Un día de Hispacón (y una noche de chubascón)

Concluyó el primer día de la Hispacón 2010.

Un día agotador, pero satisfactorio, que empezaba a las 7:30 (para estar en Burjassot a las 8:30, a tiempo de terminar de montar lo que no se pudo concluir ayer) y que terminó hace unos minutos, sujetando como podíamos la carpa de los stands externos mientras un fuerte viento racheado intentaba deshacerla y dejarnos al albur de los elementos (unos elementos tan desatados como pueden llegar a estarlo en Valencia en octubre… que es una burrada).

En fin, ya hemos tenido nuestra lluvia hispaconera (y a lo grande; en Valencia no nos andamos con chiquitas). Ahora toca seguir por todo lo alto.

Poco puedo decir de los actos. He estado prácticamente en todos y en ninguno (salvo en la presentación tempranera de “La mirada de Pegaso“). Corriendo de aquí para allá, saludando a tal o cual ponente y a tal o cual conocido (que me perdonen Tal y Cual por no precisar, pero odiaría dejarme a nadie, así que me curo en salud y dejo la lista implícita), tratando de asegurarme de que todo estaba dispuesto para las conferencias, mesas redondas y presentaciones, y dejándome caer de tanto en tanto por la zona comercial y asociativa para ver cómo iba yendo todo y si hacía falta cualquier cosa.

Poco puedo decir, por tanto, de ninguno de los actos (que tantos quebraderos de cabeza me ha dado cuadrar), pero sí puedo afirmar, sin exagerar lo más mínimo, que el ambientazo se palpa.

Ya sea una conferencia sobre zombis (hemos tenido dos), como una presentación editorial (varias, de muy distinto pelaje), todos los actos han sido bastante concurridos y todos los ponentes (al menos todos con los que he podido intercambiar impresiones luego) se han marchado contentos, los sacrificados editores y libreros han visto compensado su tiempo y esfuerzo atendiendo los stands, los compañeros de otras asociaciones se lo han pasado en grande en la carpa (sí, esa misma que ha estado a punto de volar, por fortuna cuando ya habíamos recogido todo, hasta Cuenca) y los asistentes ni siquiera han tenido que salir del recinto para montar una barracón como toca (ni, creo, han sentido la tentación de hacerlo, sino que ha sido simplemente un plus).

Ahora, toca descansar un poco. Bueno, tocará, que aún tenemos cosas que dejar ataditas para mañana, que será un día muy intenso (si el tiempo lo permite), durante el cual celebraremos la Pequecón, la sesión de firmas de Laura Gallego y, por la noche, el festín en Mos Eisley (la cena friqui). Además, será el más cargadito de la Hispacón, con 36 actividades programadas (se hablará de Space Opera, hechicería femenina, adaptaciones cinematográficas, terror contemporáneo, libro-juegos, Neil Gaiman, revistas electrónicas… y se presentarán catorce libros fantásticos de autor español, ¡ahí queda eso!).

Hispaconeros, ¿estáis por ahí? ¿Qué os ha parecido hasta ahora la edición del 2010?

Y a los demás, ¿no sentís un poco de (in)sana envidia?

PS: Por cierto, mañana presento dos libros. Por un lado, participo en la puesta de largo conjunta de la “Antología Z. Vol. 2”, con el resto de compañeros de NOCTE (que somos legión). Por otro, ya por la tarde (a las 17:45 para ser exactos), presento “El precio del barquero“, mi antología de terror, publicada por Saco de Huesos (que, por cierto, están aquí, presentando novedades y proyectos).

Y para el lunes aún queda la conferencia sobre singularidades…

Anuncios

~ por Sergio en octubre 9, 2010.

2 comentarios to “Un día de Hispacón (y una noche de chubascón)”

  1. Hola, me dejé caer el sábado y fue fenomenal. El ambiente era distendido, unos azafatos muy amables me dieron varios folletos, cotilleé todos los libros de las editoriales y me llevé uno firmado por su autor, vi cuatro cortos de terror estupendos y me tomé una infusión en el bar. No tuve tiempo para más, pero para mí fue una tarde redonda. ¡Enhorabuena a la organización!

  2. Enhorabuena por la organización, yo he asistido sábado, domingo y lunes y las conferencias y mesas redondas me han parecido todas muy entretenidas. También asistí a la conferecia de singularidades, donde comentaste el libro de “Accelerando” y al llegar a casa lo descargué de la web del autor (es creative commons, jeje), así que gracias por la idea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: