Mutant Chronicles, o el cine del futuro

Hace unos días tuve ocasión de ver “Mutant chronicles”, película del director británico Simon Hunter. Se trata de ciencia ficción postapocalíptica, decantada claramente hacia la acción. En el año 2707, cuatro grandes corporaciones en guerra permanente entre ellas se dividen la Tierra. La mayor parte de los recursos hace tiempo que se han agotado y buena parte de la tecnología ha involucionado, proporcionando una estética a medio camino entre la Primera Guerra Mundial y el steam-punk (sobresaliente el diseño de producción). En medio de la contienda, una explosión libera de las entrañas de un campo de batalla una antigua amenaza, una máquina milenaria que transforma a los hombres en mutantes. Ante las hordas liberadas, la única esperanza consiste en que un pequeño comando intente infiltrarse en las entrañas de la máquina y la destruya, guiados por las revelaciones de un libro santo, perteneciente a una orden cuyo fundador ya conjuró el peligro mutante en el pasado mítico.

mutant_chronicles2

Si suena a juego de rol es porque está basado en uno, publicado por Target Games (creadores de Kult) en 1993. Como tal, el planteamiento presenta todos los vicios del subsubgénero: predominio de la estética sobre la coherencia, primacía de la molonería sobre la lógica e inclinación hacia la acción antes que hacia la reflexión. Sin embargo, de algún modo, el guión logra soslayar en parte estos defectos, pasando de puntillas por encima de las inconsistencias para ofrecer un producto de serie B digno. Lo asombroso del caso es que lo logra con un presupuesto que podría tildar de ridículo: apenas un millón de libras, o 1,22 millones de euros (el presupuesto medio de las películas españolas ronda los 2,5-3 millones). No es que sea imposible sacar un producto excelente con este gasto. Eso es lo que costó en el 2001 “Sesión 9” (peliculón de mal rollo) o, sin salir de casa, poco más costó “[rec]“. Sin embargo, hay un hecho diferencial. Mientras que “Sesión 9″ y “[rec]” recurrían al recorte extremo en personajes y escenarios para abaratar el producto, “Mutant chronicles” es una producción de ciencia ficción con decenas de escenarios, aeronaves a vapor (la escena del despegue es de lo mejor de la película), ciudades en ruinas, megamaquinaria extraterrestre, parafernalia militar, campos de batalla…

A decir verdad, al principio no me creí que hubiera costado un solitario millón (aun siendo de libras). Es cierto que no hace gala de unos efectos especiales depuradísimos, pero resultan más que aceptables. Además, conociendo sus limitaciones, emplea una fotografía saturada que imprime al conjunto un cierto aire a cómic (y reduce las exigencias infográficas). En este sentido, la película presenta un tono muy similar a “Sky Captain y el mundo del mañana” (aunque ésta costó unos “desorbitados” 40 millones de dólares). El gran logro de la película consiste en hacer de necesidad virtud y aprovechar las limitaciones para imprimir un estilo propio. Rodada a base de pantallas verdes, como “Sin City” o “300″, juega también con la saturación para alterar con fines narrativos la escala cromática, potenciando los rojos (por ejemplo, en las túnicas de los sacerdotes), frente a un entorno descolorido, casi en tonos de grises.

El resultado es una película de serie B, rodada con un presupuesto de serie C (o D) y con una ambición de superproducción que no desentona demasiado. El guión, por desgracia, no está a la altura de la innovación técnica, pero consigue ser fiel al concepto sin suponer un insulto para los espectadores. Simplemente, hay que ejercer con algo más de intensidad la suspensión de la incredulidad para disfrutar de la película. Hay que entender que nos propone un juego, el de que aceptemos un puñado de premisas básicas, y alabar que luego se muestre fiel a las mismas, evitando sacarnos de la ficción traicionando sus propias reglas.

mutant-chronicles

Buena parte del mérito cabe encontrarlo en los actores, que cumplen perfectamente la función que se les pide. Para una producción tan artesanal, asombra el elenco reunido: Thomas Janes (“La niebla”, “El castigador” o “Deep blue sea”) como protagonista, Devon Aoki (“D.O.A.”, “Sin City” o “A todo gas”) como la asiática del grupo, el gran Ron Perlman (con una lista de logros demasiado larga para glosarla) como el hermano Samuel o John Malkovich (miedo daba, después de sus particular relación con el cine fantástico). ¿Cómo lo reunió el director? Del mismo modo en que consiguió financiación. Durante cuatro días, con una inversión minúscula, se dedicó a rodar un corto de siete minutos para mostrar cuál sería el tono de la película que quería rodar (esto se filmó en el 2005, aunque la película andaba en preproducción desde 1999).

Estamos en el borde mismo de una época de descontrol presupuestario. La inversión en las películas se ha disparado, hasta el extremo de encontrarnos con obscenidades presupuestarias tales como los 225 millones que costó “Piratas del caribe 2″, superada por los 300 que se invirtieron en “Piratas del caribe 3″ (y eso que se rodaron juntas), 258 para “Spiderman 3″ ó 270 para “Superman returns” (cifras que dejan en ridículo los 225 de “Quantum of solace”, los 200 de “El príncipe Caspian” o los 185 de “El caballero oscuro” e “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”). Cualquier película que se precie cuenta con un presupuesto astronómico y más bien pronto que tarde alguna se va a estrellar y va a mandar a la quiebra a algún gran estudio (dudamos que sea 20th Century Fox con “Avatar”, sobre todo porque James Cameron esta vez se ha contenido y sólo ha gastado 190 millones, a los que sumar 200 para “Battle Angel Alita”).

Contra esta escalada, la digitalización del cine de acción está ofreciendo una alternativa. Ya he comentado el presupuesto de “Sky Captain”, pues bien, “Sin city” costó 40 millones y “300″ se hizo por 65 (ninguna de las dos tiene un solo plano que no sea de estudio). Incluso “Watchmen”, la nueva película de Zack Snyder está presupuestada en unos “míseros” 100 millones. De todas formas, estas cifras están a años luz de lo que ha costado “Mutant chronicles”. Hay ahí una esperanza. La producción relativamente barata de películas puede liberar de una vez por todas la creatividad. Existe la posibilidad de que sean las mismas garrapatas de siempre las que se dediquen a chupar la pasta (y las subvenciones), pero quizás alguien con visión logre hacerse con una inversión moderada y pueda emular a Simon Hunter.

mutant_chronicles_2008_teaser

Ahora bien, “solucionado” el tema de la financiación (al menos eliminadas unas cuantas  restricciones), queda la cuestión de ofrecer un producto óptimo, y ahí entra un elemento que no se soluciona abaratando los costes: el guión. Hacen falta guiones sólidos que sepan aprovechar las capacidades y limitaciones del medio tan bien como ya han demostrado poder hacerlo los departamentos técnicos. El guión es el punto débil de “Mutant chronicles”, no hasta el punto de malograrla, pero sí masacrando el potencial. ¿9 años de producción y se acaba rodando un guión tan endeble? He ahí una trampa de la nueva tecnología en la que por ahora han caído todas las películas: la estética no basta; hace falta un guión sólido para conseguir un resultado memorable. A los precursores se les permiten ciertas licencias (sobre todo porque están explorando territorio virgen), pero en el futuro no bastará con ser molona. La revolución digital (aunque buena parte de las escenas de “Mutant chronicles” se han rodado con miniaturas, el mérito reside en la composición digital de las tomas) no sirve para bajar el listón del guión, sino para subirlo aún más. Cuando puede rodarse cualquier cosa, la opción escogida reviste mucha mayor importancia.

Os dejo un par de enlaces:

A la página oficial de la película y a la sección de la misma en la página oficial de Simon Hunter.

About these ads

~ por Sergio en diciembre 10, 2008.

9 comentarios to “Mutant Chronicles, o el cine del futuro”

  1. Pues a mi me duró 25 minutos. Y no sólo por el ¿guión?, alguien tendría que explicarle a este tipo de director que por poder hacer un superplano 3D extra-guay no quiere decir necesariamente que debas hacerlo. Ni encadenar uno con otro en un travelling epiléptico. Arf.

  2. Pues tira al menos en fast-forward hasta la areonave a vapor, que sé que a ti te gustará (aunque, por supuesto, una escena no hace película).

    Y qué quieres que te diga, a lo mejor es que después de soportar “Outlander” se ven las cosas con mejores ojos.

  3. A mí me ha durado 10. Qué chufa.

  4. Pues eso es lo me duró “Eden Log” esa misma noche, así que apliquen la regla del tres…

    (También cayeron “Cube 2″, “Cube Zero”, “La hora fría” y a la mañana siguiente, para desengrasar, fragmentos escogidos de “Iron Man” e “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”).

  5. Malas a más no poder, las dos ¿secuelas” de Cube.

  6. La hora fría es un episodio de Twilight Zone bastante decente ;)

  7. Hasta que la cagan al intentar colar la “sorpresa final”. Por lo demás, quitando que está construida tópico tras tópico, sí, es bastante decente (y sólo costó 997.000 euros, según el director).

  8. Ya sé que hace bastante tiempo de esto, pero acabo de verla como antídoto contra el calor y dentro de lo que es, no está mal. Experimento y estética ciertamente salvable, aunque creo que ni dentro de la suspensión de incredulidad se salvan algunas cosas (POSIBLE SPOILER: ¿pasan seis semanas y la máquina no ha transformado a una de las primeras víctimas, encima al lado de la máquina?). Me gustaron especialmente los diseños de las ciudades que se vislumbran, aparte de los cacharritos, por supuesto.
    Sobre la financiación, creo que a nadie en España se le ocurriría filmar algo así, y se dedicarían a hacer chistecitos sobre “el dinero que ha costado Spiderman” como disculpa. Eso sí, aunque no me fío de Alex de la Iglesia por lo menos ha reconocido que algo deben cambiar las películas españolas para atraer al gran público. Veremos…

  9. ¡Por fin un apoyo! (Nunca es tarde si la dicha es buena).

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores

%d personas les gusta esto: