Idiocracia

Hacía tiempo que no se renovaba el blog, y tenía que ser un acontecimiento muy especial el que lo sacara de su sopor. Se trata, ni más ni menos, que de salvar del ostracismo una gran película. Será difícil, pero que no se diga que Rescepto no lo ha intentado.

La película en cuestión es “Idiocracia”, y aunque no lo podáis creer, se estrenaba hoy (viernes… digamos que hasta la “mañana” sigue siendo “hoy”). Tal vez hayáis oído mencionar “Hostel 2” (la enésima secuela del año) o “Bajo las estrellas” (la peli española a promocionar de la semana) o incluso, con suerte, “Historia de un crimen” (la opción intelectual). No vamos a hablar de ninguna de ellas (pueden ser buenas, malas o todo lo contrario, no importa). La que deseamos destacar no ha salido en las noticias, ni ha recibido apoyo publicitario, ni se ha visto ningún trailer suyo frente a ninguna otra película e incluso se estrena en un puñado (literalmente) de salas en toda España. Para ser específicos, en Valencia (y alrededores) sólo en una (así como otra en Madrid, Barcelona y Sevilla… quizás alguna más pero estamos hablando de más de un millar de salas totales). Bueno, os hacéis una idea.

¿Qué tendrá de malo para recibir este trato?

Bueno, pues resulta que la idea central de “Idiocracia” gira en torno a la estupidificación de nuestra sociedad (no vamos ahora a creernos mejores que los gringos), y eso no ha gustado a la Fox (¿cuál si no?), la productora del engendro.

Idiocrazy

Venga un esbozo rápido del guión:

El protagonista de la película es Joe, el tipo más mediocre del mundo (average en el original, que resulta más adecuado). Joe (y una señorita del sector privado) es elegido por el ejército para tomar parte en un experimento encaminado a preservar a los mejores soldados durante los tiempos de paz para que se encuentren en plena forma durante las guerras, pero algo sale mal y en vez de hibernar un año, su sueño inducido se prolonga por cinco siglos. Los Estados Unidos en los que despierta han sufrido un proceso de regresión que hace que Joe sea, de repente, el hombre más listo del mundo (por un muy generoso margen), pero lo único que le preocupa es encontrar una máquina del tiempo que le devuelva al siglo XXI.

Al principio del filme se achaca este proceso a cuestiones genéticas (una especie de antieugenesia), aunque viendo la película queda claro hacia dónde apuntan los dardos del director/guionista. Particularmente significativo es un momento en que se comenta la película más taquillera del año 2505, “Culo”, que consiste en 85 minutos de un culo en la pantalla, lanzándose algún ocasional cuesco (la película arrasaría en los Oscars, obteniendo incluso el de mejor guión). En estos Estados Unidos de Uhhmerica la televisión se encarga de ensalzar los instintos más zafios, hablar bien se considera una provocación (amén de afeminado), el consumismo ha alcanzado tales cotas que ya no es un fin, ni siquiera un medio, sino que simplemente es y los personajes más influyentes y poderosos son imágenes exageradas de los típicos famosetes de medio pelo… ¿De qué me sonará todo esto?

En fin, que habida cuenta de los últimos estrenos que nos han inundado (léanse las críticas a “Spiderman 3” y “Piratas del Caribe 3“), no es de extrañar que la Fox haya hecho todo lo posible por enterrar la película. En EE.UU. se estrenó en 130 salas (“Norbit”, la última chorrada de Eddie Murphy travestido de gorda, contó con 3.000 más), y sin publicidad de ningún tipo. Aun así logró recaudar 450.000 dólares (que se han multiplicado por 20 en las ventas de DVDs). Para saber más sobre el asunto, podéis consultar algunos datos en IMDB o en su entrada en la Wikipedia.

Ojo, la peli es una sátira feroz, pero no se corta un pelo en emplear las mismas herramientas de las cintas de las que se burla y sí, también se está burlando de nosotros, como espectadores, cuando nos reímos de alguna de las muchas bromas de dudoso gusto que la salpican. Quizás sea eso lo que terminó de convencer a los directivos de la Fox de que “Idiocracia” no molaba. Mira que si algún descerebrado se sentía ofendido… Ahí había mucho dinero que perder.

¿Y lo complicado? Pues es que para disfrutarla de verdad, hay que bajar a su nivel y vivirla en sus dos vertientes, como crítica ácida (y con una mala leche que te cagas, como dirían nuestros descendientes del siglo XXVI) y como comedia de sal gruesa, absolutamente desvergonzada. Un poco esquizofrénico, ¿verdad?

No es una película redonda. Se aprecian fallos de ritmo y a buen seguro se habrán quedado escenas impagables en la sala de montaje (lo que daría por echarle un vistazo a un corte sin censura), pero lo que queda es una de las visiones más demoledoras no sobre lo que nos depara el mañana, sino sobre la cultura que estamos construyendo a nuestro alrededor. Como dice el protagonista: “En mis tiempos, cuando íbamos al cine nos preocupábamos por saber de quién era el culo y por qué se tiraba un pedo”.

Si tenéis oportunidad de pillarla, no os la perdáis (y daos prisa, no es probable que dure mucho en cartel).

 

Anexo 20-Junio-2007

Ya hay datos exactos del primer fin se semana.

“Idiocracia” se estrenó en 10 de las 3.770 salas de España (el 0,26%), recaudando durante el fin de semana (incluye viernes) 4.156 euros, es decir, 415,6 por sala. Teniendo en cuenta que son 11 sesiones (4 en viernes y sábado y 3 el domingo), sale a 37,8 euros por sesión o unos 6 espectadores de media (¡Justo! En nuestra sesión, el viernes a las 00:15, éramos 6).

“Idiocracia” fue el ¡décimo! peor estreno de la semana, superando sólo a “Hamaca Paraguaya”, que se estrenó en apenas 2 salas, pero recaudó 1.700 euros.

~ por Sergio en junio 16, 2007.

3 comentarios to “Idiocracia”

  1. Te voy a escribir el piropo en el post de esta película tan cojonuda, al que he llegado desde tu entrada sobre la educación en España. En mi grupo de inadaptados/as decimos “idiocracia” cada vez que presenciamos ejemplos de la misma (constantemente). Hay películas que te abren los ojos (de WALL-E también podemos hablar otro día).

    En fin, que no sé cómo no he descubierto Rescepto hasta ahora, pero me alegro de haberlo hecho y te animo a seguir dejándote la piel por aquí. Quedan pocos blogs bien escritos, constantes, interesantes y macarras por ahí. Dale duro.

  2. Sí, la perspectiva te cambia irremisiblemente después de haber visto Idiocracia.

    Muchas gracias por tu comentario y bienvenido al blog.

  3. Por cierto. ¿No le encontráis un sospechoso parecido a Wall-E? (que salió, después)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: