Más verde de lo que creéis

He aquí un libro sorprendente. Ya lo avisa en el título, aunque pierde con la traducción. El original, “Greener than you think” me da la impresión de que juega con dos dobles sentidos. Por un lado, el “you” puede hacer referencia al lector, interpelándole directamente (con lo que podría haberse traducido, creo que con mayor acierto, por “Más verde de lo que crees”). Por otro, y tras haber constatado la mala leche que se gasta, no puedo dejar de pensar que en la mente retorcida de Ward Moore revoloteaba el homofónico título “Grinner than you think”, de difícil traducción al español. Baste con apuntar que “grin” es una sonrisa forzada, y ésa es la expresión que mejor describe  lo que acaba transmitiendo la novela; una mezcla entre comicidad y mal rollo, como si sospecharas que alguien está gastando una broma pesada a tu costa pero no acabaras de estar seguro de ello.

mas_verde

La clave para entender el libro reside en la nota aclaratoria que el autor incluye al principio y que me permito reproducir a continuación:

Ni la vegetación ni las gentes de este libro son enteramente ficticios. Pero, lector, ninguna persona retratada aquí es usted. Con una sola excepción. Usted, señor, señorita o señora sea cual sea su país o su situación es Albert Weener. Tanto como yo soy Albert Weener.

En otras palabras: Albert Weener es todo el mundo, es el representante del ser humano, podemos extraerlo de la narración y situarnos en su lugar; a lo mejor no nos gusta la pinta de ese hueco, pero acabamos descubriendo para nuestro pesar que encajamos en él a la perfección. ¿Y quién es Albert Weener dentro de la ficción? Bueno, para empezar es el narrador. Es él quien nos explica cómo surge la hierba, una variedad mutante que crece de forma extraordinaria y, como pronto se descubre, imparable. A decir verdad, tiene bastante que ver con la aparición de la amenaza o, en todo caso, con su naturaleza. Cuando la doctora Francis lo contrata para vender su metamorfoseador, capaz de estimular el crecimiento de las gramíneas, a agricultores (con el loable propósito de combatir el hambre en el mundo), Weener piensa que será más rentable ofrecer el producto a aquellos tipos cuyo césped sea penoso, para que dejen de ser la rechifla del barrio. Esta primera elección, que parece trivial, se revela determinante, tanto en lo que respecta al destino del mundo como en definir la personalidad de nuestro alter ego literario.

Resumiendo, la hierba comienza a crecer incontrolada e incontrolable, enterrando bajo una masa verde e impenetrable primero la ciudad de Los Angeles, luego California, a continuación todos los EE.UU., y de ahí al resto de América, Oceanía, Asia, África y Europa, hasta que sólo las Islas Británicas resisten incólumes, pero ¿por cuánto tiempo? ¿Y qué hace Weener a todo esto? Pues el bueno de Albert no hace sino medrar. Con una mezcla de suerte y ciega determinación se introduce en el negocio de los concentrados alimenticios justo cuando el mundo más lo necesita, y logra cabalgar la cresta de la ola verde, aumentando sus beneficios de forma inversa a como el mundo se desmorona. Realizando la misma operación que con “Greener/Grinner” no es difícil transformar “Weener” en “Winner”. Es decir, Albert es un Ganador, y su filosofía es muy clara: para que haya un ganador, es inevitable que existan muchos perdedores, pero eso no es problema suyo.

Por supuesto, todo esto no es evidente al principio. Recordemos que el narrador de la historia es precisamente Weener y, por supuesto, desde su punto de vista todas sus acciones, desde la inoculación de la hierba con el metamorfoseador en adelante, están justificadísimas por las circunstancias. Eso sí, a medida que avanza la narración las racionalizaciones con que nos explica (y quizás incluso se explica a sí mismo) sus acciones se van revelando como un ejercicio de puro cinismo e hipocresía, en el que todo vale con tal de aumentar el margen de beneficios. Sí, la hierba es un peligro, pero mientras pueda seguir exprimiéndolo y esquivando daños personales, es un peligro aceptable e incluso deseable.

greener_than_you_think

Las preguntas que sugiere son perturbadoras. ¿Hasta dónde nos hemos dejado engañar por Weener? Como Weener somos nosotros, quizás haya que replantear la cuestión: ¿Hasta dónde estamos dispuestos a perpetuar el autoengaño? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a aprovecharnos de las desgracias ajenas? ¿Hasta dónde somos capaces de hipotecar nuestro futuro cerrando los ojos a la evidencia? Parece mentira que una obra de hace sesenta años (se publicó en 1947) sea capaz de plantear una cuestión tan candente en la actualidad, cuando nos enfrentamos a un cambio climático antropogénico potencialmente catastrófico sin que nadie esté dispuesto a sacrificar su sacrosanto derecho al transporte particular cuando le rote (ni ninguna nación está dispuesta a rebajar sus emisiones de gases de efecto invernadero, no vaya a perder competitividad). Ward Moore retrata en “Más verde de lo que creéis” la codicia humana en toda su magnificencia. Nos expone como maestros del autoengaño, aunque al mismo tiempo hace constar que no se trata de una postura inconsciente, sino que montamos el fraude porque nos interesa, y al carajo con las consecuencias. Si no miramos por nuestro propio futuro, ¿qué va a importarnos el presente de nuestros semejantes? Al fin y al cabo, cada hombre ha nacido para ser un Ganador, y que arda Roma (o que sea devorada por la hierba).

Para terminar con esta crítica, unas pocas palabras acerca del estilo. Lo cierto es que es difícil de encajar. No porque resulte farragoso, ni tampoco por falta de personalidad, sino porque tiene un regustillo a carca. ¡Hey, es de 1947! Al principio va tan poco a poco y las reacciones de la gente son tan inocentonas que no puedes evitar cierta sonrisilla de superioridad, pensando en otras obras similares que han soportado mucho mejor el paso del tiempo (como “La guerra de las salamandras”, que escribió Karel Capek en 1936). Lo que ocurre es que la mala leche de Moore es más sutil. Cuesta más darte cuenta de que el autor nos la está metiendo doblada. Pocas veces me he tropezado con un uso tan magistral del recurso del narrador capcioso (quizás pudiera apuntar a “Baudolino”, de Umberto Eco, en el que el narrador es un completo y confeso mentiroso). Su hipocresía se va mostrando poco a poco, en pasos tan sutiles que al principio la confundes con una cómica falta de criterio. Al final, ya no sabes hasta qué punto las carencias literarias del texto (que son bastante palpables, sobre todo al principio) son premeditadas. El final de la novela, escrito a modo de diario, hace que te replantees todo el esquema mental que te has formado sobre la historia y sus personajes.

No sé si Ward Moore hubiera podido conseguir el mismo efecto con una prosa más elaborada o si ése es el precio que estuvo dispuesto a pagar para transmitir su mensaje. En todo caso, esa pequeña tara/necesidad aparta quizás a “Más verde de lo que creéis” de la excelencia y deja la novela en “apenas” una obra de enorme interés (y eso que, para centrarme en lo que considero más importante, he dejado de lado algunas sublecturas paralelas). Desde luego, un clásico a reivindicar.

About these ads

~ por Sergio en diciembre 14, 2008.

3 comentarios to “Más verde de lo que creéis”

  1. Yo me la acabo de leer y me ha parecido cojonudísima. Lo único que no me acaba de convencer es el recurso de intercalar los desvaríos de Joe (el músico hijo del general) y los artículos de Le ffaçase con la narración de Weener. Weener es un personaje tan soberbio que todo lo que aparte el foco de él sobra.

    Y respecto a las racionalizaciones, la que más me ha gustado es la de “Llevamos el progreso a islas donde los salvajes vivían de la caza y la pesca, y tuvimos que montar fábricas y ponerles a trabajar en ellas para que pudieran comprar carne y pescado”. Creo que no cabe más mala leche en menos palabras.

  2. Yo leí el libro hace como 15 o 20 años, y lo estoy recordando porque es de una actualidad increible , con el tema de los OGM, transgénicas etc..

  3. ‘Greener Than You Think’ es una magnífica novela y merecería ser más conocida. Es muy buena.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores

%d personas les gusta esto: