Manual de combate zombi

Pocas veces el título de un libro es tan explicativo como en este caso. Por si hiciera falta, basta con abrirlo por cualquier página para terminar de despejar cualquier duda. Es exactamente lo que anuncia: un manual, bastante técnico, para ilustrar sobre cómo combatir zombis. La pregunta que surgirá de inmediato entre su (admitámoslo) limitado público potencial es qué ofrece de nuevo respecto a la “Guía de supervivencia zombi” de Max Brooks. Es una cuestión que no puedo responder con precisión, dado que no estoy familiarizado con dicho volumen, pero sí puedo apuntar algunos detalles, y espero que la reseña aporte suficientes elementos de juicio para ser útil a este respecto.

Ante todo, cabe señalar que se centra, única y exclusivamente, en el combate, dejando de lado otros aspectos “clásicos” de la supervivencia en caso de una plaga zombi como la búsqueda de suministros, la adecuación de un refugio o las relaciones interpersonales entre los supervivientes. Aun más, asume la dificultad de hacerse con un arma de fuego y, sobre todo, la naturaleza finita de la munición, para dedicarse exclusivamente al combate con arma blanca (a menudo improvisada) o incluso desarmado. Esta circunstancia, le permite tratar el campo escogido con cierta profundidad.

El Manual, escrito por Roger Ma (con ilustraciones de Y. N. Heller), está subdividido en cinco bloques. El primero, “Desinformación y conceptos erróneos”, sirve para determinar las características concretas de los muertos vivientes sobre los que se centra la especulación. Básicamente, se trata del zombi “de toda la vida” (nada de moderneces como zombis rápidos). A continuación, viene una breve sección de “Anatomía”, especificando los puntos fuertes y débiles de los revividos, así como los objetivos concretos a atacar. En tercer lugar, unos pocos apuntes sobre “Condicionamiento y preparación”, donde se tratan algunos detalles sobre la forma física y mental del superviviente y cómo mejorarla.

De aquí se pasa al grueso del volumen, que está dedicado a los dos últimos bloques: “Selección de armas” y “Estrategias y técnicas de combate”. Aquí se proporcionan detalles sobre las armas (específicas o improvisadas) así como el modo de emplearlas (y mantenerlas en buenas condiciones) para todas las distancias (largo y medio alcance y melé). De igual modo, se tratan diversos temas relacionados, como el uso de defensas personales, el combate sin armas, las dificultades que pueden derivarse de un entorno poco propicio o incluso la protección de niños durante una plaga de muertos vivientes.

Por último, el manual hace uso de un artificio de ambientación, asumiendo la existencia de un episodio previo de apocalipsis zombi, lo que le permite intercalar breves “Informes de combate” para ejemplificar diversos aspectos de los tratados en el volumen. En esta ocasión sí que puedo afirmar que se estructuran de un modo muy similar a los capítulos de “Guerra Mundial Z” de Max Brooks (incluyendo el empleo de entrevistas ficticias a supervivientes), hasta el punto que bien podrían intercalarse entre ellos y encajar sin problemas. El artificio, me temo, no se encuentra demasiado conseguido, pues resulta difícil imaginar una sociedad postapocalíptica donde los supervivientes no tomaran medidas mucho más estrictas para protegerse en caso de un nuevo brote (la parte técnica del manual parece más apropiada para un mundo que nunca ha pasado por dicha experiencia… lo cual no impide especular un poco sobre ella).

Pasando a una valoración más subjetiva, lo primero que destacaría de la obra sería lo cuidadoso de la documentación empleada para elaborarla. Se nota que cada aspecto ha sido cuidadosamente contrastado con profesionales competentes, desde médicos a militares. Para realizar esta afirmación me baso no sólo en la lista de agradecimientos que figura al final del texto, sino en la misma calidad de la información proporcionada. La profundidad con que se trata cada sección no es excesiva, pero lo que se afirma es riguroso y huye de muchas de las inexactitudes popularizadas por las películas en pro de la espectacularidad. De hecho, me atrevería a especular con que el proyecto fue en sus comienzos un trabajo de documentación previa para escribir una obra en la línea de “Guerra Mundial Z” (en este sentido, no cabe desdeñar su utilidad como material de documentación, ya compilado y ordenado, en caso de querer elaborar una ficción sobre muertos vivientes).

Sin embargo, la rigurosidad no lo es todo. También cabe pedirle a un texto de estas características (al fin y al cabo, una ficción) amenidad. En este sentido, adolece a mi entender de sentido del humor. Parece una cuestión baladí, pero considero muy importante el establecimiento de cierta complicidad entre autor y lector. El “Manual de combate zombi” está pidiendo a gritos ser tomado en serio. Por rigor lo merece, pero la temática no deja de enmarcarse en un juego, un escenario imaginario que requiere la suspensión voluntaria de la incredulidad, algo difícil de exigir sin un guiño o dos a la platea. Por añadidura, una seriedad excesiva torna incómodos algunos de los temas tratados, pues, precisamente por lo fidedigno de la documentación, ciertas técnicas descritas serían igual de efectivas contra adversarios vivos. El volumen se abre con una advertencia desanimando el empleo de las mismas con este fin, pero la cuestión no deja de resultar inquietante.

Por último, un detalle que me ha resultado bastante molesto ha sido la machacona insistencia en designar a los zombis como “necrófagos”. Sí, la palabreja mola, pero no es correcta. Un necrófago es un ser vivo que se alimenta de cadáveres, no un cadáver que se alimenta de seres vivos.

Agradezco a Dolmen Editorial el envío de un ejemplar de “Manual de combate zombi” para su reseña en Rescepto.

Anuncios

~ por Sergio en abril 27, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: