Outlander es basura

Hala, que quede bien claro en el título de la entrada. Por si acaso, lo explicitamos: No vayáis a ver “Outlander”.

Sinceramente, se nos escapa cómo es posible que una película tan penosa haya llegado a puerto (problemas de producción incluidos). Pero aún nos resulta más desconcertante la idea de que Howard McCain, director y guionista (junto con Dirk Blackman) del engendro, se haya convertido en Hollywood en el gurú para el subgénero de la fantasía épica. El duo amenaza con terminar de mearse en la memoria de Robert E. Howard al firmar el libreto para la próxima adaptación de Conan (si llegara a rodarse) y con realizar una incursión en el fetichismo más friqui, vistiendo de cuero a Scarlett Johansson para “Gladiatrix”, ambas previstas para el 2010.

¿Por dónde empezar a desgranar las desgracias de este bodrio? ¡Es tanto lo que está mal!

Quizás convendría apuntar qué es bueno, para definir todo lo demás por exclusión. El concepto es grande. Por si no lo conocéis, “Outlander” trata sobre un alienígena que se estrella en la antigua Noruega (del siglo VIII), llevando al mundo vikingo su enfrentamiento con un monstruo extraterrestre que para los nórdicos es un dragón. Debido a un accidente, debe confiar, en principio, en la tecnología local para derrotar a la bestia, que en estas condiciones es casi indestructible.

Vamos, que lo tenía todo para ser, como poco, mierda de la buena. Los vikingos son los protas más molones después de los ninjas (aunque, siendo estrictos, “Outlander” no sería una historia de vikingos, pues la era vikinga, que se empieza a contar a partir de las primeras incursiones en el resto de Europa, se inicia hacia finales del siglo VIII y la historia tiene lugar en el 709), los combates a muerte con bestias asesinas nos han deparado grandes momentos, desde “Tiburón” a “Depredador”, y hasta teníamos a Ron Perlman para animar la función con un par de martillos de guerra (poco canónicos, quizás, pero hay que permitir alguna que otra licencia poética).

outlanderposter

No entraré en profundidad en el tema de la fidelidad al periodo histórico, pues carezco de suficiente información para saber con certeza qué está bien y qué está mal, pero hay cientos de detalles que me chirrían, sobre todo por incongruencias como la pregunta sobre de qué cojones viven estos noruegos. Porque si es del pillaje son bastante lerdos y pacifistas, si es del comercio me gustaría saber dónde tienen sus barcos (al final sí que vemos tres drakkars, que deben haber salido de la baticueva) y si es de la agricultura no hubiera estado mal que alguien, en algún momento, hubiera trabajado en el campo. También es curioso que todo el mundo disponga de espada, pero que las hachas y lanzas brillen casi por su ausencia, que todo esté adornado por motivos celtas (los escandinavos son de origen germánico), que pulule por ahí un sacerdote dos siglos antes de que la cristianización llegara a Escandinavia sin otro impedimento que alguna mala mirada, que  en el cercado hayan cincuenta puertecitas para facilitar el acceso de una horda (no es que importe mucho, porque la horda entra por la puerta principal que inexplicablemente está abierta y luego se retira cobardemente en cuanto las cosas se ponen un pelín duras, renunciando a la posición ventajosa), o que en el centro de la aldea (digna de Asterix) se levante un salón de banquetes cuya arquitectura parece varios siglos adelantada a la del resto de edificaciones.

En realidad, todo esto me la trae al fresco. La mayor o menor fidelidad en una película que pretende ser una aventurilla de acción con toques de ciencia ficción puede disculparse si lo que cuenta y el modo en que lo hace es atractivo. Por desgracia, apenas lleva un minuto de película y ya empiezas a sentir una comezón que te avisa de que la cosa va a acabar muy mal, y eso antes de haber conocido a la versión New Age de los vikingos que pretende que nos traguemos el tal McCain. Para cuando el rey previene a su presunto sucesor y futuro yerno de que para gobernar a esa panda de mastuerzos necesita hacerlo con el corazón antes que con la espada, alcanzas la certeza de que te has equivocado de sala o de que te han timado.

De acuerdo, asumamos que todo parecido con un periodo y una localización históricos es pura y simple coincidencia. ¿Mejora entonces la cosa? No, me temo que va a peor, y ahí reside la mayor fuente de perplejidad: ¿Quién ha llegado a la conclusión de que McCain es la gran esperanza blanca de la espada y brujería cuando su sentido épico está a la altura de un niño de secundaria?

Mira que he leído mucha basura (y en cuanto a ver… digamos que en mi colección dispongo de medio centenar de películas de este subgénero) y pocas veces me he encontrado con un material tratado de forma tan torpe (en superproducciones sólo dos veces, con “Rey Kull” y “El rey escorpión”, que comparado con “Outlander” es una obra maestra). Los diálogos son dolorosos de escuchar y las relaciones interpersonales ridículas (digna de mención es la del prota con el antedicho aspirante a rey, que es indescriptible pues va de enemigos mortales a amigos íntimos sin ton ni son, incluyendo el que quizás sea el triángulo amoroso más absurdo de la historia del cine). Da la impresión de que el director/guionista ha querido montar un collage embutiendo todos los temas que en alguna ocasión se han desarrollado en el género épico (honor, venganza, celos, ansia de poder, amistad, asumción de liderazgo, integración, ritos de pasaje…), pero mutilados, sin hilazón, esperando, por ejemplo, que con la introducción de un colgante como símbolo regio, el espectador sea capaz de extraer de ahí lecturas sobre la fugacidad del poder, las pruebas que debe afrontar un auténtico gobernante para ser digno de su puesto o la continuidad cultural. ¡No! Si quieres contar algo tienes que desarrollarlo: presentación, nudo y desenlace para cada subtrama y cada sublectura, y un armazón rígido que lo englobe todo sin forzar demasiado los límites de lo plausible. “Outlander” es basura, ante todo, porque a nivel narrativo se convierte en un amasijo informe que avanza sin propósito de hito anecdótico en hito anecdótico, sin ser capaz en ningún momento de presentarnos un solo personaje digno de mayor consideración que un secundario cómico de un mal libro.

moorwen_trap

Así pues, yo me pregunto cómo es posible que alguien haya decidido que este guión se merecía 45 millones de dólares de presupuesto para concretarlo y justificaba lanzar la carrera en Hollywood de McCain y Blackman. ¿Acaso los productores leen diagonalmente el libreto y al ver alienígena Vs vikingos deciden que la concreción debe estar a la altura del concepto? ¿O es que hemos llegado al punto en que el concepto lo es todo? Me preocupa la respuesta porque es algo que aprecio en contextos mucho más cercanos que el cine americano. El desprecio por la lógica interna, la ejecución y los valores literarios, unido al elogio desaforado del concepto es una constante cada vez más patente en muchos foros de internet relacionados con la literatura fantástica (no es algo que atribuya per se a los foros o al género, se trata simplemente de un lugar donde incidentalmente se manifiesta). Desde siempre, los seguidores del fantástico tienen fama de ser poco críticos (de ahí el desprecio del mainstream, que no se me caen prendas en reconocer que muchas veces está fundamentadísimo). Lo que ya no sé es si son los editores (o productores) los culpables de alimentarnos con mierda porque su propio gusto es cuestionable, con lo cual sólo se aprovechan de la falta de criterio de ciertos sectores del público potencial, o si ya han llegado al punto de no importarles un carajo o incluso fomentar la basura para explotar esta circunstancia (viva el orgullo friqui, por ejemplo). Lo único cierto es que quizás no haya más basura que en cualquier otro género, pero no en todos la basura alcanza reconocimiento, así que ya sabemos… los prejuicios, cuando poseen una base, son muy difíciles de vencer. Podemos empezar dando la espalda a productos como “Outlander”. Apoyarlos por ser de nuestro género sería una muestra de papanatismo que le haría un flaco favor.

Y me he dejado por comentar perlas como la forja ultrarrápida de las espadas con metal alienígena (en una fragua que se alimenta con madera), la competición de fórmula NASCAR sobre escudos, el aceite de ballena explosivo…

Si queréis una peli medio decente con vikingos, podéis optar por “Pathfinder“. Al menos Karl Urban supo escoger el proyecto correcto. Son preferibles mil cascos con cuernos a una historia inconexa.

Anuncios

~ por Sergio en diciembre 6, 2008.

6 comentarios to “Outlander es basura”

  1. A mí ya se me dispararon las alarmas sólo con echar un vistazo a los pósters promocionales: “Del productor de El Señor de los Anillos”… ¡Qué manera más cutre de intentar justificar el bodrio que les ha salido!

  2. A mí me recordaba a la frase promocional de “Epic Movie”: De dos de los seis guionistas de “Scary Movie”. Eso sí, no esperaba que fuera tan mala.

    Por cierto, el susodicho productor, Barrie M. Osborne, es sólo uno de los dieciséis de “Outlander”, y figura como Productor Ejecutivo (epígrafe bajo el que se esconde cualquier cosa… siempre que no se intervenga directamente en el producto final).

  3. Pues yo la acabo de ver en mi casita y me ha gustado. La historia, es bastante original y me ha parecido una película bastante entretenida, es cierto que hay cosas que están cogidas con pinzas, pero que quieres, es una película de FANTASÍA, con esto quiero decir, que no se que esperas… ¿A caso criticarías tu en una película del señor de los anillos una subraza de los orcos que es incorrecta o algo parecido? A veces señores hayq eu ir más allá y centrarse en las cosas, no podemos ser tan tiquismiquis, y hayq ue tratar más de cuidar la crítica, ésta ha sido la mía, adoro el género de fantasía, y esta película está hecha con ideas innovadoras. Dejad ya de meteos con los productores y directores y actores, es una película de aventuras por dios…

  4. Enhorabuena, pero sigue sin convencerme. ¿Que qué espero de una película de fantasía? Pues lo mismo que de cualquier otra: una buena película o, cuanto menos, una peli entretenida. Y lo de las inconsistencias históricas tiene un pase, pero el guión chapucero, la nula capacidad dramática, los diálogos patéticos y la ausencia absoluta de sentido épico bastan para devolver a este engendro a las profundidades de donde nunca debió salir.

    ¿Que me meto con productores, actores y directores? Pues claro. Primero, han sido tan inútiles como para desperdiciar 45 millones en un montón de basura, cuando seguro que hay por ahí profesionales mucho más dotados que las ven pasar sin conseguir una oportunidad (privándonos en el proceso de sus obras). Además, los siete euracos de la entrada de cine me dan todo el derecho del mundo a expresar mi opinión.

    Ser una película de aventuras no da carta blanca para cometer cualquier tropelía, ahí está, por ejemplo, la extraordinaria “El hombre que pudo reinar”, y ser una obra de fantasía tampoco, como mucho más recientemente atestigua “Stardust”. Y lo proclamo precisamente porque me importa el género fantástico; porque si hay que gritar que el emperador está desnudo, se grita y a otra cosa.

    Supongo que no te has parado a ver dónde dejas tus comentarios. Éste es un blog sobre literatura y cine fantástico. Conocemos muy bien los parámetros del género. Sólo que también tenemos unos criterios, y nos atenemos a ellos, aportando más razones que un simple “hay que apoyarlo porque es de los nuestros”.

  5. Hola, no soy asiduo de este blog, pero voy a dar mi humilde opinion sobre la critica de Sergio, ya que, es del tipo de critica q me molesta, tan destructiva y sin respeto alguno por el trabajo de este equipo, una critica exagerada que no veo que vaya a ninguna parte, sino a que mas gente que vea este blog, vea tambien la peli para comprobar por si mismos si en realidad la cinta es tan mala como la pintas, dicho esto mi opinion sobre la peli es como dices, no es buena la verdad, pero sinceramente creo que exageras bastante, probablemente por que te moleste que no pinten el genero epico como a ti te gustaria, y segun creo eso es una equivocacion a la hora de criticar una pelicula, ay q ser mas neutral y analizar las cosas bien, saludos.

  6. Hola, José Ramón. Lo siento, pero una crítica no puede ser neutral. Una crítica es subjetividad pura y dura; la opinión, personal e intrasferible, del tipo que la firma. Lo que sí es exigible es una argumentación que apoye las aseveraciones, y creo haberla aportado. No es sólo el sentido épico lo que falla, sino también el sentido dramático, la lógica interna, los diálogos, las relaciones interpersonales… y se trata de una producción de casi 50 millones de dólares (baremo que sirve para determinar cuál pudo ser su potencial).

    Por supuesto, cualquier lector del blog es muy libre de ir a comprobar por sí mismo la pertinencia de mi valoración, aunque si ha llegado hasta aquí buscando opiniones, mi compromiso consiste en proporcionarle la mía con honestidad, bien sea elogiosa o todo lo contrario. Eso sí, siempre con argumentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: