Plutón BRB Nero

Ya de por sí, el patético nivel de las series de ficción españolas resulta cabreante (sobre todo de las que pagamos entre todos, que el resto, con no verlas…), pero cuando además nos tocan los géneros el insulto es doble: a nuestra inteligencia y a nuestra afición. A priori, una comedia de ciencia ficción de Alex de la Iglesia parecería una buena noticia, y los primeros diseños parecían avalar esta presunción. Sin embargo, el nombre ya empezaba a dar pistas sobre por dónde iban los tiros. Vamos, que el sutil y chispeante juego de palabras de “Plutón BRB Nero” apuntaba directo a toda una gama de ingeniosas opciones artísticas, profusamente exploradas por el cine y la televisión patrios hasta la… bueno, sí, náusea. Siempre nos quedaba la esperanza (sobre todo viniendo de un creador con tan buenas referencias en el cada vez más lejano pasado) de que se aplicaran en serio a la tarea y nos ofrecieran un festival de caspa, incorrección política y mala leche (al fin y al cabo, la emiten en la 2). Pero no, a los dos minutos de emisión del primer episodio ya había quedado claro que podíamos tirar a la basura cualquier expectativa que aún pudiéramos albergar.

En una época en que las series de televisión de corte fantástico (foráneas) están alcanzando un nivel extraordinario (coincidiendo con una pequeña crisis de identidad a nivel literario), Plutón significa un retroceso de casi veinte años a nivel conceptual (bueno, sin el casi, que “Enano rojo” se estrenó en 1988). Si al menos fuera una buena copia tendría un pase, pero se equivocan por completo en demasiados aspectos y carece de lo fundamental en una serie: ideas frescas. No me vale la excusa de que no hay pasta para competir con las series americanas (no os perdáis por nada del mundo “Criando malvas“), ni que el modelo elegido es el sitcom. Ahí está “The Big Bang Theory” para demostrar que se puede hacer una sitcom friqui, inteligente y, sobre todo, lo más importante, divertida. Claro que para conseguirlo hacen falta unos personajes muy sólidos y unos actores capaces de insuflarles vida, detalle ausente por completo de Plutón (sólo Manuel Tallafé como Wollensky apunta maneras, pero tras ver el segundo episodio tengo la sensación de que pronto se convertirá en un personaje inaguantable).

Si en una sitcom fallan los personajes, apaga y vámonos, pero aún nos queda el “humor”, un perfecto muestrario de fina ironía, como lo de apagar a la androide buenorra apretándole la teta. ¡Qué divertido! ¡Repitámoslo, que es la leche (materna) de gracioso! Hala, venga a pulsar glándula mamaria hiperdesarrollada. Convirtámoslo en un chiste recurrente. Reservemos los chascarillos sobre flatulencias como plato fuerte de algún episodio. ¿Para qué estrujarse las meninges creando situaciones hilarantes cuando podemos recurrir al humor de patio de colegio? Si es que el público no va a entender eso de “tendría que haberle dicho algo bonito, en Cobol o en Básic”, y de algo tiene que reírse.

Otro ejemplo de falta de imaginación: los efectos especiales. Sí, el presupuesto será ridículo, pero eso no justifica unos cromas que ni de programa infantil mañanero o repetir hasta la saciedad el truco de la “cabeza asomando por un agujero” (en “Alien, el octavo pasajero” tenía su coña, pero estamos hablando de 1979). Por ahora ya lo han empleado para Wollensky, Lorna y Roswell. Cuatro veces en total (creo recordar que uno repite) en sólo dos episodios. Además, en plan chungo, dejando buen espacio para el actor. Venga, por favor, un poco de esfuerzo, que la cámara es fija y no costaría nada una pequeña composición que disimulara el artificio.

De todas formas, como ya apuntaba al principio de la entrada, lo que de verdad me jode es que me toquen los géneros (se trataría más bien de una patada en todos los ídem). Imaginemos una conversación hipotética: “Sí, yo leo ciencia ficción”, “¿Como Plutón BRB Nero?”, “¡Plaff!” (no digamos ya si, en vez de leo, tienes que confesar “escribo”).

Después lees los comentarios en el blog de la serie y, una de dos, o te entra un complejo de capullo pedante que no sabría apreciar una obra maestra aunque viniera autografiada por Leonardo da Vinci, o piensas que el mundo está loco y sobra mucho peloteo. El tiempo dirá.

Anuncios

~ por Sergio en octubre 4, 2008.

2 comentarios to “Plutón BRB Nero”

  1. Estaba contrariado por no haber visto el primer episodio, pero el otro día me acordé y lo puse sobre la mitad. No tardé ni 5 minutos en cambiar de canal, ¡pero por Dios, que cosa más mala!

  2. Pues el segundo capítulo es algo mejor que el piloto, al menos tiene un esbozo de argumento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: