Amar a Mara

Hace un tiempo me llegó esta novela, la primera de de Juan Miguel Alonso Vega, publicada por la editorial Abaco. Por unas razones u otras, no había podido terminar de leerla hasta ahora, pero bueno, nunca es tarde para dejar un comentario en Rescepto Indablog.

La protagonista principal de la novela, Mara, es una joven que a los catorce años se fugó de casa y estuvo en paradero desconocido durante todo un año. Al cabo de este tiempo, había regresado junto a su madre y su abuela, sin querer hablar de este período pero profundamente marcada por la experiencia. Por desgracia, su pasado, que había intentado dejar atrás, la alcanza, y se ve inmersa de nuevo en un mundo oscuro de pederastia, corrupción y poder, arrastrando con ella a su madre (que quizás no sea tan inocentona como hubiéramos podido suponer) y a sus pocos amigos.

Amar a Mara

Literariamente, lo que más destaca en “Amar a Mara” es que posee un estilo propio. Quizás un poco recargado a veces, pero muy personal. Cuesta algo hacerse con él, sobre todo por culpa de algunos excesos metafóricos de los primeros capítulos, pero una vez “domado”, supone ese elemento diferenciador que todo libro necesita para individualizarse y separarse de los miles de volúmenes que se publican todos los años.

No quiere esto decir que sea una obra redonda. Se nota su condición de primeriza. No existe diferencia alguna en el discurso con el cambio de narrador (ya sea el omnisciente, Mara o su madre), todos utilizan las mismas expresiones y el mismo estilo, incluso cuando la protagonista cuenta por fin sus vivencias a su madre lo hace con el estilo recargado y florido que es característico del libro. Por lo que respecta a la trama, me temo que es de una superficialidad que roza por momentos lo naif, lo cual contrasta poderosamente con el tema de fondo y la dureza (relativa) de determinados pasajes (aquí, debo confesar que cuando empecé a leer “Amar a Mara” acababa de terminar “La Dalia Negra”, de James Ellroy, y me temo que eso marca).

Uno de los aciertos de la novela, sin embargo, es la escrupulosidad con que mantiene cierto grado de imparcialidad respecto a determinados temas en los que hubiera podido caer con mucha facilidad en el maniqueísmo. Así pues, la prostitución en sí misma, por ejemplo, no aparece criminalizada, sino que es un elemento más que no se entra a juzgar (salvo, claro está, en el caso concreto de los abusos a menores, con engaños incluidos). De igual modo, las preferencias sexuales no marcan a los personajes como malos o buenos (error en el que inciden últimamente muchas obras de ficción). No es que se clasifiquen las desviaciones en buenas o malas. Simplemente, se nos presenta una, la pederastia, que es deleznable (aunque queda claro que tiene que ver más con el poder que con la sexualidad), el resto son, y ya está.

Quizás sea este espíritu de imparcialidad el que acaba de decantar la balanza hacia el platillo de los aspectos positivos.

Para concluir, y volviendo la vista hacia los aspectos técnicos de la edición, sólo me queda lamentar los frecuentes errores de puntuación en los guiones de diálogo, que empañan un volumen muy cuidado (empezando por la magnífica ilustración de portada).

Sólo queda animar al autor para que termine de pulir su estilo en futuras obras, y a la editorial, que parece estar pasando por ciertas dificultades, para que pueda seguir mejorando sus ya destacables ediciones, ofreciéndonos nuevos títulos de nuevos autores españoles.

~ por Sergio en enero 28, 2008.

4 comentarios to “Amar a Mara”

  1. Lamento no coincidir con el comentarista. A mí, sin embargo, me encantó la ternura con la que está tratada la obra, incluso en sus pasajes más escabrosos. La trama me enganchó desde el principio y el humor está muy presente. En resumen,me encantó

  2. Bueno, tampoco es una falta de coincidencia tan radical. Es más una cuestión de grado (y de apreciación de virtudes).

  3. HE escuchado mucho de la novela pero por mas que he querido conseguirla no he podida; ustedes pudieran decirme donde puedo enceontrarla aqui en la bella airosa, Pachuca Hidalgo.

  4. Va a ser muy difícil. Al poco de lanzarla, la editorial interrumpió su actividad, e incluso antes ya experimentaba serios problemas de distribución. En estos momentos, no sé si habrá algún ejemplar en el mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: