El misterio de la isla de Tökland

Todos tenemos en nuestra infancia libros que nos marcan, de esos que leemos una y otra vez, sin cansarnos nunca de ellos. Entre mis autores de esa época de las primeras lecturas “de verdad” se cuenta Haggard, Poe, Verne, Ende y Tokien. De españoles la cosa anda un poco más manca, pues sólo podría citar a dos: Bécquer (sus leyendas) y Joan Manuel Gisbert.

La primera vez que leí “El misterio de la isla de Tökland” fue en el colegio, no sabría precisar en qué curso (¿tercero o cuarto, quizás quinto de EGB?). Teníamos una pequeña biblioteca de clase, de la que podíamos sacar libros para llevarnos a casa. El paraíso, vamos. Nos daban pequeñas tarjetas para ir apuntando los libros que sacábamos. Sólo tenían diez espacios, así que las gastaba por fajos, porque por aquella época me leía unos tres libros por semana (creo que aún las debo tener amontonadas en algún cajón). El caso es que cayeron ondonadas de libros de Austral Juvenil, algún que otro de SM (serie roja preferentemente), varias series de esas británicas de niños detectives… Al finalizar un curso había llegado ya hasta el extremo de empezar a apurar su equivalente para niñas, pues era lo único que me quedaba por raspar. De entre toda aquella morralla, unos pocos se destacaron y permanecieron en la memoria más allá de la siguiente docenita de novelas, y de entre estos, casualmente, hay tres de Gisbert. Dos de ellos, “Leyendas del planeta Thámyris” y “El museo de los sueños”, no los volví a catar nunca. Con el tercero, “El misterio de la isla de Tökland”, tuve la suerte de encontrar por casa la edición de Círculo de Lectores, así que se convirtió en una lectura veraniega recurrente.

tokland

Esta novela, ganadora del premio Lazarillo de 1980 y publicada en 1981, podría considerarse un auténtico clásico de la literatura fantástica juvenil. Aventura en estado puro que consagró a su autor como una de las voces más importantes del género en España, y así ha seguido hasta el momento (aunque, inconvenientes de hacerse mayor, yo le haya perdido la pista hace tiempo).

El misterio de la isla de Tökland es un desafío, pero no uno que exija habilidad física (tampoco es apta para fondones), sino mental. El excéntrico millonario Anastase Kazatzkian, a la cabeza de la Compañía Arrendataria de la Superficie y Subsuelo de la Isla de Tökland, anuncia la creación del mayor acertijo de la historia, un laberinto diseñado para probar la imaginación de las mejores mentes del mundo, con un premio de cinco millones de dólares (además del honor de vencer al más monumental reto intelectual concebible) para quien logre salir triunfante.

Las solicitudes de participación llegan desde todos los rincones del mundo y los candidatos deben superar tres pruebas de ingenio antes de tener su oportunidad. Muy pocos son los que lo consiguen, y ninguno permanece durante más de veinticuatro horas en la isla. En estas, llega Nathaniel Maris, un periodista al que le brindan el acceso sin más, cuya crónica es la primera información que recibe el mundo sobre los enigmas que alberga el laberinto. Sin embargo, no es hasta la llegada de Cornelius Berzhot, aventurero profesional, que los acontecimientos empiezan a precipitarse. De su mano, superamos las tres pruebas calificatorias y los primeros enigmas del laberinto, aunque perdemos el contacto a medida que va adentrándose en el corazón del misterio.

Y como nosotros, también su equipo, en un barco en alta mar, que incluye a Nathaniel, ve cómo se corta la comunicación por radio con su hombre, lo que los fuerza a desembarcar en Tökland y acudir en su ayuda, pues los hombres contratados por Kazatzkian, convencidos de que toda aquella pantomima sólo esconde unas excavaciones ilegales, se han rebelado contra su patrono, postrado por una enfermedad terminal.

tokland2

Si algo tuviera que destacar de la novela sería su atmósfera. Consigue mantener en todo momento un aire de misterio que no puede quebrarse de golpe, sino en el que hay que escarbar para ir exponiéndolo poco a poco a la luz. También la estructura es inusual para un libro de aventuras juvenil. Nos obliga a saltar de protagonista en protagonista, escamoteándonos escenas que cualquier otro escritor hubiera explotado hasta agotar toda su capacidad de sorpresa, dejándonos insatisfechos. El misterio de la isla de Tökland está por siempre más allá de nuestro alcance, es el ideal de un enigma. Gisbert comprende que si fuéramos capaces de penetrarlo, perdería todo su halo de excepcionalidad. Un secreto revelado deja de ser tal, así que acompañamos a los personajes en sus primeros y más sencillos pasos, viéndolos desvanecerse en un arcano por encima de nuestras posibilidades. Así, al terminar la novela, la fascinación permanece porque, aunque el protagonista puede haber completado su camino iniciático, nosotros nos hemos movido como sus compañeros, por los caminos laterales de mantenimiento, rozando apenas el núcleo del desafío.

Mantener el equilibrio entre revelación y ocultación es difícil, y sólo se logra gracias a unos personajes carismáticos (quizás un tanto planos, pero tampoco hay que pedirle peras al olmo). Es cierto que la resolución final te deja un tanto descolocado (por lo tremendamente extraños y trascendentes que son los motivos de Kazatzkian), pero ello no empaña el impacto global de la novela.

Personalmente, agradezco su enfoque. Los elementos fantásticos no están ahí para transmitir una moraleja, como cubierta de caramelo para endulzar la píldora didáctica. Son la base misma de la narración. Trata del hombre enfrentado al misterio, desde una perspectiva juvenil, sí, pero no por ello empleando la fantasía como un medio, sino como un fin en sí mismo (este mismo tema del ser humano fascinado por su interacción con lo fantástico es la base de su ya mencionada novela “El museo de los sueños”, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de 1984).

“El misterio de la isla de Tökland” es un clásico de la literatura juvenil, y también de la literatura fantástica española, que seguro que seguirá descubriendo este género a nuevas generaciones de lectores, que se adentrarán, de la mano de Cornelius Berzhot, en el corazón del enigma.

About these ads

~ por Sergio en abril 11, 2009.

13 comentarios to “El misterio de la isla de Tökland”

  1. Gisbert fue una lectura de infancia de la que guardo muy buen recuerdo.

    Estuvo de invitado en una (interesantísima) mesa redonda de la hispacón de 2002, en BCN.

  2. Tökland, El Bosque Mitago… qué suerte haber tenido libros como esos cuando era un chaval.

  3. me podeis ayudar?alguien a leido el libro?xd

  4. Sí, claro, no se puede (debe) hacer una crítica sin haber leído el objeto de la misma. Eso sí, de la última vez hace ya años. ¿Por?

  5. no m gusta nda el libro

  6. Posiblemente por su exceso de letras…

  7. el libro me ha gustado prqe empieza con misterio, y acaba… no lo se prqe el final no lo he leido…

  8. como me gusta leer libros ,y si os digo la verdad soy el autor JOAN MANUEL ,y me encanta vuestras buenas y malas opiniones.Porque cada uno es si mismo…Y dejate llevar por la magia…

  9. Hola! Acabo de releerlo 25 años después y me ha vuelto a encantar. Gran reseña :)

    saluditos

  10. [...] los viernes en el recreo , para comentar la lectura de un libro que están leyendo todos : ” EL MISTERIO DE LA ISLA DE TOKLAND” . Estos alumnos van realizando la lectura del libro, cada semana un número de páginas, [...]

  11. Pues yo tengo un recuerdo mezclado de ese libro: me fascinó hasta que cerca del final parece que a Gisbert le llaman a cenar y todos los misterios se resuelven en privado y el libro se acaba de pronto. :(

  12. alguien sabe los personages segundarios? esk no estoy nada segura k si hay! mira k tonta puedo llegar a ser!

  13. me encanta tu crítica, en serio :D
    El libro me gusta, pero piensoque de vez en cuando el autor se “enrolla” un poco.
    dejando esto al margen, es un granlibro, y se merece el premio que ganó.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores

%d personas les gusta esto: