Ignotus 2011, candidaturas

Hace apenas un par de días se abrió el plazo de votación para la primera fase de los premios Ignotus 2011. Por si alguien no los conece, vendrían a ser el equivalente a los Hugo en versión Española. Los concede la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror, cuyos miembros escogen hasta cinco candidatos por categoría en primera fase, para determinar el ganador en una segunda fase junto con los votos de los participantes en la Hispacon (que este año se celebrará el 12 y 13 de noviembre en Mislata).

En ediciones anteriores ya tuve ocasión de disfrutar del empujón anímico de alguna candidatura (cuatro entre 2007 y 2009) e incluso tuve la satisfacción de ver que una se materializaba en un galardón (el de mejor novela corta por “Cuarenta siglos os contemplan” el 2009). Este año quisiera redoblar la apuesta, y para ello, al contrario que en el 2010, me presento al campo de justas equipado con armadura completa (bueno, falta la novela; esta al caer, pero todavía aguarda en la sala de espera de las ediciones que llegue su turno), con dos antologías compuestas al 100% por material inédito (más alguna que otra cosilla suelta). Quisiera, por tanto, emplear una entrada de Rescepto para detallar mis seleccionables y proponerlos a consideración de los votantes.

De igual modo, al final comentaré un par de propuestas mías, para que no todo sea egocéntrico. El año pasado resultó ser un curso bastante bueno para la literatura fantástica española. Va a ser una competición dura. ¡Viva!

Siguiendo el orden de la papeleta, la primera parada relevante sería la de novela corta. En esta ocasión pongo sobre la mesa dos títulos, ambos de ciencia ficción dura y ambos publicados en el volumen “La mirada de Pegaso“. Por un lado está la historia que da título a la antología, sobre investigación, extinciones masivas y ética científica. Por otro, mi homenaje a la novela negra, pasada por el tamiz de la genética molecular: “Historia de un watson“.

Por lo que respecta al cuento, siete son las candidaturas, predominando en este caso el terror. La única excepción sería “Las alas de la crisálida“, el relato postpolisingularista que cierra “La mirada de Pegaso”. A mitad camino entre la mitología y el terror se agazapan los cinco integrantes de “El precio del barquero”, todos ellos neonatos aún recubiertos de sangre y líquido amniótico, componiendo el pentáculo de “El fotógrafo de epitafios“, “El precio del barquero“, “Una presión excesiva“, “Jugos de una hierba de Hécate” y “Benadrel“. A esta cohorte oscura, se le une otro texto macabro de raíces mitológicas e inclinación épica, publicado en la “Antología Z. Vol 2”: “Cenizas del Niflheim“.

Por supuesto, todo ello nos lleva a Mejor Antología, con ambos libros, “La mirada de Pegaso” y “El precio del barquero“, cumpliendo las condiciones de la categoría (al menos tres textos originales).

También en Mejor Artículo dispongo de candidatura múltiple. Por un lado estaría el “Postscriptum” de “La mirada de Pegaso”. Un poco autorreferencial, quizás, pero ¿por qué no? En otro registro (el 2010 fue un año de vaivenes entre la ciencia ficción y el terror), estaría el prólogo de “Calabazas en el Trastero: Bosques”. Es posible que alguna de las 154 entradas de Rescepto durante el 2010 hubiera tenido alguna remota posibilidad compitiendo por libre, pero me temo que así no vale la pena casi ni mencionarlas… las paso pues en conjunto a la siguiente categoría:

Mejor Sitio Web, ¡ahí podría encajar Rescepto Indablog! ¡154 entradas! ¡¡166.000 palabras!! ¡Y podéis dedicarle una visita valorativa ahora mismo! Venga, a ver si este año toca.

Con esto cierro el cupo. Quedo a vuestra merced. A ver si con un poco de suerte a la próxima ya toca entrada para apoyar a algún finalista.

Y para compensar en lo posible tanta egolatría, no quisiera despedirme sin realizar dos o tres recomendaciones en otras tantas categorías. En modo alguno pretendo ser exhaustivo (entre otras razones, porque no me he leído todo lo elegible ni mucho menos; aunque espero llegar a corregir un poco más mis carencias de aquí a cuando rellene mi papeleta definitiva), sino tan sólo compartir algunas recomendaciones. Al fin y al cabo, ésa es la esencia de unos premios como los Ignotus.

En relato, por ejemplo valoro mucho que me sorprendan, y entre los cuentos que he leído del año pasado (la inmensa mayoría en antologías de uno o varios autores), me gustaría destacar dos. El primero lo encontré en la antología “Tenebrae”, del colectivo Sevilla Escribe, editada por Saco de Huesos. Se trata de “El cazador de tigres”, de Ernesto Fernández. A mi crítica del volumen me remito.

El segundo es el relato que cierra la primera antología de Ignacio Cid Hermoso, “Texturas del miedo”. Se trata de “Basilio Figueroa”, un texto onírico, surrealista incluso, sobre el miedo a la creatividad.

En cuanto a novela, me voy a permitir destacar por ahora tres (de aquí a finales de mes supongo que llegaré a determinar los otros dos candidatos). Además, tocaré un poco todos los ramos, con una propuesta de fantasía, otra de ciencia ficción y una última que al menos ha sido catalogada como terror. En el primer caso, apunto (con ciertas reticencias que pasaré a explicar a continuación) a “La guerra por el norte”, de Guillem López. ¿Por qué la reticencias? Pues porque tengo la sospecha de que la segunda parte de la saga, “Dueños del destino”, que se publica en breve, la dejará muy atrás. En fin, hay que vivir en el presente.

El representante de la ciencia ficción en este triunvirato es “El triángulo D” de Manuel Buil, para demostrar que el hard combina con todo, incluso con el humor satírico. En cuanto al lado oscuro lo apoyo con “Mujer abrazada a un cuervo” de Ismael Martínez Biurrun.

Por último, unas palabritas sobre la categoría de mejor revista (tan necesaria en los tiempos que corren). Ante todo he de comentar que este año obviaré a “Calabazas en el trastero”. No porque haya bajado su nivel, ¡todo lo contrario!, sino porque ya se llevó el galardón el año pasado y creo que es bueno repartir la riqueza. Lo bueno es que no faltan candidatos (con diverso grado de rodaje, todo sea dicho). Una candidatura evidente es la de “Imaginarios”, en su primer año de elegibilidad, con su apuesta por la información a un público no siempre tenido en la consideración que se merece (ellos son el futuro). Además, propongo reconocer a “Exégesis”, una propuesta novedosa, donde también conviene mirar para poblar un poco la siempre paupérrima categoría de Mejor Tebeo.

Temo dejarme mucho, pero por hoy no doy para más. Aún tengo que mirarme con tranquilidad las opciones para terminar de componer mi lista definitiva de candidatos.

Mucha suerte a todos. ¡Y que la competencia no deje de crecer!

Anuncios

~ por Sergio en septiembre 9, 2011.

4 comentarios to “Ignotus 2011, candidaturas”

  1. Pues crucemos los dedos por lo que a ti respecta…

  2. Que haya suerte ^^

  3. Emocionante.

    Que la fuerza te acompañe.

  4. Gracias por los buenos deseos. Ya veremos cómo se da el tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: