Maldita novela

La próxima vez que vea a Roberto (probablemente en marzo, cuando se deje caer por Valencia para presentar “Tanga y el gran leopardo“) tengo que arrinconarlo y retenerlo hasta que me revele su secreto. No ya cómo se le ocurren las bizarradas que publica (lo tengo asumido, tienes que ser Roberto Malo para eso, no se admiten imitaciones), sino cómo consigue vendérselas a los editores.

Pongamos por ejemplo “Maldita novela”.

¿Qué es “Maldita novela”? ¿A qué género se adscribe? ¿Existe una categorización donde encaje? Quizás sólo sea un juego metaliterario. ¿O acaso un juego metaliterario dentro de un juego metaliterario dentro de…?

No tengo ni idea, pero puedo afirmar que he disfrutado como un enano leyéndola, así que estas disquisiciones importan bien poco. Aceptaré la palabra del autor y consideraré que es una novela. No tengo más remedio. Al final hasta me ha dejado con la inquietante impresión de que yo podría ser tan sólo un personaje suyo. No quisiera ofenderle llevándole la contraria.

Contar de qué va es un poco más fácil que describirla. El protagonista es Julio Martín, un escritorzuelo con cuatro antologías de cuentos publicadas que se decide a escribir su primera novela, por eso de que es la extensión que vende y otorga prestigio. El libro trata sobre el proceso (más bien el no proceso) de escritura.

Ya, como muchos otros cientos de obras metarreferenciales sobre el proceso creativo.

Pues no. Para empezar el autor de “Maldita novela” (¿Qué autor? Esa es la cuestión) es mucho menos estirado que todo eso. Hay que tomarse la cosas con humor, hasta los bloqueos, y escribir lo que se pueda, si son cuentos, cuentos, y si poemas pues poemas. Luego siempre se puede apañar algo con todo ello, ¿no?

Vamos, que se trata de una gamberrada.

Pero entonces… ¿Por qué es tan jodidamente incisiva a veces? ¿Por qué si está construida a base de retales dispares por completo la envuelve una sensación de total coherencia? Sí, yo, como escritor, también me he enfrentado a algunos de los escollos con los que se tropieza Julio, así que por ahí puede existir cierta conexión, pero soy un negado para la poesía (ni la leo ni mucho menos la he escrito nunca) y me han encantado los poemas que integran “Maldita novela” (¿Poemas? Pues sí, la mayor parte breves descripciones de sueños, apuntados a modo de diario por el aspirante a novelista. Píldoras de humor concentrado. Aún me parto de risa cuando pienso en el sueño en que a Julio se le desprenden los genitales).

Pero la cosa no acaba ahí. Dentro del libro tienen cabida listas, capítulos sueltos, horóscopos, guiones, recetas… casi cualquier tipo de escrito que pueda imaginarse (y creo que ha quedado claro que Roberto tiene mucha imaginación). Lo desconcertante es que todos los fragmentos tienen su razón de figurar. Nada hubiera sido más fácil que haber acabado con un cajón de sastre que se erigiera en un monumento al ego del escritor (una especie de accidente ferrovialiterario). Pero no, Roberto se controla y sabe condimentarlo con una buena ración de sana ironía, modera las expectativas y se contenta con ser Dios. Como resultado, lees “Maldita novela” de principio a fin (en muy poco tiempo) con una sonrisa pegada perennemente al rostro.

Pese a todo, sigo sin comprender cómo la vendió al editor.

Los editores suelen ser muy conservadores, sobre todo con los novatos.

Por fortuna “Maldita novela”, por mor de algún milagro, salió de imprenta hace ya casi tres años, y eso es una feliz circunstancia de la que cabe congratularse, pues ofrece la oportunidad de leer algo distinto y a la vez común (tal vez leer algo común de forma distinta). Además, experimentándola se ve de dónde salieron obras posteriores como “Los guionistas” o “La marea del despertar”, una muestra adicional de que bajo el caos aparente subyace un propósito claro y una estructura sólida.

Otras opiniones:

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en enero 30, 2010.

Una respuesta to “Maldita novela”

  1. A mí me pareció un juego muy divetido para el lector y también lo tubo que ser para Roberto dando rienda suelta a su inmensa imaginación. Todo esto quiere decir que me gustó mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: