¡Hey tíos, un rescepto!

Estos comentarios tal vez deberían esperar a la Crítica del Freak del año que viene, pero como es ahora cuando aún puede ofrecer un servicio público inestimable (y ganarnos legiones de agradecidos lectores), pues haya vamos con unos comentarios sobre el bodrio más caro de la historia (no se nota ni na en qué sentido va a ir la crítica): “Spider-Man 3”.

La verdad es que la serie ya andaba renqueando. Desde la primera, que era un ejercicio de autocomplacencia e ínfulas de profundidad en una peliculilla de superhéroes que era como casi todas (buenos efectos especiales, malos diálogos y personajes más planos que las alpargatas de Hulk), hasta la segunda, donde todos los defectos se agudizaban, la historia perdía aún más puntos de coherencia y lo único salvable resultó ser la recreación visual del doctor Octopus y los pocos momentos de humor inintencionado. Pero bueno, ambas son auténticas joyas del séptimo arte al lado de esta tercera entrega, donde los diálogos alcanzan profundidades abisales (no habrá ayudado en nada la tontería actual del estreno mundial, que obliga a traductores y dobladores a realizar su trabajo bajo plazos inhumanos), las interpretaciones hacen que Christopher Lambert pudiera llegar a ser considerado histriónico en comparación) y se acumula tal cantidad de improbabilidades, giros absurdos y autocomplacencia pseudofilosófica yanqui que al terminar la película (140 interminables minutos después de que aparezca el logo de Marvel) ya no te quedan venas que cortar.

Ante todo esto sólo se puede clamar una cosa: ¡Hey tíos, un rescepto!

spiderman3poster

“Spider-Man 4” costará 500 M$ y contará con 18 malos, además, nos revelará el sentido de la vida, del universo y la fórmula de la Coca-Cola en sólo 350 minutos.

En Rescepto somos los primeros que sabemos apreciar mierda de la buena (es decir, películas malas, que saben que son malas y que no se avergüenzan por ello). Éstas suelen ser tan desquiciadas que no puedes evitar disfrutar como un enano, si estás del humor adecuado (“Dead or Alive”). Incluso hay pelis objetivamente flojas, pero a las que su falta de pretensiones (más allá del simple divertimento) las convierten en entretenimientos de lo más digno (sí, a nosotros nos gustó “Los cuatro fantásticos”; nos dejamos atrapar por su rollito ingenuo y su desenfado y perdonamos incluso la barrabasada que hicieron con un personaje como Muerte). Pero cuando la comida basura se junta con manierismos y ego de Grand Chef, el resultado sólo puede clasificarse como indigerible.

Además, “Spider-Man 3” sufre de todos los vicios que suelen arrastrar las terceras secuelas (véase “X-men 3”): más villanos, más acción, más tramas, más personajes, más espectacularidad, más pasta invertida, más confusión, más desenfoque, más, más, más… Es decir, un batiburrillo de donde no se puede sacar nada en claro o el Efecto Batman.

No está introducida la comparación por azar. “Spider-Man 3” es sólo marginalmente mejor que “Batman y Robin” (habría que caer muy bajo, hasta el nivel de “Ultraviolet” o “El sonido del trueno” para ser tan infumable).

spiderman3

 “Como mi capacidad interpretativa es nula, han tenido que ponerme este flequillo hortera y teñirme el pelo para parecer malo”

Y lo peor de todo es que con lo que ha costado se podrían haber rodado cinco pelis como “300”, y que este extremo no se aprecia en la pantalla. Hay que ser inepto para tener a tu disposición tal burrada de dinero y seguir fracasando estrepitosamente en conseguir que tu personaje principal no parezca un pegote infográfico mientras bambolea su trasero por las calles de Nueva York. De acuerdo, el Hombre de Arena no está mal conseguido, pero seamos sinceros, una textura como la suya no es lo más complicado del mundo. ¡Venga! La trilogía del Señor de los Anillos costó en su conjunto lo mismo, las últimas pelis de Harry Potter un poco menos de la mitad, incluso “King Kong” se conformó con dos terceras partes de su presupuesto, y sí que luce hasta el último céntimo. Y si nos vamos a estrenos más recientes, ahí está la última de Piratas del Caribe, de la que se pueden decir muchas cosas malas, pero no que no sepa sacar partido de su presupuesto de “apenas” 225 milloncejos. Sólo “Superman returns” estaría a su altura (incluso un poco por debajo) en cuanto a relación coste/rendimiento (qué casualidad, otro hueco ejercicio de autocomplacencia, aunque con un resultado al menos soportable).

Tampoco es cuestión de hacer sangre de este tema. Después de todo, lo que se gasten o dejen de gastar es irrelevante para juzgar su calidad (sólo lo comento por una obsesión personal en estos temas). No, para valorar la película basta con prestar atención a sus penosos intentos de humor (Bruce Campbell, por ejemplo, es un pegote absurdo en medio de la trama), sus aún más tristes conatos de drama o (sub)desarrollo de personajes y sus escenas de acción tan confusas que al final ya no sabes quién está golpeando a quién o en torno a qué saliente están dando volteretas.

Habrá que esperar y ver qué nos ofrece “Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer” (sí, de “Ghost Rider” pasamos, Nicholas Cage como Johnny Blaze nos parece un insulto y la peli, directamente mala; ¡vivan los prejuicios!), porque si ponemos nuestras esperanzas en Robert Downey Jr. haciendo de Tony Stark o en la nueva película sobre Hulk…

~ por Sergio en mayo 5, 2007.

3 comentarios to “¡Hey tíos, un rescepto!”

  1. La verdad es que en esta ocasión creo que el Team Rescepto va a ser unánime en su crítica.

  2. Bueno, después de haberla visto y haber debatido con un ferviente defensor tengo que decir que si la película se hubiera llamado “Peter Parker” habría sido más sincera (cuanto sale spiderman y cuanto sale con la máscara puesta?) También decir que para las escenas de “Peter Parker es malote y se mola” podrían haber cambiado al actor por Ben Stiller (todos lo habríamos entendido y habría quedado mejor) y que como fan de las montañas rusas, a mi las escenas de acción me gustaron, me recordaban a la Tizona de Terramítica.

  3. Comparemos dichas escenas con, por ejemplo, el ataque de Rondador Nocturno al principio de “X-men 2” o, sin ir más lejos, la pelea del tren entre Spider-Man y el Doctor Octopus en la segunda entrega, o bien con las cargas de “300”. Lo siento, pero hasta películas mucho más modestas, como “Resident evil: Apocalypse”, logran un resultado más excitante. Eso sí, si se hubieran limitado a ponernos una escenita de pelea tras otra, la cosa hubiera sido mucho más soportable, y no nos hubiéramos perdido gran cosa en cuanto a desarrollo de los personajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

 
A %d blogueros les gusta esto: