“La pirámide” de José Antonio Cotrina

Siguiendo con el propósito de que el blog de Rescepto aporte su granito de arena (en esta entrada lo de la arena va con segundas) al rarificado panorama de la crítica de cuentos, hoy vamos a comentar un texto que casi, casi es novela corta (pocas palabras le faltarán para las 25.000, si es que no las supera). Se trata de “La pirámide”, finalista del premio Alberto Magno en el año 1999 y parte de la antología “Mala racha”, publicada por la editorial AJEC en el año 2002.

Pero primero, un breve apunte biográfico:

José Antonio Cotrina ha sido ganador del Alberto Magno (por “Mala racha”) y del UPC (por “Salir de fase”) ambos en el año 2000, además de resultar finalista en ambos concursos con las obras “Lilith, el juicio de la Gorgona y la sonrisa de Salgari” (1998) y “Tiempo muerto” (2001). Ha publicado dos novelas: “Las fuentes perdidas” por La Factoría de Ideas en el 2003 y “La casa de la colina negra” por Alfaguara el año pasado. Por desgracia, no he leído ninguna de estas obras (los UPC los tengo por algún lugar, en la pila de libros por leer), así que difícilmente puedo dar muchos más datos. Para más datos, se puede consultar la entrada de Cotrina en Terminus Trantor.

Pero pasemos ya al cuento que motiva esta entrada.

Mala Racha

“La pirámide” es un texto difícil de clasificar. De forma apresurada, podríamos pensar que la etiqueta que mejor le cuadra es la de fantasía histórica, dado que narra un episodio ficticio en la vida de Tutankhamón y se entronca directamente con las convulsiones religiosas y políticas de los últimos años del Imperio Nuevo. Sin embargo, el estilo no es el “correcto”. Carece de la precisión y rigidez de la novela histórica, incluso de la que presenta componentes fantásticos, como “El papiro de Saqqara” de Pauline Gedge o “La tumba del Nilo” de Bernard Simonay. No, su intención no es mostrarnos una estampa del antiguo Egipto, sino utilizar esa ambientación y esos personajes para narrarnos una historia de magia y prodigios. Pero tampoco esto es del todo cierto, porque el hecho de que sea el faraón niño y no otro es relevante, y el que la aventura tenga lugar poco antes de su muerte también lo es. Digamos pues que, más que un relato histórico con elementos fantásticos, es un relato fantástico con trasfondo histórico, quizás un poco en la línea de las novelas de Tim Powers.

Pero no acaban ahí las dificultades, porque queda el asunto de analizar el estilo, y éste resulta extraordinariamente cercano a la fantasía heroica clásica (la de Howard), más en el enfoque del mundo como un lugar mágico que en el dinamismo de la acción (algo en lo que no se prodiga demasiado Cotrina en este texto). Del mismo modo, es posible percibir cierto regusto al círculo de Lovecraft, no en la redacción, sino en el sentido de la insignificancia humana frente a los grandes misterios y frente a poderes más allá de su comprensión (aunque paradójicamente, también vulnerables).

Digamos pues que “La pirámide” surge de la síntesis de diversas “escuelas”, proporcionando un enfoque fresco y de gran interés. El único pero que podría hacérsele es que el final no cumple tal vez con las expectativas que va creando, como si estuviera más preocupado por cerrar tal y como estaba previsto desde el principio que por explotar todas las posibilidades surgidas con la redacción final. Queda pues un relato coherente y cerrado pero quizás por debajo de sus posibilidades (sin que ello quite que resulte un gran cuento, muy por encima de la media).

En el aspecto formal, tan sólo lamentar un fallo, que ensombrece una redacción impecable, y es la falta de algunas tildes, de forma particularmente molesta en los pronombres interrogativos y exclamativos indirectos, problema que resalta mucho más por cuanto el resto del texto es sobresaliente en este aspecto (que tan a menudo se descuida en la edición de literatura fantástica).

Un gran cuento de fantasía, que redondea un muy buen volumen (completado con “Mala racha” y el cuento breve “La tormenta”).

Otras obras del mismo autor reseñadas en Rescepto:

Anuncios

~ por Sergio en abril 18, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: