Mi no-crónica de la HispaCon

Me gustaría poder realizar una crónica exhaustiva de estos tres días (cuarenta y ocho horas, en realidad) pasados en Huesca, pues se han erigido en toda una fiesta del género fantástico nacional (con permiso del muy grande Steve Redwood) y eso es precisamente lo que siempre quisimos impulsar desde Rescepto. Sin embargo, me temo que tendré que conformarme con una no-crónica, pues un año más me he encontrado atado de pies y manos entre actos en los que participaba como ponente y cuestiones organizativas (la HispaCon es el momento cumbre del año para la junta de la AEFCFT).

Hispacon

Así pues, vayan por delante mis más abyectas disculpas por no haber podido atender a todo el mundo como me hubiera gustado. Cuando no estaba corriendo hacia o desde algún lugar, estaba preparando una charla o terminando de montar la presentación de los Ignotus (sí, me temo que la tenía desensamblada y el viernes por la noche, en vez de asistir a los monólogos de NOCTE, estuvimos hasta altas horas de la madrugada dándole al Powerpoint y ensayando). Mil perdones pues a Mariano (¡y mira que habíamos intercambiado mails con anterioridad!), Ismael (al menos me compré “Infierno nevado”, ya leerás aquí sobre él), Jorge (al final no hubo ocasión para la cervezita/refresco), David Mateo (pero bueno, viviendo en Valencia no es tan grave, aunque sólo nos veamos cuando nos desplazamos 400 kilómetros hacia el norte), Ramón (contigo al menos pude intercambiar algunas frases de vez en cuando), mis compañeros nocteños en general (a los que dejé plantados durante la asamblea paralela; muchos de los cuales despaché con un apretón de manos y unas pocas palabras entrecortadas, mirando de reojo el reloj), Juanmi y Fernando (me hubiera encantado seguir charlando después de la mesa redonda, pero mis compañeros de junta ya me estaban esperando a la entrada del salón de actos para secuestrarme) y a todos los que se me acercaron y no reconocí (mi incapacidad para asociar rostros con nombres bordea lo patológico; el término técnico es prosopagnosia). Tanta gente y tan poco tiempo. Ahora leo crónicas y me pego de cabezazos contra la pared (“¡Fulanito estaba allí!”). El año pasado, acudiendo de “civil” pude confraternizar mucho más.

En fin, el caso es que por los mismo motivos sería un cronista pésimo. Los actos a los que acudí pueden contarse con los dedos de una mano, así que mi visión en ese plano sería extremadamente parcial (y eso que nadie puede vanagloriarse de haber asistido a la mayor parte de los actos, pues se celebraban en tres salas en paralelo… por no hablar de la siempre pujante PasilloCon). En buena parte es culpa mía, por no llegar con los deberes hechos. Hasta prácticamente dos días antes no había encontrado la forma de meterle mano a mi charla sobre realidad virtual del viernes. El miércoles por la mañana no era más que un montón de ideas sin un solo atisbo de estructura y la presentación la ensamblé el jueves (terminaba a las 00:30 del propio viernes, apenas ocho horas antes de meter los bártulos en el coche y partir al encuentro de la A-23 y dieciséis y media antes de tener que impartirla; me gusta trabajar con cierta presión, pero aquello fue excesivo).

Respecto a los Ignotus… en fin, me volví un poco esquizofrénico pues era el responsable de la animación pero al mismo tiempo candidato, así que me vi en la necesidad de estar metido hasta las orejas en la parte técnica del proceso y desconectado por completo de la votación, recuento y toques finales (poner los nombres en la presentación; encargar, recoger y montar las plaquitas, acondicionar el salón…). Eso sí, valió la pena. Estoy muy agradecido a mis compañeros por no escamotearme la experiencia; los nervios de aguardar el resultado, la decepción de no conseguir el de antología y el subidón de hacerme con el de novela corta.

Ignotus_ganadores

Del domingo, mejor ni hablar. Asamblea de la AEFCFT, saludo en la de NOCTE, comida y cuatro horas y media de autovía de vuelta a casa.

Pese a todo, hay consideraciones generales que sí me gustaría resaltar.

Empecemos por las positivas.

Mi más efusiva y entusiasta enhorabuena a Diego, Abigail y el resto de integrantes de Oscafriki por una Hispacon que ha dejado el listón muy, muy alto (lo superaremos, porque esto va para arriba, pero habrá que trabajar muy duro). Desde el pasado Liter Imaginarius, al que tuve la suerte de asistir, sabía que la capacidad y la ilusión estaban ahí, pero afrontar una convención con más de 120 asistentes, celebrando actos en paralelo en tres localizaciones y con varios subgrupos con necesidades específicas son palabras mayores.

Recuerdo perfectamente el sentimiento con que abandonamos Almería hace un año. El consenso general era que esto se acababa y que había sido bonito mientras había durado. Supongo que para muchos el anuncio de Huesca como sede y de Oscafriki como organizadores no supuso ni mucho menos una garantía de excelencia, a lo que hubo que añadir las apreturas temporales. Sin embargo, el trabajo estaba ahí, y poco a poco fue surgiendo a la luz. Me alegro enormemente con su éxito, que es además una demostración palpable de que hay por ahí afuera muchísima gente válida, con ganas de trabajar, a la que poder reclutar (o con la que poder asociarnos) para impulsar a mayor altura estos géneros que no son tan minoritarios como nos gusta a veces aparentar.

En serio, si algo se ha respirado en el pasillo del Centro Cultural del Matadero de Huesca ha sido optimismo. No creo equivocarme si afirmo que nos hemos vuelto casi todos para nuestras casas con una buena inyección de moral y con ganas de desempolvar viejos proyectos. ¡Magnífico! Ahora, a aprovechar el impulso antes de que el rozamiento acabe anulándolo. Un poco de trabajo, si es constante, nos puede llevar a las estrellas (como dejamos claro durante la mesa redonda del sábado al referirnos a las velas solares).

En la casilla de los aspectos negativos, sin embargo, no puedo dejar de señalar cierta tendencia a corregir. Evidentemente, hay muchas cosas que personalmente y como miembro de la junta de la AEFCFT podría mejorar (comunicación con la prensa, por ejemplo), pero eso son cuestiones internas y, no lo dudéis un segundo, ya nos flagelaremos con ellas el sábado en la reunión post-hispaconera (después de preparar convenientemete las espaldas a base de palmaditas reconociendo lo machos que somos). Aquí quisiera llamar la atención sobre casos como la excesiva separación en subgrupos (NOCTE por un lado, Aznaritas por otro, amiguetes de tal o cual región o de tal o cual foro de internet…). Es lógico y normal, pero lleva a situaciones un poco violentas cuando alguien que no pertenece a ningún subgrupo tiene que enfrentarse a una sala vacía porque da la casualidad que las otras dos están ocupadas en actos semi-internos. Vamos, el típico desamparo del novato. Tenemos que trabajar más en la integración. Sé que son pocos días y muchos amigos a los que se ve de uvas a peras por saludar y contactos por realizar, pero aun así nuestro objetivo debe ser seguir creciendo, y ello sólo se consigue integrando a nuevos compañeros de batalla.

Hispacon_casetas

Hablando de lo cual, me ha parecido mal el exilio al que hemos tenido sometidos a los esforzados editores que se han presentado en Huesca con su fondo bibliográfico a cuestas para facilitarnos la adquisición de ese ejemplar inencontrable en las tiendas locales. Ojo, no digo que la localización no fuera buena (estar de cara al público también tiene sus ventajas, aunque quizás faltó algo de promoción), pero cada vez que salía a charlar con Fermín (Tusitala), Juan o Miguel (Saco de Huesos), Jorge (Sirius) y, claro, Raúl (AJEC), los veía a los pobres más solos que la una. ¡Que éramos 120! Me extrañaría que hubieran vendido 120 libros entre todos.

Uno de los pilares de nuestro futuro son los editores (aunque en ciertos aspectos sean el enemigo natural de los autores, se trata de una relación que forzosamente ha de girar en torno al binomio amor-odio). Una HispaCon sin editores no es lo mismo, y si no los cuidamos ¿para qué querrían continuar acudiendo?

La HispaCon no es sólo un foro para darte a conocer o para tratar más estrechamente con aquellos con quienes ya te relacionas, sino que debería servir para expresar el apoyo de un grupo con intereses afines hacia aquellos que trabajan por los mismos objetivos, aunque no los conozcamos previamente. ¡Que mejor lugar que la HispaCon para abrir perspectivas!

Así, quizás, en el futuro gente que no se plantea acudir porque nos ve (en parte con razón) demasiado cerrados, se animaría y, poco a poco, iríamos creciendo en una dinámica beneficiosa para todos. Ése es, a grandes rasgos, el objetivo de la actual junta de la AEFCFT durante los dos años que nos quedan: cambiar la concepción de fándom exclusivista a fándom integrador, y purgar al término de tantas connotaciones negativas como nos sea posible.

La XXVII HispaCon (Huesca 2009), ha sido un gran paso adelante, pero en ciertos aspectos no ha alcanzado su pontencial (en otros lo ha superado). Sin desmerecerla en absoluto, que la del año que viene sea aun mejor y que si podemos reunirnos 200 no seamos 150 (y si pueden ser 250, mejor que 200) y, sobre todo, que no se vaya nadie sintiendo que no ha sido una experiencia provechosa (encima, como son tan pocos, la sensación de impotencia es doble).

Ignotus_entrega

Sea como sea, poniendo en un platillo los aspectos positivos y en otro los negativos, los primeros vencen sin esfuerzo, determinando una valoración global excelente de la HispaCon 2009. Así pues…

Muchas gracias Oscafriki.

Muchas gracias compañeros de la AEFCFT.

Muchas gracias Nocte, Escuadrón Delta, Sevilla Escribe, Abadía Espectral, Sirius, Saco de Huesos, Tusitala, AJEC, Silente, escritores, lectores, críticos y aficionados “de a pie”, que son al fin y al cabo los que deben sustentar a todos los demás.

Nos vemos en la del 2010.

Anuncios

~ por Sergio en noviembre 10, 2009.

8 comentarios to “Mi no-crónica de la HispaCon”

  1. Bueno, habitualmente entro como Sim, no seporqué. Fui a Huesca el sábado y me sorprendió el dinamismo del evento, en serio. Un fuerte aplauso para Osafriki. La gente hablaba maravillas de la interacción (especialmente nocturna)

    Como novato, como problema de integración, sugiero mentalizar a la gente para que se cuelgue las acreditaciones. No sabéis lo útil que va para poner cara a personal con el que foreas a diario pero que no le conoces la cara. Muchos te suenan, pero no sabes si es exactamente Joe este, juanan lo que sea (como encima, el personal va con camiseta negra y tejanos, como para aclararse), y eso corta bastante. Se que no mola ir con la acreditación, pero es util a cojones.

    Luego, lo de los editores y la venta. ¿se podría habilitar un sitio más cómodo dentro?. Sería la suyo. Lo digo porque creo que sin editores, mal, y porque me gusta vender, desgraciadamente rara vez lo mío, pero me mola meterme en la caseta y vender libros (Jorge de Sirius, lo sabe y aprovecha). Es una manera cojonuda de conocer aficionados a la CF y ver que les gusta, que no… Sinceramente, todo muy bien (mucho mejor de lo que pensaba) menos lo poco enfocado que vi el encuentro para el negocio.

    Mis más expresivas felicidades por el premio.

  2. Lo de la acreditación creo que ha sido un problema técnico. Me explico, las proporcionaron un poco pequeñas y con un clip como único medio de sujección, así que nadie las utilizaba. Lo ideal en estos casos es una acreditación plastificada para colgar del cuello con cinta (como llevávamos la junta) o con imperdible. Pero bueno, se trata de una cuestión menor (aunque me privara de reconocerte).

    Respecto a la ubicación de las casetas… la verdad es que pienso que estaban bien. Los asistentes no deberían necesitar que les pusieran los libros bajo las narices y cabía la posibilidad de atraer al público de Huesca (al final resultó que era un público un tanto reticente). Ha sido una de las mejores localizaciones en años. Falló quizás la potenciación de su uso. Hubieran podido celebrarse actos en torno a ellas para atraer a la gente que pasaba. En cualquier caso, por cosa de diez metros la gente hubiera debido estar ahí, revoloteando de tanto en tanto, aunque fuera por puro y vil interés, que había mucho autor (yo vendí dos libros en un ratito que me acerqué a la caseta de AJEC, no es mucho, pero es que no había más comprandores potenciales). En fin, el aspecto comercial es de las pocas cosas a mejorar significativamente… Al menos mientras no cuajen proyectos más ambiciosos.

    Muchas gracias.

  3. Sergio, tienes muchisima razón en lo de que de Almería salimos terriblememnte pesimistas, y en Huesca nos hemos reencontrado con las Hispacones de siempre, y que hemos salido con un optimismo refrescante.
    Lo de las casetas… lo que tambien influyó fue el tiempo. Pena que hiciera tna malo. No invitaba a salir a ellas o a quedarse a charlar. Imagino lo que habrán pasado los que estaban allí, al pie del cañon. Estoy seguro que si hubiera hecho mejor tiempo, con la cobertura períodística que tuvo el evento, más gente se hubiera acercado a ver que hacíamos.
    Bueno, fue todo un placer charlar contigo lo poco que pudimos. A ver si lo siguiente ya es compartir una cerveza y hablar de CF hard. Por cierto que tu charla sobre “realidad virtual” estuvo “realmente virtuosa”

  4. Lo que lamento es que sólo me diera para estructurar un tercio de mis ideas al respecto. Me tuve que dejar en el tintero toda la parte realmente especulativa. ¡Qué mal rato pasé el jueves hilvanando a toda prisa el discurso! (además, seguro que se me notó perdido un par de veces).

    Pero bueno, ya nos vemos en futuras ocasiones, quizás antes de fin de año, en el viajecito que debemos a Guadalajara.

  5. Por la cuenta que me trae (mi alter ego es una IA), estoy enormemente interesado en tu ponencia sobre realidad virtual. No pude asistir porque sólo tenía operativo el sábado, pero era la que más me interesaba del programa.

    Sería usted tan amable de dedicar unos cuantos post a dicha ponencia, poner un resumen, o todita ella en varios post… enfín…

    Volviendo a la hispacón. hubo un poco mal rollo en los vendedores al ver que unos estaban dentro y otros fuera. Enfín…

  6. Pues no lo sé. He estado jugando con la idea, pero el caso es que nunca escribo por adelantado mis ponencias, sino que me documento a lo bestia y las estructuro (generalmente en torno a una presentación en powerpoint). Luego, la forma exacta que toman se debe en un 50-40% a la improvisación. Así que ponerla por escrito supone casi repetir el trabajo.

    Además, le tengo mucho respeto a lo escrito. Me vería en la obligación de ampliar y enfocar, y no estoy seguro de que mis ideas al respecto estén lo bastante maduras para eso.

    Ya veremos. Es posible que escriba algo; aquí o en Literatura Prospectiva, que ahora con la HispaCon en el retrovisor puedo abordar proyectos que tenía paralizados.

  7. Hola Sergio, ahí estoy subiendo unos videos de las charlas de la Hispacon para una reseña para Axxón. El link del tuyo es http://www.youtube.com/watch?v=bpkJRNeuduU. Cualquier cosa me avisas y lo quito. No llegué a ver la charla completa porque estaba en la de Álfredo, pero que me he divertido con esa parte de las preguntas y respuestas… :) Saludos, Laura

  8. Hola Laura.

    Ningún problema. Cuando te subes a una tarima de esas toca arrostrar las consecuencias de la “fama” con entereza. Y si has pillado la parte en que ya estábamos desatados… en fin, ya lo dijo Juanmi: no podíamos competir con la charla de Alfredo. Un gran trabajo en la grabación, sin duda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: