boy scout” y “Memoria letal” batieron el récord de dinero pagado por un guión (aunque al final no tuvieron el éxito esperado). En “Iron Man 3” pone de manifiesto este pasado a través del modo en que mima la historia y hace que todo encaje y cada elemento de la trama cumpla como mínimo dos funciones. También demuestra muy buen ojo para la acción y la destrucción. A buen seguro, no será lo último que sepamos de él.

Otras películas de la serie criticadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en mayo 3, 2013.

4 comentarios to “Iron Man 3”

  1. Muy buen análisis. Coincido en lo del personaje de Rebecca Hall, además no queda muy claro al final qué es lo que pasa por la cabeza de la chica, y desde luego que a Ben Kingsley le podrían haber sacado más jugo. En todo caso es un buen cierre de etapa para el hombre de hierro.

    Saludos.

    • La verdad es que tiene toda la pinta de haber sufrido varios cambios sobre la marcha. Seguro que ni la propia actriz sabía qué se suponía que tenía que transmitir en cada momento. También es un buen inicio para la fase dos del proyecto Marvel Universe (y el trailer de Thor 2 promete).

  2. Me la habían puesto muy mal, hasta tal punto que ya ni siquiera iba a ir a verla a las salas (me iba a esperar al DVD). Después de leerte, quizá le dé una oportunidad.

    A mí, a priori, me encantaría que la Casa de las Ideas recobrase los derechos de X-Men y Spidey para integrarlos en el universo Marvel fílmico. Quizá en el futuro podamos ver un Secret Wars versión celuloide, molaría un montón.

    • No veo un Secret Wars cinematográfico, al menos en el futuro previsible (que en cine no suele llegar muy lejos). Basta con ver el tiento con que manejan el Cubo Cósmico (bebiendo de una saga publicada entre 1969 y 1974).

      De todas formas, dado el éxito reciente de las pelis de supehéroes, no parece que Fox esté por la labor de dejar escapar las licencias que aún posee (ha perdido la de Daredevil, que en el fondo es un personaje menor). Ya han relanzado con cierto éxito a los X-men (y a poco que se lo curren, hay material para reencauzar a Lobezno) y para el 2015 esperan hacer lo propio con los cuatro fantásticos (la de trabajo que tienen para rehabilitar al Doctor Muerte).

      En cuanto a Sony y Spider-Man… Para cuando terminen con él van a dejar al personaje más quemado que Johnny Storm.

      Pensándolo bien, lo que de verdad sería la leche es que DC abordara una versión de Crisis en Tierras Infinitas… metiendo en la batidora todas las versiones cinematográficas de sus personajes para que sobreviviera la más apta (o la menos inepta, según toque).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: