El núcleo del caos

El 3 de agosto del 2007 moría Colin Kapp, escritor británico de ciencia ficción. Numerosas páginas en español se hicieron eco de esta noticia, lo cual no deja de resultar paradójico, pues es sin duda un gran desconocido para el lector hispanohablante, con una única novela traducida a nuestra lengua: “The patterns of chaos” (“El núcleo del caos”, Albia Ficción, 1978).

Tampoco es que de cuentos hayamos ido bien servidos. Según la base de datos de Terminus-Trantor, tan sólo seis de la treintena que llegó a publicar han sido traducidos al castellano (y ya hace más de veinticinco años del último). El caso es que, tras leer esa única obra editada en nuestro país, no acabo de entender el motivo, pues “El núcleo del caos” es una space opera entretenidísima, con los toques justos de especulación, un protagonista  novedoso y una visión futurista lo bastante actual para que treinta y nueve años después de su escritura aún mantenga la frescura y la capacidad de maravilla.

Sin revelar demasiado, la novela arranca en el momento en que Bron, el protagonista, recupera la conciencia tras haber sido afectado por una explosión cercana. No sabe quién es ni qué hace en medio de una ciudad en ruinas, pero una voz que no deja de zaherirle con improperios, y que percibe directamente en el cerebro, le empuja a completar una misión de la que no recuerda nada. Al parecer, debe hacerse pasar por Ander Haltern, un especialista en la novísima ciencia del caos, para infiltrarse en la armada de los Destructores y aniquilarla desde dentro. Por fortuna, la personalidad de Haltern ha sido impresa en su subconsciente y puede recibir la guía del ignoto grupo que se encuentra al otro lado de la transmisión que percibe… o al menos sería así si se dejara llevar por el implante y no resultara ser tan desesperantemente insubordinado. A partir de la destrucción del planeta, la novela va hacia arriba, subiendo las apuestas a cada momento, con el destino de la raza humana y quizás del propio universo orbitando alrededor de la incontrolable habilidad innata de Bron de llevar cualquier sistema al caos.

No falta de nada. Ni traiciones y contratraiciones, ni superciencia con ciertos toques arcanos (sistemas de salto hiperespacial, transmisión de información al instante, la propia teoría del caos, basada en la interpretación de ondas entrópicas que confieren la capacidad de interpretar el pasado y adivinar el futuro…), ni, por supuesto, alienígenas. ¿Que todo esto suena mucho a David Brin? Pues para qué negarlo. Sí, tiene todos los mimbres para ser un típico Brin, sólo que diez años antes (el original se publicó, como novela, en 1972, aunque fue serializado en 1970 en la revista If… al año siguiente de la renuncia de Pohl como editor y el subsiguiente derrumbe de su popularidad).

La comparación se vuelve aún más fuerte cuando investigas un poco en el resto de la obra de Colin Kapp. Aparte de la continuación a ésta, “The chaos weapon” (1977), destaca en su producción la tetralogía de Cageworld, publicada entre 1982 y 1984, que narra las aventuras de la raza humana en un sistema solar que ha sido transformado en un conjunto de esferas de Dyson concéntricas, ocupando las antiguas órbitas de los planetas (de nuevo, diez años antes que la segunda trilogía de la elevación de los pupilos, aunque al menos ya durante el renacimiento del hard neocampbelliano, que la historia de Bron se publicó a contracorriente en pleno auge de la New Wave).

La bibliografía de Colin Kapp se completa con otras cinco o seis novelas, siendo la primera “Transfinite man” (1964), y contando (o no) con otra de la que se sabe tan poco que incluso se duda de su existencia en las bibliografías especializadas (“The Timewinders”), y unos pocos relatos, de los cuales seis tienen lugar en un escenario común que llevó a su publicación como la antología de los Ingenieros Heterodoxos (un grupo multidisciplinar que se encarga de estudiar problemas relacionados con desconcertantes tecnologías alienígenas o con planetología extrema).

Desconozco si “The patterns of chaos” es representativa de su producción, pero cuanto menos sería interesante una reedición en condiciones (ya me explayo sobre el particular en el siguiente párrafo), con la posibilidad de completar la “serie” y tal vez, si la calidad lo aconseja, abordar la de Cageworld, que como poco presenta una premisa intrigante.

Respecto a los problemas de edición que insinuaba antes, cabe hacer mención de la espantosa traducción de “El núcleo del caos” en Albia. En serio, pocas veces me he encontrado con tal cantidad de errores (tipo false friends y similares, sin excluir alguna que otra falta ortográfica), pero es que además… ¡mantiene las comillas de diálogo! Si a alguna editorial se le ocurre recuperar este título, por favor, que lo vuelva a traducir (por alguien con unos mínimos conocimientos de inglés, castellano y física). Seguro que todo resulta mucho más comprensible y no hace falta ir reinterpretando las frases (el que, pese a todo, disfrutara de la lectura, supongo que puede considerarse un buen punto a su favor).

NOTA: Hacía tiempo que no lo hacía (entre otras cosas porque ya casi no me quedan), pero hoy me he visto obligado a recurrir de nuevo a una de mis “viejas” reseñas publicadas originalmente en Scifiworld, ligeramente retocada para la ocasión. A ver si logro recuperar el ritmo de publicación.

(En cualquier caso, es una novela que bien merecería ser redescubierta, así que doy por bien empleada la entrada).

Anuncios

~ por Sergio en marzo 15, 2011.

3 comentarios to “El núcleo del caos”

  1. En la feria del libro usado que esta ahora en Bilbao me he hecho con 5 títulos de la editorial Albia. Me la he leído del tirón. Coincido contigo en que la traducción es lamentable, pero como ya había leído tu reseña, me lancé al barro.

    El final se me ha hecho un poco precipitado pero correcto. Todo lo de la tecnología del caos me ha encantado y si no buscas los 3 pies al gato, pues la cosa se arma más o menos bien. Ahora, a por el Señor de la rueda.

  2. Va a durar poco “El señor de la rueda”…

  3. interesante resumen, espero poder descargar esta obra, gracias amigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: