Sable 5

¡Qué difícil es retomar la marcha una vez se ha perdido impulso! A ver si con la redacción de la primera entrada de febrero (las dos anteriores fueron “corta y pega”) empieza a carburar el mes.

Vamos pues con el análisis del número 5 de Sable, publicado en 2006 por Ediciones Tusitala, que incluye, como suele ser norma en la revista relatos, historietas e ilustraciones obra de creadores de medio mundo. Por ejemplo, para abrir boca, se nos presenta una magnífica portada de John Zeleznik, que además encaja a la perfección con uno de los relatos. La contraportada, de Staffan Melin, aun con un correcto acabado, se antoja más preocupada en experimentar con el color que con la composición.

Abre el fuego el argentino Franco Arcadia con “Buena obra”, un cuento sobre un pintor jubilado que busca despertar emociones en el lector pero que se queda a medias, con una idea potente que no acaba de perfilar por culpa quizás de apoyarse demasiado en estereotipos.

El francés Denis Labbé ofrece con “Mariposas nocturnas” el que quizás sea el relato más sólido del número. Centrada la acción en un barrio marginal, se nos describe la irrupción de una auténtica invasión de pibones con prospecto ominoso. En ocasiones carga un poco las tintas en hacer gala de un lenguaje barriobajero que suena a impostado, pero en conjunto mantiene el interés, con su mezcla entre fantasía urbana y género negro.

Khristo Poshtakov, de Bulgaria, presenta un cuento, “Regálame una estrella”, que parece sacado directamente de las páginas de Astounding. Lástima que ya no estemos en los años 50 y la ciencia ficción, desde mi punto de vista, requiere algo más de chicha.  Basil es un joven víctima de un encuentro cercano en la tercera fase, menos exitoso de lo que los alienígenas suponen en un principio. Su gran problema estriba en la desconexión entre su planteamiento y su conclusión. El inevitable giro sorpresa incorpora demasiados elementos novedosos, lo cual lo vuelve excesivamente artificioso.

Un problema similar presenta “¿Solita, linda?” de la argentina Claudia de Bella, que parte del acoso de un ligón baboso a una chica algo especial. Reconozco que puede ser una manía mía (he salido cabreadísimo de películas cuyo final ha satisfecho a casi todo el mundo), pero generar sorpresa a base de recurrir a improbabilidades extremas me decepciona. Si por añadidura se supedita toda la narración a esa resolución, pues ya la hemos acabado de fastidiar (destacaría, eso sí, la ilustración de Chema Lera).

“Olor a humo, sabor a muerte” del belga Frank Roger abunda en el mismo tipo de historia, orientada hacia la conclusión, con fuerte influencia del género negro. El personaje principal se encuentra demasiado desdibujado, lo cual lastra la narración pues ésta se ancla en él. Un texto que sin duda hubiera mejorado mucho con una extensión mayor que le hubiera permitido desarrollar tanto al protagonista, inspector de policía, como a la situación, la investigación de un soplo para solucionar el último caso en el que está involucrado.

Llega a continuación la primera historieta, “Arte moderno”, de Fernando Acosta y Eleonora Korsartz (argentinos), un pequeño juego a cuatro viñetas que juega con las perspectivas e introduce una dosis de surrealismo que termina de redondear el guiño.

El francés Guillaume Suzanne ofrece con “Descuento fatal” el enésimo cuento breve con final sorpresa del volumen. Lo cierto es que el título ya predispone en contra (suena a película de Steven Seagal o Eric Roberts), pero el texto carece de suficientes elementos de interés (el juego lingüístico resulta demasiado petulante para tan poca chica) y al final la historia de un anciano que encuentra un cadáver y empieza a elucubrar sobre su posible asesino se deshincha mucho antes de llegar a la conclusión.

“El destino de los dioses” de Oliviver Gechter (Francia) ofrece un texto más extenso, y quizá por ello más satisfactorio en mi opinión. Transforma en cuento parte de la Völuspá, el texto más importante de la Edda poética, narrando el Ragnarök, la batalla final entre los aesir y las huestes de Loki (de hecho, “ragnarök” se traduce literalmente como “el destino de los dioses”). Me ha resultado una lectura satisfactoria, aunque leyendo otras opiniones coincido en que el grado de disfrute puede depender del nivel de conocimiento de la mitología subyacente.

El único autor español (en relato) del volumen es David Jasso, con “La traición”, un texto que logra soslayar los problemas antes mencionados en textos orientados hacia la sorpresa final gracias a su brevedad y concisión. Ofrece un punto de vista diferente sobre uno de los temas clásicos de la fantasía, con el número de palabras justo.

El francés Jonas Lenn desarrolla en “De una vida a otra” la idea más atractiva del volumen. Una joven, en cumplimiento de la ley vigente, acude a un centro para saber de su vida anterior, existencia a la que en virtud de dicha legislación se encuentra inextricablemente vinculada. El autor explora algunas de las posibilidades de esta situación con un lenguaje perfectamente controlado, por desgracia, da la impresión de que no termina de explotar todas las posibilidades de esta idea, optando finalmente por un final que no está a la misma altura especulativa del resto. En cualquier caso, uno de los textos más interesantes de la revista.

Los españoles Pablo Leiros y David Braña ofrecen en “Lazos familiares” un cómic que vive y muere en los tópicos sobre gángsters. Visualmente resulta muy atractivo, pero el texto aborda demasiados lugares comunes en demasiadas pocas páginas (tan sólo cuatro), por lo que el impacto conjunto disminuye considerablemente.

Lucie Chenu (Francia) narra en “La ducha” una historia que bebe de la figura mitológica de las ondinas y del concepto clásico de castigo por impiedad, con ciertos toques medioambientales contemporáneos. Sin embargo, la relación nunca demasiado clara entre las dos protagonistas le resta fuerza y baña todo el conjunto en una arbietrariedad que no le permite ir más allá de la yustaposición de figuras míticas y situaciones ominosas en una trama poco trabajada.

La perspectiva clásica la aporta “El último sueño de Bwona Khubla” de Lord Dunsany, una fantasía africana de este precursor de la fantasía moderna que, al menos desde mi punto de vista, ha quedado tremedamente anticuado. Cierto que muchos autores, como Lovecraft, bebieron de esta fuente para construir sus mundos, pero las sensibilidades modernas se alejan bastante de su estilo. En este cuento en particular, ofrece una inversión de términos, transformando la misteriosa selva africana en la norma y las calles del prosaico Londres en el milagro.

Concluye la revista con “Primate”, una divertida historieta breve de J.J. Rovella.

Otras opiniones:

Otros números de Sable reseñados en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en febrero 7, 2010.

8 comentarios to “Sable 5”

  1. Hola, Sergio:

    Muchas gracias por la reseña, a estas alturas ya no me esperaba ninguna del nº 5… Pondré un enlace en el blog de Tusitala.
    Saludos,

    Fermín

  2. Hola, me podrías escanear el cuento de Dunsany por favor??; ojalá pudieras. Gracias y saludos!!

  3. Me temo que estaría infringiendo los derechos de autor de los herederos de Lord Dunsany y de traducción de Fermín Moreno (quien no sólo es el traductor, sino también el editor de la revista). Sin embargo, si lo deseas, podría ponerte en contacto directo con él (con Fermín) para que podáis hablarlo.

  4. Hola, muchas gracias, me gustaría mucho, ya que ese cuento lo estoy traduciendo pero mis escasos conocimientos del inglés no alcanzan; te lo agradecería mucho en verdad; cada cuento de Dunsany es para mi como un bálsamo.
    Saludos y gracias!!

  5. Hola, muchas gracias, me gustaría mucho, ya que ese cuento lo estoy traduciendo pero mis escasos conocimientos del inglés no alcanzan; te lo agradecería mucho en verdad; cada cuento de Dunsany es para mi como un bálsamo.
    Saludos y gracias!!
    PD: Lo puse de nuevo para recibir la respuesta por mail. Saludos.

  6. Hola, me llegó una suscripción o algo así; no entiendo bien; si podés conectarme con la persona que me has dicho sería fabuloso. Por favor, ese cuento debe ser genial y no pude llegar a más en mi traducción. Por favor!!!!!!!
    Gracias y saludos!!!

    • Estimado Nicolás:

      Puedes comprar la revista por PayPal directamente en este enlace (consúltanos antes los gastos de envío a tu país):
      http://tusitalaediciones.blogspot.com/2009/05/numero-5-de-sable.html

      O solicitar más información sobre otras formas de pago y gastos de envío a este correo: info_sable(arroba)wanadoo.es

      SABLE es una iniciativa muy modesta, por lo que si realmente te interesa tanto un relato que aparece en ella, podrías considerar la posibilidad de adquirirla, en vez de pedir que la escaneen, y contribuir así a que la revista siga saliendo. Cada ejemplar vendido es para nosotros un pequeño balón de oxígeno, y un acicate para continuar editando un producto artesanal que requiere cientos de horas de duro trabajo.
      A una publicación que se venda mucho, tipo Cosmopolitan, p. ej., es probable que le afecte muy poco que alguien la consiga gratis, pero para nosotros, es simplemente una puñalada de desánimo.
      Saludos.

      F. Moreno
      Editor de SABLE

  7. Hola Fermín, entiendo perfectamente lo que me decís; ?cuál sería el costo de la revista?, además tengo que ver el valor del envío. Si me llegara a costar demasiado (Están en España ¿cierto?, ten en cuenta que me cuesta 5 veces respecto al valor original) tal vez me puedas escanea y te puedo pagar ese cuento solamente. Sobre todo por razones económicas. En el 2010 compré a España algo así como 20 libros; he gastado casi todo lo que tenía ahorrado. Ha sido muy grato, pero me ha costado más de $3.500; omaginate gastar 3.500 euros en libros amigo!, estoy fundido por ahora. Si llego a juntar dinero, con gusto te compro la revista, y la promocionaré con mis amigos en Argentina, sino, queda la opción que te dije anteriormente.

    Saludos y gracias por tu tiempo.

    Un fuerte abrazo!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: