Esa bella melodía

Resulta curioso (o quizás inevitable) cómo en este complicado contexto socioeconómico en que nos encontramos ciertas editoriales empiezan a apostar por temáticas y formatos poco usuales. Tal es el caso, por ejemplo, de 23 Escalones, que se anunció inicialmente como editorial electrónica y que recientemente ha ampliado su oferta al papel (en un recorrido inverso al que suele ser habitual).

Para ser concretos, es una de las nuevas editoriales que se han lanzado a la publicación de antologías de microrrelatos fantásticos (más concretamente, de terror, que parece ser el género que mejor se adecua a las fortalezas y debilidadades del formato). Eso sí, destaca por el entusiasmo de su propuesta, que cuenta ya con varios tomos de distintos autores en formato electrónico, varios de los cuales empiezan a ser trasladados al papel (la adquisición de un ejemplar físico conlleva obtener igualmente una copia en formato ePub).

Tal es el caso de “Esa bella melodía (Cuentitos de horror y humor negro)”, de Pedro Escudero Zumel (que también ha publicado con 23 Escalones en ambas modalidades  “Zombi Kindergarten”). La obra consta de 87 microrrelatos, que oscilan entre una o dos líneas y 60 ó 70 (sí, ya sé que la nueva normativa me prohíbe usar “ó”, pero yo soy un tildófilo de pro, y no me convencen las explicaciones los señores catedráticos). A ver, ¿por dónde iba? Ah, sí, no más de 500 palabras (generalmente, muchas menos).

Se trata de unas longitudes poco explotadas comercialmente, por la dificultad en conseguir un producto que sea algo más que una sucesión de ideas inconexas. El “truco” para conseguir un volumen interesante consiste en lograr que, sin traicionar la libertad de los textos, el todo posea una identidad propia que emerja de su lectura conjunta y aporte más que la suma de las partes.

La clave de “Esa bella melodía” la encontramos en su título. La obra funciona a determinado nivel como una composición musical, con un leitmotiv recurrente (y metatextual) que funciona a modo de estribillo (aunque no se trata de una mera repetición, sino de variaciones sobre una idea central), y diversos subtemas que evolucionan explorando distintas configuraciones lógicas (desde secuencias, hasta contrapuntos, concatenaciones, sucesión de deficiones o incluso “diálogos”). La ordenación de los microrrelatos no es azarosa, responde a un propósito específico, pero al mismo tiempo tampoco pretende constituirse en una guía férrea. Las múltiples referencias internas invitan a establecer nuestras propias relaciones, a jugar a desmontar y reconstruir el volumen de acuerdo con las asociaciones que los textos despierten en nosotros.

Por lo que respecta al fondo de los microrrelatos, también es posible encontrar una preferencia temática clara, con reinterpretaciones desmitificadoras de diversos cuentos de hadas, espíritu iconoclasta, humor negro (como indica el subtítulo) para lidiar con horrores muy reales y deconstrucción de arquetipos literarios y míticos (sin descartar, llegado cierto momento, las hibridaciones entre las distintas líneas exploradas). En resumidas cuentas, podría decirse que Pedro Escudero confronta el mito con la más cruda realidad, filtra el horror cotidiano a través del surrealismo y el humor, y destila una visión irónica y un poco cínica de nuestros miedos y anhelos.

Para concluir, tan sólo me resta comentar algo sobre la edición. Esta crítica se basa en la obra en formato papel. Dada su disponibilidad en electrónico (y la especial adecuación del microrrelato a la edición digital), cabe entender la edición tradicional como un producto destinado a satisfacer unas necesidades muy específicas, tales como el coleccionismo (me temo que a muchos nos pondrá toda la vida una estantería llena de libros) y, en particular (por su comodidad, estructura, incluso brevedad), para regalo (eso sí, teniendo muy presente que conviene evitar estómagos excesivamente sensibles o incluso personalidades susceptibles, en particular por lo que se refiere a cuestiones religiosas).

Otras opiniones:

Anuncios

~ por Sergio en diciembre 20, 2010.

Una respuesta to “Esa bella melodía”

  1. […] (Para leer el resto de la reseña pincha AQUÍ). […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: