Voy a someterme a un cambio de género

Tras mucho darle vueltas a la cabeza he llegado a esa conclusión. Sinceramente, no encuentro otra salida. Yo me resistía, pero veo que es inevitable, así que mejor lo asumo, tiro para adelante y lo anuncio públicamente para no caer en la tentación de arrepentirme.

Este verano me entregué a un último intento desesperado por aferrarme a mi género, pero, pese al aparente éxito inicial, he descubierto que el esfuerzo me devuelve a la misma posición insatisfactoria de siempre, y ya no tengo fuerzas para soportar otro año en las mismas condiciones. Así que voy a cambiar, y quisiera explicar por qué. No para justificarme, ni por mero afán exhibicionista, sino para exponer cómo están las cosas.

Lo cierto es que nunca he sido muy estricto. Siempre he coqueteado con otras posibilidades, a veces hasta cosechando algún pequeño triunfo. Sin embargo, la cabra tira pa’ el monte, y yo hacia lo mío. Hasta ahora.

Voy a dejar de escribir ciencia ficción.

Por lo menos hasta que pueda sentarme con tranquilidad, ordenar mis ideas y ponerme a escribir una de las dos o tres novelas que hace tiempo que me están tentando; sabiendo además que no es un esfuerzo estéril, que hay buenas expectativas de conseguir publicar con una tirada decente y con unas expectativas comerciales acordes. A día de hoy, las condiciones no están ahí. Es más, no veo ningún camino para cambiar la situación. Me he pasado cuatro o cinco años empujando en una dirección y creo haberme topado con una pared. La constancia nunca ha sido una de mis virtudes (ni ando muy sobrado de moral), así que no puedo seguir empujando y tampoco recorrerla con paciencia para encontrar un huequecito por el que colarme.

muro

Cierto, podría seguir escribiendo algún cuento de vez en cuando, pero ¿para qué? ¿Dónde lo podría publicar? ¿En algún ezine que no leen más que los autores incluidos y los amigos (y aun así de forma selectiva)? ¿En algún foro, entre otros quinientos textos de usar y tirar? (lo lamento, pero ésa es la impresión que tengo del valor de un cuento publicado en un foro; todo lo más sirve para que los conocidos te digan lo cojonudo que eres). A mí lo que me motiva en esta etapa es desarrollar una idea, en no menos de 5.000 palabras (si pueden ser 10.000 mejor). Hay un par de certámenes que aceptan textos de esa longitud, pero o no confío en su ecuanimidad (en algunos casos con motivos más que sobrados) o no trago la aleatoriedad intrínseca de los premios (elegir el vencedor, a la postre, es una decisión con altas dosis de subjetividad, así que por cada ganador hay un puñado de perdedores con iguales méritos). O sea, incluso con un cuento cojonudo (¡hey!, fuera falsas modestias, si no pensara eso de mis cuentos no los enviaría a ningún lado… ni me molestaría en escribirlos; no tiene por qué ser un presunción acertada, pero todo el tinglado se sostiene sobre ella) al final el resultado es el mismo: te tragas el relato y ahí se queda, a acumular polvo y frustración en tu disco duro. No, no se puede planificar en función de los caprichos del azar. Sería como intentar edificar un castillo en un pantano. No hay tierra firme, así que si se sostiene es por pura chiripa. En otras palabras: a día de hoy, en España, en literatura fantástica, no existe la estructura necesaria para ir avanzando pasito a pasito. Estás abocado a caer en algún pequeño nicho y eternizarte allí, sin avanzar un paso a no ser por algún pelotazo cósmico imprevisible. En realidad, toda la vida ha sido así, pero a juzgar por mi limitada experiencia directa (de unos pocos años a esta parte), en ese sentido estamos peor que nunca (sin que sea menos importante el motivo de que esos callejones sin salida se ven muy acogedores desde la entrada).

Si fuera muy prolífico, podría plantearme el sacrificar unas cuantas novelas para ir haciendo nombre. Sólo que no lo soy y, en vista de los plazos editoriales, además tendría que armarme de una paciencia que envidiaría el santo Job. Lo reconozco, soy un ansioso y un cenizo. La espera me mata y necesito satisfacciones a corto o medio para poder ir tirando. Así que voy a cambiar de género.

cambio-genero

Los bastos pintan igual de negros en fantasía y terror, pero al menos no estoy tan quemado intentando avanzar por ahí. Por no hablar de que veo un camino mucho más despejado (lo que no es mucho). Cuestión de cuotas de mercado e hibridación con la literatura generalista (imposible para la ciencia ficción que practico).

La decisión ahora es a qué dedico mis esfuerzos. En fantasía tengo más activos (aunque quizás tendría que llamarlos pasivos, porque tampoco hay quien los coloque), pero últimamente las cosas parecen estar avanzando un poquito en el terror. En ambos casos tengo proyectos a medio elaborar que recibirían con agradecimiento un poco de atención por mi parte. O podría pasar de todo e intentar escribir un melodrama urbano sobre algún individuo marginal. No se me da muy bien el papel de pseudointelectual de medio pelo, pero todo es cuestión de practicar. Por otra parte, me temo que con la literatura juvenil no me he entregado lo suficiente (demasiada fantasía, ahora lo que se estila es algo un poco más terrenal… mientras no hayas vendido chorrocientos millones de libros en el extranjero). A lo mejor, si me contorsiono algo más logro pasar por el aro.

También podría mandarlo todo a tomar viento.

Es una opción que se me ha cruzado de vez en cuando por la mente. Carezco, si no de otras cosas, seguro que del carácter y fuerza de voluntad necesarios para seguir dando cabezazos contra el muro hasta que se venga abajo. Por el momento, siempre he encontrado una última bala en la recámara, pero cualquier día de estos…

¿Terror o fantasía? ¿Qué género tiene más opciones de provocarme disgustos? Lo único que sé es que la cifi ya ha colmado su vaso. Tendrá que esperar a tiempos mejores. Si llegan.

Y con esto termina la entrada ególatra/lloriqueante del mes (prometo no reincidir hasta marzo lo menos).

Anuncios

~ por Sergio en febrero 6, 2009.

16 comentarios to “Voy a someterme a un cambio de género”

  1. Con ánimo de publicar desde luego es un género suicida en España. De todas formas, aquí es más importante cómo se vende que lo que se vende, de forma que siempre se pueden “suavizar” determinadas historias de ciencia ficción bajo la máscaras del terror, la fantasía o sobre todo, el tecno-triller. No es lo mismo, pero quizá tampoco tenga que ser una ruptura tan tan abrupta.

  2. Me temo que mi ciencia ficción no puede enmascararse. Soy de los de meter ciencia y anticipación a lo bruto. Cualquier otra cosa no me satisface, así que prefiero cortar por lo sano y dedicarme un tiempo a otras cosas (que también me atraen, sólo que no del mismo modo). Los temas que me seducen en estos momentos son el singularitarismo (evolutivo antes que tecnológico), el transhumanismo y la realidad ampliada. Puedo escribir terror y fantasía lo bastante cercanos al mainstream para buscar un público solapante. En cifi no tengo esa alternativa.

  3. Dejando a un lado que el juego de palabras del título me parece más digno de Ibáñez que el de HUGOLATRÍA, lo que importa realmente es lo que uno mismo quiera hacer. Si el publicar y vender cosas que no te convencen tanto como lo que de verdad te gusta te compensa bien. Pero dudo mucho que la fantasía o el terror reporten satisfacciones superiores. Al final el crítico más implacable debería ser el que te mirara desde el otro lado del espejo.

  4. Es una cuestión del tipo de “recompensa”. Tal vez la escritura en sí me reporte menos satisfacciones inmediatas (ojo, digo menos, escribir algo que no te interesa en absoluto es imposible), pero con una perspectiva amplia, el objetivo a medio plazo que puede ser la publicación en condiciones más comerciales y el ir creciendo como escritor para poder ir accediendo a mejores posibilidades también es un fin por el que merece la pena dejar aparcados ciertos proyectos. Sólo se trata de buscar una realización personal más allá de la simple actividad creativa (para la que no hace falta ni público).

    O quizás no sean más que tácticas contemporizadoras para combatir la frustración que tarde o temprano amenaza con superarnos.

  5. Moises y jose ramón tienen razón respecto a lo que se vende es por como se vende y las satisfacciones de uno mismo.
    Dices que lo tuyo no se puede enmascarar, pero en tu libro hay relatos que podrían muy bien encajar bajo la denominación de tecnotriller, ” el amanecer de la era de la transmisión” puede encajar muy bien en ese “subgénero”.
    Como ha dicho moises, todo se resume a como se venda. Mira las últimas obras de somoza. ¿Son catalogadas como cifi?
    Tal vez un agente que te mueva las novelas podría ayudarte…

  6. No me estires de la lengua respecto a lo ciencia-ficcionero que es Somoza… Precisamente Zig-zag representa lo que nunca jamás escribiré. Además, lo cuela ahora que ya se ha hecho un nombre, a base de otro tipo de ficción.

    Por otro lado, hay cosas que no se pueden enmascarar (“Snowcrash”, “Cita con Rama”, “El instante aleph”…) y las historias que tengo en mente son de ésas.

    Por último, lo del agente.

    Lo he intentado. Con un producto bastante más sencillo de colocar que una novela de ciencia ficción (con las miserias que mueve el género, ningún agente estaría dispuesto a dedicarle cinco minutos), y la experiencia ha sido bastante decepcionante (por decirlo con suavidad).

  7. no creo que las primeras de somoza se pudieran clasificar de “generales”. Clara y la penumbra es cifi; la dama nº13 es terror. Y vale, zigzag deja mucho que desear respecto a una cifi congruente, y la llave del abismo cifi aunque también algo…
    Respecto a ti, ¿por qué ese cambio tan radical? no crees que podrías tirar por el tecno triller con alguna historia de lo que te gusta escribir antes de cambiar de género totalmente.

    Y respecto al agente, ya te contaré

  8. El techno thriller no me motiva. Para mí la ciencia es protagonista, no un gadget para dar sabor futurista. No sabría cómo abordarlo. Sería aun peor escribir una ciencia ficción que no es la que me interesa, que dejarla por el momento aparcada. Tengo tres historias esbozadas (cuatro si contamos una especie de híbrido), y una de ellas será lo próximo que haga en cifi… un año de estos.

    Además, tampoco es un cambio radical. Ni mucho menos. Aunque no resulte aparente, en realidad en los últimos años he escrito mucha más fantasía que ciencia ficción, y el terror no está demasiado lejos. El que no haya aflorado es una cuestión anecdótica (circunstancias de la vida).

  9. Leo un tanto sorprendido la entrada, y acabo achacandola a algún tipo de suceso que te ha dejado mal sabor de boca. Lamento leer que dejas estra ciencia ficción nuestra, que te rindes. Es verdad que otros te han precedido en esta decisión: Arsenal, Negrete, Marín, que saliendo de la ciendia ficción se han pasado a generos más lucrativos o mejor vistos por el ciudadano de a pie: Fantasía, fantasía histórica, novela histórica (el mismo camino…). Al menos tu tienes la idea de seguir con lo fantástico… ojalá te vauya bien y te replantees “tu” ciencia ficción.
    Pero me entristece saber que la Ciencia Ficción va a perder otro escritor. Y bueno, además. Que he leido tu antología y la he disfrutado. Puedo entender tus razones, no obstante, aunque no las comparta. Es verdad que en España aún falta esa novela de CF que nos saque esa espina de que el género no vende. Pero si los autores abandonan, esa novela nunca se escribirá y la CF hispana pues languidecerá…

    Pero no digo más. Escribe lo que te guste o lo que creas conveniente. Es tu decisión. Pero yo lamento que la CF hispana se siga quedando cada vez más huerfana de autores. ¡Pena!

  10. No hay en realidad ningún suceso puntual. Se trata de la evolución del mercado (al menos tal y como lo analizo). Una novela de ciencia ficción española jamás puede vender porque las tiradas son ridículas. Con menos de mil ejemplares, que es la tirada tipo (en realidad, sospecho que la media andará más por los 600), no hay nada que hacer. El libro ni siquiera llega a las tiendas (quitando de los ejemplares de las presentaciones, en Valencia se han recibido cuatro ejemplares de mi antología… cinco o seis máximo si asumo que se me haya podido escapar alguno).

    Ítem más, las reseñas han salido casi todas de los nuevos círculos de aficionados. Para el núcleo “clásico” ha pasado desapercibida (no vale la pena especular sobre las razones).

    Hasta el 2010, en que aparecerá mi nuevo libro de ciencia ficción (el trato ya casi está cerrado) mi estatus como autor no variará un ápice porque no existen revistas donde poder seguir ampliando público (ha quedado demostrado que los ezines no sirven más que para que te sigan los amiguetes). Es decir, hasta bien entrado el 2010 no podré siquiera plantearme el buscar mejores condiciones de publicación en base a currículo.

    Ante este panorama, se impone una reasignación de esfuerzos. Por otro lado, tampoco es que vaya a escribir demasiado…

  11. Pero pensar que pasándote a la fantasía o al terror vas a lograr cifras de ventas superiores es algo, bajo mi punto de vista, erróneo. No esperes doblar o triplicar ventas por cambiar el espacio por hobbits o zombies… Salvo que lo coloques en una editorial fuera del círculo habitual y que piense que puedes darles dinero. Claro, que es eso lo que habría que intentar hacer en realidad.

  12. Para empezar, sólo por cambiar de género se logra como poco doblar la tirada (al menos en fantasía), y eso en las editoriales del ghetto. Aunque, por supuesto, el objetivo es apuntar al máximo.

    En estos momentos, la tirada máxima de una novela de ciencia ficción ronda los 2.000 ejemplares (quizás Card suba un poquito más). En fantasía la tirada estándard de las grandes editoriales es de 4.000, y con la fantasía juvenil se alcanzan picos de 100.000 (para autores españoles consagrados; fenómenos editoriales importados aparte).

    El mercado español de la ciencia ficción está subdesarrollado hasta extremos vergonzosos. La gente huye de él porque por el mismo esfuerzo (o incluso menos) accedes a un abanico de posibilidades mucho mayor. No sé si ha sido culpa del público soberano o si las editoriales no supieron montarse en la ola buena cuando fue su momento, pero esto es lo que hay.

    (EDITADO) Para ser justos, a nivel mundial la fantasía vende muchísimo más que la ciencia ficción. Lo cual no quita que en España ambos géneros estén muy lejos de su potencial demográfico.

  13. Si hablamos de cifi dura, no voy a negar que es casi imposible enmascararla sin ablandarla. En ese caso seguramente yo también tomaría tu decisión. Mientras al menos te guste escribir de lo demás…

  14. He llegado a este sitio ayer y sinceramente me ha parecido muy interesante.

    Por cierto, ¿dónde puedo comprar alguna obra tuya en Chile? ¿se puede por internet?

    Y, para que no se diga que no he dicho ni pio de lo que están hablando:

    Creo que una fidelidad obstinada a lo que a uno le gusta hacer (o escribir, en tu caso) tiene un sólo destino final, si es que las condiciones externas no son adecuadas (mercado): frustración.
    Pienso que es mejor esperar, saber postergarse un poco hasta que las condiciones mejoren. A veces aparecen oportunidades donde uno nunca las hubiera imaginado. Apartarte un poco de tu género predilecto no es traicionarte ni quitarle fuerza a tus colegas escritores del género, sino hacer una jugada que, a la larga y si no pierdes el norte, redundará en que tus obras podrán llegar a donde deseas ponerlas. Tranqui.

    Saludos!!!

  15. La cosa está muy difícil (en cualquier dirección que se mire), pero hay que seguir intentándolo.

    Muchas gracias por tu interés. Sí, puede adquirirse por internet (menos mal que tenemos el comercio electrónico). En esta página, al final, vienen indicadas todas las opciones. Lo que ya no sé son las condiciones de cada sitio para el envío transoceánico.

  16. Perfecto… gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: