Mortadelo y Filemón se salvan a sí mismos

Va a ser difícil que nadie haga caso de esta recomendación, teniendo en cuenta que entre este viernes y el siguiente se estrenan nada menos que “30 días de oscuridad”, “No es país para viejos”, “There will be blood” (o, como algún lumbreras ha decidido: “Pozos de ambición”), “Sweeney Todd” y “Jumper” (sí, la protagoniza Hayden ‘los-he-matado-como-animales-y-los-odio’ Christensen, pero la dirige Doug Liman, que se ha ganado nuestro rescepto por cosillas como “El caso Bourne” y “Sr. y Sra. Smith”… además, el trailer no está nada mal), pero tenemos que hacerla, sobre todo después de la ondanada de tortas que le está cayendo encima. Venga, apoyen ustedes al cine español y vayan a ver “Mortadelo y Filemón: Misión salvar la Tierra”.

No, no es coña.

Sí, la recomendamos en serio.

A nosotros también nos sorprende.

Una vez aclarados estos puntos, vayamos con las razones:

La principal es muy simple: la película es divertida. No para partirse la caja de principio a fin, pero bastante más que la primera. Ofrece hora y media de cachondeo simplón pero en general eficaz. Después de todo, eso es lo que cabe esperar de una película basada en la obra de Ibañez, que no se caracteriza precisamente por su finura y sutileza. Si es que no hay que pedirle naranjas al peral, si es honrado y nos da peras, pues tan contentos, que ya habrá ocasión de degustar una naranjada en otra ocasión.

Póster Mortadelo y Filemón: Misión salvar la Tierra

También hay que tener en cuenta que es una película familiar, pero de verdad, no como la de Fesser, que cuando menos te lo esperabas te soltaba una referencia sexual o se le iba un poco la mano con la violencia. Vamos, no es que aboguemos por el entretenimiento familiar “per se”, pero habrá muchos padres escarmentados (teniendo en cuenta que han pasado más de cuatro años, posiblemente en carne ajena) que se lo pensarán dos veces antes de llevar a sus retoños al cine, por si acaso… Además, lo de tener al Súper persiguiendo a Ofelia como si fuera Ursula Andress en bikini no nos cuadraba demasiado con los personajes, y el mismo grado de violencia tiene un impacto muy diferente dibujada como caricatura que con personajes reales, por muy digitalizados que estén. Lo cual nos lleva al siguiente punto:

Es una mejor adaptación de los tebeos de nuestra infancia. Ya hemos comentado en múltiples ocasiones que adaptar bien no siempre implica que deba ser al pie de la letra (por las diferencias intrínsecas del lenguaje cinematográfico y tebeístico en este caso), pero al mismo tiempo hay que forzar tanto parecido como sea posible para no traicionar el espíritu de la obra original. Una disyuntiva difícil, que Miguel Bardem ha sabido solventar con nota (no llega al sobresaliente, pero quizás, con generosidad, sí al notable raspadito). Javier Fesser, en el 2003, clavó la ambientación. El delirante y surrealista mundo de nuestros agentes secretos más famosos (justo por delante de Anacleto), tenía muchos puntos de contacto con el surrealista y delirante mundo del propio director, así que la transición era sencilla. Por desgracia, puso demasiado de sí mismo, dando lugar a situaciones y personajes que chirriaban al intentar encajarlos en los moldes que muchos años de disfrute de los álbumes (¡Quién no recuerda “El sulfato atómico”, o “Safari callejero”, o “La máquina del cambiazo”, o “La estatua de la libertad”, o las sucesivas desventuras en olimpiadas y mundiales de fúrsbol…!) habían solidificado en nuestro subconsciente friqui. En la nueva película, Rompetechos es Rompetechos, Ofelia es Ofelia y, sobre todo, Mortadelo y Filemón son Mortadelo y Filemón; más inocentes (que no más idiotas), más compenetrados (pese a empezar reñidos) y más… ¿cómo decirlo?… integrados en un mundo donde la megamente criminal puede vivir en un pueblecito de Albacete y llamarse Botijola (no, no es un spoiler, de esto nos enteramos en seguida).

En fin, que se nota que ha habido un interés mucho mayor de adaptar la obra de Ibáñez al cine, sin meter demasiadas neuras personales (eso sí, referencias a capazos, desde la ya mencionada “Máquina del cambiazo”… con un pequeña diferencia, hasta “Chapeau el Esmirriau”, de donde toma el personaje canino, pasando por “Magín el mago”). Y todo ello manteniendo en buena medida el mayor acierto de “La gran aventura de Mortadelo y Filemón”, que había sido la ambientación. Entre los cambios, destacaríamos que ha desparecido casi toda la escatología y buena parte de la violencia más desaforada (que pueden quedar bien en papel pero no representadas con mucho mayor realismo en pantalla). Si es que hasta Pepe Viyuela parece más cómodo en su papel de Filemón Pi (y la escena de su hipnosis es impagable), y Eduardo Soto no lo hace nada mal como Mortadelo (al parecer, Benito Pocino se creyó insustituible y pidió demasiado dinero… grave error).

Póster Mortadelo y Filemón: Misión salvar la Tierra 2

Pese a todo esto, lo cierto es que la crítica le ha soltado tal varapalo que su primer fin de semana fue “tibio” (casi la mitad de recaudación que la original), muy alejado desde luego de lo que se esperaba de ella. ¿Será que la “industria” española no estaba dispuesta a permitir la existencia de una película que, HORROR DE HORRORES, pretendía ganar dinero en taquilla, no a base de subvenciones? ¿Dónde quedarían todos los demás refocilándose en el éxito en los Goyas de películas que han sido catástrofes comerciales, como “Las trece rosas”? Bueno, catástrofes de puertas para afuera, que todos los implicados no sólo han cobrado su tajada de los nueve millones de presupuesto, sino que no tendrán ningún problema en subirse al siguiente desastre pagado por todos que se les ponga a tiro.

Para concluir, sería más fácil pediros vuestro apoyo a esta aventura comercial si los 10 millones de presupuesto de “Mortadelo y Filemón: Misión salvar la Tierra” hubieran partido de iniciativas completamente privadas, con productores de verdad arriesgando su capital, pero a falta de eso nos podemos conformar con el dinero que las televisiones están obligadas a invertir (por decretazo) en cine español. Hace ya unos años que las privadas (después de todo, son empresas) han descubierto que les resulta más rentable, en vez de desperdigar en exceso las energías, apostar fuerte por una sola producción (“Los borgia”, “El laberinto del fauno”, “El orfanato”) y dedicarle esfuerzo promocional, que, quién lo iba a decir, obra milagros.

Sin embargo, al menos “Mortadelo y Filemón: Misión salvar la Tierra” sigue el camino de la industria, y no el del arte-cultura-subvencionados. Hay talento, quizás, para conseguir obras mucho mejores (en los apartados técnicos está más que demostrado, falta por probarlo en las áreas creativas), pero tenemos aquí una película que no está mal, que entretiene y que es completamente honesta, lo cual basta para que señalemos con los pulgares hacia lo alto.

Venga, hacednos caso e id a verla… a ser posible pagando, no como nosotros, que somos un impresentables y nos la ventilamos gracias a unas entradas promocionales (comprendedlo, después de sufrir “Los crímenes de Oxford” no las teníamos todas con nosotros respecto al cine patrio).

~ por Sergio en febrero 7, 2008.

2 comentarios to “Mortadelo y Filemón se salvan a sí mismos”

  1. Pues soy fan desde chiquitito de mortadelo y filemón, y por más ilusión que le pongo, veo las peliculas peor que la serie de dibujitos animados de mi infancia (que ya es decir).
    Para mi gusto, la primera fue mejor. Tal vez la culpa es de la ambientación tan buena que hizo freser (aunque el otro día volví a verla y tiene sus cositas en la trama que vaya tela). Esta segunda parte me parece demasiado simple, con situaciones sueltas sin conexión con la trama (y no digo más para no destrozar) y algún que otro toque político sin venir a cuento (igual que la primera).
    Pienso que por muy casposa que sea la obra de ibañez (y yo no pienso que sea así), no han sabido en ningún momento pasarlo a la pantalla (ni en dibujos, ni en carne y hueso). Se centran en la ambientación y poco más y no ven lo que encierra el tebeo en si: una historia.
    Para la próxima (si hay otra) que dejen hacer el guión a ibañez y ya verán como se ríe la gente

  2. No, si lo cierto es que, como producto cinematográfico, no es nada del otro mundo, pero bueno… tampoco hay material para más. No creo que Ibáñez fuera un buen guionista. Sus historias son lineales y con un esquema básico repetitivo (salvo con la primera larga, “El sulfato atómico”, que está mucho más trabajada a todos los niveles de lo que después se podría permitir). Tal vez sea imposible la transición…
    Por otra parte, es poco probable que llegue la tercera (salvo exitazo internacional, que es más que dudoso). La peli se las verá y deseará para recaudar lo que ha costado (aunque posiblemente, al hacer caja con todo, incluyendo los DVDs, acabe dando un pequeño beneficio).
    Parece más probable, si quieren seguir en esta línea, que se dé ¿por fin? luz verde al proyecto de Superlópez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: