Celebrando la semana del libro

No subí ninguna entrada el pasado viernes. Ya casi es una tradición de Rescepto Indablog, el no celebrar el día del libro (de hecho, hace un año estaba bastante quemado y de un ánimo completamente opuesto al festivo). En este caso no ha sido tal el motivo.

Por un lado, aún no he recuperado el ritmo de publicación tras un par de semanas complicadillas. Ya es más un problema de hábito (o pérdida de) que logístico. Por otro, he estado bastante ocupado dedicándome a celebrar mi particular semana del libro. Literalmente “el libro”, mi libro.

Durante estos últimos días he estado dándole el último repaso (y actualización) a “La mirada de Pegaso”, el volumen que próximamente, para primeros de octubre, publicaré con Grupo Editorial AJEC (por cierto, ¿os habéis pasado por su nueva página web?). Podría parecer que aún está lejos, pero el pequeñín lleva en gestacion dos años ya, así que los cinco mesecitos y pico que restan no son nada (y representan una eternidad, que lo uno no quita lo otro).

Aún he introducido algunas modificaciones, añadiendo algo así como un par de páginas en total. Supongo que si lo volviera a coger dentro de un año seguiría alterando cositas, pero como estoy embarcado en la penúltima fase del proceso, la maquetación, ya casi puedo decir eso de alea jacta est.

Por cierto, cuando afirmo que estoy embarcado lo digo en serio. Soy un fanático del control, cuanto más me pueda involucrar mejor. Por suerte, Raúl, mi editor,  condesciende en esta pequeña manía mía, y me ha permitido ocuparme, al igual que sucediera con “El rayo verde en el ocaso”, de la maquetación del volumen. De modo que aquí me tenéis, engrasando programas que tenía un poco oxidados, cazando (líneas) viudas, controlando guiones de separación de palabras, procurando no pasarme del límite máximo de páginas y poniendo a prueba mi sentido de la estética (menos mal que, con el paso de los años, me he ido moderando).

Esto de maquetar mi propio libro es un poco como crearlo de nuevo. Es bastante menos exigente e implica menor libertad que su escritura, pero en cierto sentido supone un proceso creativo análogo. Le proporciona una dimensión adicional a la simple concatenación de letras (burdamente estructuradas con el procesador de textos). Me apenará mucho cuando me vea obligado a renunciar a este pequeño placer (para cuando me estén traduciendo a 40 idiomas, seguro, pero lo más probable es que la racha termine mucho antes). Al menos, por mi parte, seguiré sugiriéndolo cada vez que se presente la ocasión. Tampoco se me da mal del todo, creo.

Hala, a volver al trabajo, que me queda curro para dos o tres días.

Anuncios

~ por Sergio en abril 25, 2010.

2 comentarios to “Celebrando la semana del libro”

  1. Feliz Día del (tu) Libro, Sergio. :)

  2. Me alegra saber que estás a los mandos de la maquetación ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: