Cifi audiovisual, añada de 2011

Durante el año pasado he tenido muy abandonados los medios audiovisuales en el blog. Lo cierto es que me había cansado de escribir críticas negativas y, además, en la mayor parte de los casos no encontraba nada que me motivara a realizar un análisis con cierta profundidad (que, al fin y al cabo, es lo que me interesa). Sea como fuere, el caso es que la faceta literaria se ha apropiado del blog, y es previsible que la situación se mantenga invariable en el futuro.

Pese a todo, aun escasas, ha habido buenas muestras de producción fantástica en el cine y, sobre todo, en la televisión. Así que, sin llegar a dar marcha atrás en la evolución natural de Rescepto Indablog, he pensado en dedicar una entrada a realizar un breve repaso al año que fue por lo que respecta a la ciencia ficción en los medios audiovisuales.

No va a ser algo exahustivo, ni mucho menos, pues para ello debería haberlo visto todo (algo imposible). Ni siquiera voy a ser muy estricto con los límites temporales. Se trata tan sólo de ofrecer un puñado de recomendaciones en un año que no se ha caracterizado precisamente por satisfacer adecuadamente las necesidades del aficionado a la ciencia ficción. A ver si el 2012 nos ofrece más orígenes del Planeta de los Simios y menos Transformers…

Vale, ya se me ha escapado la primera. “El origen del Planeta de los Simios”, toda una sorpresa, tanto a nivel técnico (habrá que seguir de cerca la carrera del director, Rubert Wyatt) como argumental (alguna que otra incoherencia menor, fruto de la necesidad de mantener el metraje en valores aceptables sin descuidar ni la historia ni el sustrato filosófico). Como ya hablé de esta película en su momento (quizás en “Valor añadido“, la única entrada dedicada al cine el año pasado), me remito a ella. Lo que me permite dirigir la vista a un título mucho más minoritario, que pasó casi desapercibido por las pantallas (la distribuidora cometió el grave error de planificar para ella el patrón de explotación del cine de autor; lo cual hasta cierto punto es, pero…). Me refiero a “Attack the block”, de Joe Cornish.

En un año que no ha sido racano por lo que respecta a invasiones alienígenas a cual más anodina (“Invasión a la Tierra”, “Transformers 3”, “Cowboys contra aliens”, “Falling skies”…), esta pequeña película británica reduce la escala, se atreve a meter algo de comentario social y se sobrepone con desparpajo a una disponibilidad de medios reducida (por describirlo de alguna manera).

Quedándonos en su superficie, trata de una pandilla de delincuentes juveniles de un barrio marginal londinense enfrentados a una horda de bestias extraterrestres (puntos extra para el diseñador) que, por algún motivo (se explica, no tiene mucho sentido, pero se explica), les han cogido manía. Rascando un poco, sin embargo, se percibe una actitud subversiva, ya no antisistema, sino directamente parasistema. Los chavales ni esperan ni buscan ayuda de unas autoridades municipales y un gobierno que ni los representa ni los proteje. Es la ley de la selva (versión urbana), donde te puedes apoyar en la lealtad personal y poco más. La rebelión no se expresa por oposición, sino mediante la negativa a entrar en el sistema. Si hay solución, debe nacer de uno mismo (vamos, igualito que buscar subvenciones). Se podrá triunfar o fracasar, se tendrá un comportamiento ejemplar o no, pero el responsable primero y último, para lo bueno y para lo malo, es uno mismo.

Además, la peli dispara el molómetro. ¿Qué más se puede pedir?

Para continuar con el repaso me veo obligado a abandonar el cine (un año realmente malo… a nivel paródico estaría quizás “Paul”, pero ha habido una desesperante falta de chicha) y buscar refugio en la tabla de salvación de los últimos años: la televisión. Sólo que tampoco se puede decir que hayamos disfrutado de una cosecha excepcional (por cantidad).

Por no emplear de buenas a primeras la artillería pesada, comentaría una agradable anomalía. En general, las series van perdiendo frescura con el paso de las temporadas (digamos que “Almacén 13” sigue siendo entretenidilla pero tuvo suerte de ser renovada antes de que la audiencia se desplomara ante la falta de novedad), así que resulta extraño que una cuarta temporada suba el listón, como ha ocurrido con “Eureka” (sí, la cuarta temporada se estrenó en EE.UU. en el 2010, pero es una de las que veo dobladas… como “Chuck”, que gana horrores en castellano).

El arco argumental unificador de la primera mitad de la cuarta temporada tiene que ver con viajes en el tiempo (unos 70 años) y cambios en la realidad. Un tema tan manido como difícil de abordar con éxito. Sin embargo, desde el capítulo inaugural, “El Día de los Fundadores”, ya es posible percibir que alguien con las ideas muy claras está detrás de la revigorización de la serie (abordada antes de hacerse evidente su necesidad, lo cual es también digno de encomio). Durante los siguientes capítulos, “Eureka” retoma su naturaleza episódica, aunque las ideas plantadas en el 4×01 germinan y van desarrollándose hasta completar el círculo en el 4×09, sin que ello suponga un retorno al estadio inicial, sino sólo la estabilización de los cambios. Así se hace.

El único “problema” es que “Eureka”, aun abordando ideas meritorias y de calado nada despreciable, posee cierto tono pulp y una orientación lúdica que no termina de satisfacer todas las necesidades del aficionado profesional de ciencia ficción (sí, eso existe). La verdad es que desde la cancelación de “Caprica” la ciencia ficción conceptualmente dura estaba ausente de la televisión… Hasta el regreso triunfal de “Futurama”.

De nuevo, he aquí una serie que evito en versión original (aunque sólo sea por Bender), así que me limito a la primera parte de la sexta temporada, emitida originalmente en 2010 pero doblada al castellano en el 2011.

La espera ha sido dolorosa (cinco años entre el final de la cuarta temporada y las películas), pero desde luego le ha sentado bien a la serie. Supongo que el cambio de FOX a Comedy Central tiene parte de la culpa, pues Groening ha tenido la libertad necesaria para subir el nivel de causticidad, con una serie de episodios extraordinarios. Al igual que con “Eureka”, se puede afirmar que la última tanda de episodios (me refiero a los últimos vistos por mí) es la mejor.

Ya no es sólo lo punzante de la crítica en episodios como “El ataque de la aplicación mortal”  (¡Eye-phone!), sino la calidad especulativa de otros como “Los finales de Fry” (¿y si una máquina del tiempo sólo viajara hacia el futuro?) o “Un origen de mecanismo” (otro misil contra los creacionistas inspirado por el cuento clásico de Anatoli Dneprov “Los cangrejos caminan sobre la isla”). Con mantener el nivel hubiera sido suficiente, pero no, “Futurama” se supera a sí misma. Ya estoy deseando hincarle el diente a los trece episodios que completan la temporada… y a los veintiséis de la ya aprobada séptima.

Por último, cuando parecía que el año no iba a dar más de sí (dejando “Los finales de Fry” como la mejor muestra de ciencia ficción audiovisual de 2011), llegó de Inglaterra (cómo no) una miniserie de esas que se sacan de la manga como por arte de magia: “Black mirror”, creada por Charlie Brooker (que ya sorprendió con la excelente “Dead set”).

Son tres capítulos de una hora, sin la menor relación argumental entre ellos. El nexo de unión es filosófico. Las tres historias tratan, en clave de ciencia ficción (más o menos evidente), sobre el impacto de la revolución informativa en nuestras vidas (el título hace referencia a las pantallas apagadas de televisores, teléfonos, pads, reproductores MP3….). Quizás la primera entrega, “The National Athem”, con su agresiva premisa (la princesa ha sido secuestrada y para su liberación la única exigencia es que el Primer Ministro aparezca en directo en la televisión manteniendo relaciones sexuales con un cerdo) haya recibido mayor atención, pero son las dos siguientes, “15 million merits” y “The entire history of you”, las que de verdad sitúan la serie en el panteón de la mejor ciencia ficción audiovisual producida en los últimos años.

Particularmente, “15 million merits” nos presenta, a través de una ambientación distópica extraordinaria, una sátira demoledora sobre la fama, la autenticidad, los valores y su prostitución por medio del filtro de la televisión. Tanto las interpretaciones como el diseño de producción, el montaje o la música son de destacar, pero es la historia, minimalista pero con una enorme complejidad subyacente, la que se lleva la palma. Absolutamente imprescindible.

Venga, 2012, supéralo.

Anuncios

~ por Sergio en enero 8, 2012.

7 comentarios to “Cifi audiovisual, añada de 2011”

  1. […] Mars repasa las producciones audiovisuales de ciencia ficción del año 2011. […]

  2. Sergio, precisamente la tercera temporada de Warehouse 13 es la que acaba por asentar la serie entre las grandes. Tiene un final de levantarse y aplaudir. Por lo demás, puede que te hayas dejado series de 2011 (Fringe, Alphas) y películas (todo lo estrenado en Sitges en 2010 y parte de lo de 2011), pero el resumen me gusta.

    • El problema de la tercera temporada de Warehouse 13, a mi entender, es que la introducción del personaje de Jinks, al obligar a repartir tramas, fragmentó los capítulos y acortó en demasía los arcos dramáticos intraepisodio. Lo cierto es que el doble capítulo final (sin entrar a juzgar su calidad) concitó, de lejos, la audiencia más baja de los tres años de la serie (hasta la emisión del Especial Navidad).

      Respecto a las otras series que comentas… Tengo un problema con Fringe. Desde sus primeros capítulos soy incapaz de suspender la incredulidad. No llegué a pasar del quinto o sexto. En cuanto a Alphas, no la he probado (aunque las referencias que tengo es que agota muy pronto la premisa inicial).

      De Sitges, lo reconozco, no sé casi nada (aparte del triunfo de “Attack the block”, que ganó el premio especial del jurado, el del público y el de mejor música). Lo que sí puedo decir es que las premisas de otras galardonas (de ciencia ficción, que aunque el terror pegó bastante fuerte no es el objeto de esta entrada), como “Eva” o “Another Earth”, no me llaman en absoluto (más o menos lo que me ocurre con “In time”). El trailer de “The divide”, por el contrario, me parece intrigante (aunque, por lo que sé, aún no tiene fecha de estreno comercial).

  3. Fringe es una serie que comienza con un planteamiento establecido para el show (la típica estructura impuesta por el productor y de la que es imposible salirse), que es “encontramos fenómeno nuevo que en realidad mi padre investigó de joven y que ahora le explota en la cara”. Pero a medida que van pasando las temporadas, la mano ferrea de ese big concept se relaja, y entra en escena la guerra entre realidades paralelas, verdadero hilo argumental. Es a partir de aquí cuando la serie se vuelve realmente interesante, y parece tener un norte.

    • No, si lo que a mí me tira de espaldas es su enfoque “científico”. Vamos, que me parece muy bien que se pasen por el forro cualquier concepto físico, químico o biológico que les moleste, pero que encima lo hagan con premeditación y alevosía… Por principios, soy incapaz de aceptar que ciencia límite = chorradas sin fundamento. Al menos podrían currárselo un poco. Vamos, la misma razón por la que no soporto CSI (donde no aplican correctamente ni un procedimiento de laboratorio).

      • Hombre, es que eso o te lo tomas en plan lúdico o mejor haces lo que dices, apagas la tele. Por aprovechar la respuesta: tampoco me hagas mucho caso con mis recomendaciones. Yo es que tengo debilidad por “grupo de gente algo rarita que viven para el trabajo y que salvan el mundo en cada universo”, grupo donde Warehouse 13, Fringe, Alphas, Haven (segunda temporada MUY superior a la primera, por cierto) y demás se inscriben totalmente. Por cierto, tengo pendiente Eureka.

  4. “en cada universo”—> en cada episodio. Arf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: