Stardust

“La princesa prometida”, “Laberinto”, “Cristal oscuro”… el panteón del cuento de hadas en el cine. Ahora podemos añadir “Stardust”.

Qué bien sienta dejar las cosas claras desde el principio.

Anteayer parte del Team Rescepto acudió al cine con moderadas (tirando a bajas) expectativas al estreno de la adaptación de la obra de Neil Gaiman y Charles Vess, llevada a la gran pantalla por el semidesconocido Matthew Vaugnh. Los trailers prometían unas imágenes bonitas y el reparto, si no de lujo, era sólido como pocos (Michelle Feiffer, Robert de Niro, Claire Danes y en papeles menores Peter O’Toole, Ian McKellen y Rupert Everett). Neil Gaiman, por supuesto, se ha ganado cierto renombre gracias a cosillas como Sandman, Neverwhere o American Gods y, aunque su primera incursión en el mundo del cine fue visualmente impactante e imaginativa pero un tanto irregular (“Mirrormask”), por ello poseía bastante crédito, un crédito que no ha malgastado en absoluto (quizás porque el guión lo firma otro, más sobre esto a continuación).

Stardust

¿Cuál es la clave del éxito? Pues que “Stardust” es un cuento de hadas para el siglo XXI. Consigue renovar los esquemas tradicionales sin apartarse de la esencia del “fairy tale” (en la tradición inglesa, lo feérico no arrastra necesariamente las connotaciones infantiles de la tradición hispana) ni recurrir a referentes culturales contemporáneos, anacrónicos y con fecha de caducidad (véase la, por otra parte muy divertida, serie de Shrek). “Stardust” es magia, humor, crueldad, brutalidad, buenas intenciones y, por supuesto, amor, o lo que es lo mismo, es un cuento, que consigue establecer con el espectador la complicidad necesaria para disfrutar y aceptar lo que tiene de fantástico, al tiempo que conectamos a nivel subconsciente con el esquema arquetípico que le sirve de armazón y que es, por supuesto, muy real.

Los escenarios son extraordinarios, los efectos especiales adecuados (no había presupuesto para alcanzar la excelencia, pero cumplen a la perfección con su cometido) y las interpretaciones van desde lo pasable (el prota, Charlie Cox) hasta lo sublime (Robert de Niro, sorprendente con un papelón del que no revelaremos nada), pero todo esto no crea una buena película. La clave, por supuesto, está en la adaptación. Hace poco escribíamos sobre otra espléndida adaptación reciente, pues bien, todo aquello puede aplicarse a “Stardust” (incluyendo lo de ser infiel a la letra para serlo al espíritu). Los guionistas (el propio Vaugnh y Jane Goldman) logran tejer un tapiz extraordinario, en el que los hilos argumentales van entrelazándose con milimétrica precisión, llevándonos hacia el, no por previsible menos satisfactorio, final.

La única nota discordante la aporta precisamente el compositor de la banda sonora (Ilian Eshkeri), al que le pesa la (relativa) novatada. La música nunca acaba de acompañar a la acción, sino que a veces se sobrepone o se desvanece en el fondo. Es de agradecer, sin embargo, la elección de una composición orquestal y melódica  (cuando últimamente se estila lo electrónico e incidental). Para ver cómo podría haber mejorado (¡todavía más!) la película con una buena banda sonora, echad un vistazo a la espléndida (e ignorada) adaptación de “Peter Pan” de hace cuatro años.

Pero no nos quedemos con lo (poco) negativo, y sí con la gran experiencia cinematográfica que nos depara “Stardust”, con la recuperación del cuento de hadas, con los fantasmas de los herederos, con la tripulación de pescadores de rayos, con la cabra, las brujas y las estrellas caídas. Es una de esas historias de las que en veinte años estaremos comprando la edición commemorativa especial del coleccionista en 4 discos del formato que por entonces se lleve.

Y para concluir sólo nos queda decir una cosa: ¡Gggggrrrrrrrhhh!

~ por Sergio en octubre 28, 2007.

9 comentarios to “Stardust”

  1. Completamente de acuerdo

    ¡Ggggrrrrr! también.

  2. bueno la peli. es una de las buenas que eh visto pero hay un pequeño detalle que las brujas porque? tenian tanto “`poder” no se si no lo entiendo o lo hicieron por hacer aparte son exelentes actores bueno xau.

  3. hola esto esta super padre a poco noles encanta para ponerlos de fondo de escritorio pues ami sip bay

  4. me enCantoO estaah peliiculah

  5. Algo que lamentablemente paso desapercibido es que el autor de la historia es nada menos que Neil Gaiman, autor de The Sandman.

  6. No es que pasara desapercibido, sino que Gaiman aún tiene que hacerse un nombre en el mundo del cine (“Mirrormask” pasó desapercibida, “Beowulf”, con medio guión de Gaiman, fue un fracaso relativo, y “Stardust” no acabó de despegar). Quizás cambie la cosa tras el estreno este año de “Coraline”. El ser un auténtico gurú del mundo del cómic, y disfrutar de bastante éxito como novelista, no garantiza que el prestigio se traslade a un medio diferente.

  7. Pues he de confesar que la pelíclua hizo que me acercara a las novelas de Gaiman y creo que he acertado.

  8. Por cierto, ya Mirrormask me dejó muy buen sabor de boca. Película que descubrí por casualidad en una entrada del blog de Alex

  9. DE TODAS LAS PELI DE ACCION DE TERROR Y DE TODO MEJOR DICHO LA Q MAS ME HA GUSTADO ES ESTA NO ME IMPORTA VERMELA 100.000 VECES PORQ ME ENCANTA Y NUNK ME ABURRE.
    EXCELENTE PELICULA PARA MI CRITERIO ES LA MEJOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: