Asesinato en el club nudista

Cada nuevo libro de Roberto Malo supone tanto un impredecible regalo sorpresa como la confirmación de que toda su obra se ajusta milimétricamente a los designios de un plan maestro, cuyas etapas y objetivos resultan un absoluto misterio para todos, incluido, con toda probabilidad, el propio autor.

Así pues en su penúltima incursión editorial, nos ofrece una historia que podría clasificarse tanto dentro del género criminal como en la ciencia ficción, aunque, en realidad, bien podemos ir tirando los esquemas tradicionales a la papelera, porque “Asesinato en club nudista” (Ediciones Nalvay, 2011) si en algo se esmera es en machacar una tras otra cualquier preconcepción que podamos ir haciéndonos.

Para empezar, el título se nos presenta con reminiscencias de Agatha Christie (aunque resulta cuanto menos grotesco imaginarnos a Hercules Poirot o a Miss Marple en el susodicho escenario). Sin embargo, nada más lejos del ánimo del autor que ofrecernos el enésimo detective infalible resolviendo un misterio impenetrable. En esta historia nos toca jugar en el otro bando, en el de Luis Gómez, el mejor asesino (como le reconocen admirativos hasta sus mismos colegas), contratado para liquidar a la exmujer de Santiago Moreno, que se dedica a disfrutar de la vida (y de la pensión) en el Club Nudista Minerva (el pobre hombre no puede ocuparse en persona del asunto por las estrictas normas internas, que reservan el derecho de admisión sólo a aquellos que den la talla… estéticamente hablando).

Lo usual en este tipo de narraciones es construir un laberinto lógico con una única salida hábilmente (o al menos eso se pretende) disimulada. “Asesinato en el club nudista” no es diferente, aunque se permite la broma de ir retirando la silla de debajo de nuestro culo en cuanto cometemos la osadía de dar algo por sentado. El capítulo inicial (Títulos de crédito) ya nos va preparando para esperar lo inesperado. Sí, acontece en el futuro (cercano), pero las normas sociales que rigen en el mundo de Roberto Malo no tienen nada que ver con una extrapolación rigurosa de nuestra realidad, ni pretenden siquiera haber tenido algo que ver con ella (lo cual es, sin duda, una pena, pues, cuanto menos, el universo de “Asesinato en el club nudista” es menos hipócrita que el nuestro). Adquiere así un tono ligeramente surrealista, rico en detalles desconcertantes que buscan (y logran) de continuo pillarnos a contrapié.

Otro de los sabores recurrentes de la obra del autor que impregnan este libro es el erotismo, incluso más picante (y explícito) que en “Los guionistas”. Vamos, con semejante título no podía esperarse otra cosa. Pero es que además se entreteje en la trama, haciéndose parte fundamental de ésta, y no un burdo recurso ambiental. Y hablando de “Los guionistas”… El estilo no llega a asimilarse a un guión cinematográfico, pero la historia se estructura en torno a escenas (como por ejemplo: Despacho de Luis Gómez – Interior – Día), narradas con frases breves y descriptivas, con mucho diálogo. Esto logra dos efectos. Por un lado agiliza enormemente la lectura, haciendo que la historia avance a todo ritmo, y por otro potencia el empleo de la imaginación, para completar con ella los esbozos, una actividad de lo más “inmersiva” y bienvenida en las escenas que acontecen en las instalaciones del Club Minerva.

Como complemento a todo esto, tenemos las ilustraciones de Abraham Pérez,  que en número de nueve (más la portada) captan a la perfección todos los matices de la historia (desde su humor hasta el carácter juguetón de su erotismo).

Agradezco a Ediciones Nalvay el envío de un ejemplar de “Asesinato en el club nudista” para su reseña en Rescepto.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en abril 18, 2011.

3 comentarios to “Asesinato en el club nudista”

  1. Mil gracias por la reseña, Sergio, una vez más…

  2. Roberto Malo es uno de esos autores a los que hay que seguir la pista muy de cerca. Gran reseña.

  3. […] Mars ha reseñado en Rescepto indablog Las graves planicies, de Antonio Santos, Asesinato en el club nudista, de Roberto Malo y la película de Steven Spielberg AI. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: